Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
No acostumbramos á ser muy diligentes en el ahorro. Nos gusta sentirnos al cubierto del porvenir incierto, pero- desearíamos que se nos resolviera nuestro futuro económico, con el menor esfuerzo de nuestra parte. Por esto aun las perso- E l sistema de ahorro más moderno es, como todo el mundo sabe, el seguro de vida. Sus ventajas descansan sobre bases científicas y cubren a la vez la aspiración moral del asegurado y el problema económico de su porvenir, mediante asegurado ha logrado durante aquel plazo. S i tiene que satisfacerlo de una vez es para el Interesado, a veces, un esfuerzo. Precisamente, para mitigar este esfuerzo, se ha inventado el ingenioso r loj- hucha, cuya fotografía acompañamos a estas líneas. Por medio del reloj- hucha, el asegurado ahorra diariamente una cantidad, que al término de un plazo representa el importe de su prima. E n efecto, el mecanismo del reloj no funciona t que se le eche cada día, en una hora determinada, una moneda de plata. U n a vez llegado el momento de satisfacer l a prima se abre l a cajita que encierra el reloj y se saca de ella el total de las monedas que se han ido depositando diariamente. E l procedimiento está muy en boga en Europa y América, por su utilidad y porque facilita enormemente l a virtud del ahorro, al transformarlo en un hábito diario de cómoda realización. E n todas partes, el reloj- hucha ha contribuido grandemente a l a popularización del ahorro, y es, por esta razón, que siguiendo su norma de procurar al asegurado las máximas comodidades posibles para realizar su ideal de previsión, el BANCO VITALICIO D EESPAÑA ha obtenido la exclusiva para nuestro país de la venta de estos relojes, creyendo así fomentar una virtud, que tanto enaltece al pueblo que lo practica. Los padres de familia encuentran en este reloj u n colaborador eficaz para introducir en los hábitos de sus hijos una condición indispensable para lograr l a felicidad: l a práctica constante del ahorro. A s í lo entendieron nuestros padres, que extendieron pólizas de seguros de vida con el B A N C O V I T A L I C I O D E E S P A Ñ A y adquirieron a l a vez un reloj- hucha, con el propósito de que cada mañana, al levantarse el propio hijo beneficiado, depositara en él l a moneda, ñas bien dispuestas para la previsión ne- I una prima razonable y adecuada al ca- que, al penetrar, da impulso al mecaniscesitan que se les recuerde a menudo su pital contratado. Esta prima, al ser pa- mo, quedando en l a hucha y sirviendo en su día para satisfacer la prima de su obligación de ahorrar para ellas y para gada, ya sea anual, semestral o trimeslos suyos. tralmente, representa el ahorro que el seguro de vida. inspecciona ifegíonal Y Uelefpacioii. en S e v i l l a? J laxa Sátsm Fernando, 2 Edificio propiedad, Junto coi 1 los números 19 y SO de la propia calle, de la Compañía)
 // Cambio Nodo4-Sevilla