Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 24 D E ABRIL DE 1930. NUMERO 10 C T S PRADO D E SAN SEBASTIAN. CERCANA A SUSCRIPCIONES TETUAN, Y SEVILLA DIARIO DO. ILUSTRA- AÑO VIGE OLIVE. SIMQSEXTQ N. 8.526 ANUNCIOS: MUÑOZ SUELTO REDACCIÓN: inteligencias de Alemania, de Francia, de hacerse los perseguidos y ensayar los acenItalia, países donde no faltan hondos y tuer- tos más patéticos. Y el caso es que, con algo tes localismos de personalidad histórica muy más de ambición, hubieran podido intentar gloriosa. E n esos países sabe la inteligencia empresas de gran alcance. Con lo pequeño responsable el valor real que tiene la pala- que es Bilbao, ¿no se le ha visto imperar en bra sacrificio Pero estamos recurriendo a la vida bancaria española, emprender las Interpretaciones obras hidroeléctricas de gran envergadura Parece que unos estudiantes barceloneses ejemplos ajenos, cuando Cataluña nos los por toda España, crear una flota comercial Sian protestado contra Unamuno. L e han brinda en gran número. ¿N o había hecho poderosa que recorre todos los mares? H u increpado a Miguel de Unamuno, porque el Balines el sacrificio de su cataiamdad? Como biérase establecido en Bilbao la sede de la célebre rector de Salamanca no sólo no se Antonio Maura sacrificó su mallorquinismo Compañía Transatlántica y otro seria el ha sumado a la especie de fiesta orfeónica para convertirse en el tipo del gran español. rumbo que nuestra hoy desdichada navegaque últimamente se celebró en Barcelona, Gran parte de la obra de Maragall está escrita en castellano. Y Jacinto Verdaguer ción intercontinental habría tomado. con el concurso de los intelectuales castelta. Quisiera extenderme aquí en consideracionos, sino que ha hecho algunas manifesta- amaba a España como el mejor de los esnes sobre la conveniencia de que los cataciones discordantes: Esos universitarios bar- pañoles. Dirán los catalanes que en ellos actúa un lanes abandonaran de una vez esa actitud celoneses le reprochan al eminente escritor vascongado su afán unitarista y se lo re- elemento que en los escritores vascongados de perseguidos y adoptasen otra más conprochan como si fuera, un crimen, o como falta. E s verdad que el idio- aia vasco no veniente; conveniente para ellos, porque E s si el ser unitarista fuera un disparate. (Pre- se presta a la literatura y que las gentes que paña se les brinda como una cosa madura, cisamente hoy, en que el mundo civilizado pudieran leer a Unamuno en vascuence son y conveniente para todos los españoles, que tiende como nunca a las- formas unitarias y extraordinariamente escasas; por otra parte, necesitan la aportación de tan valiosos elea las grandes arquitecturas nacionalistas. los escritores vascos de alguna altura ten- mentos. También hubiera deseado hablar de Es un hecho que merece ser destacado, y drían que empezar por aprender el vas- lo útil que Sería una conversación entre i n toda conciencia reflexiva debe pararse a con- cuence. Pero existe, en cambio, la condición telectuales barceloneses e intelectuales vassiderar el que frente al coro orfeónico de racial. E n el vasco asume la raza tal vez cos. Pero me falta espacio en este artículo. Barcelona haya disonado la voz del hombre más fuerza de amor y de orgullo que la JOSÉ M S A L A V E R R I A español que acaso tiene actualmente mayor lengua en los catalanes. E s indudable también que tiene más importancia positiva. prestigio en el mundo, y, además, la voz do un hombre de pura raza vasca. Esto quita E l vasco, semejante al judío, pone en la pumucha fuerza a ese género de catalanes que. reza racial, eú la diferenciación profunda y E L D Í A D E C E R V A N T E S casi con ademán patético, nos dicen que su misteriosa de la raza, una trascendencia casi exclusivismo, catalanista, que su catalani- místjca que los otros pueblos no pueden 23 d e a b r i l dad absorbente y de hecho separadora es comprender. E l hijo de cualquiera, con tal E l de esta fecha es el día glorioso de que se afinque en Barcelona y hable y jure algo que ellos, como sujetos de un fatalismo, no pueden superar. Pues ahí tienen el en catalán, ya está admitido como uno de nuestras letras. E n él, hace trescientos cacaso de un vasco, más intelectual que todos tantos catalanes. Mientras que entre los torce años, pasó a la inmortalidad Miguel los intelectuales, con una hoja de servicios vascos el hecho de vecindad y de nacimien- de Cervantes. E n la historia de los pueblos hay fechas como soldado del liberalismo más brillante to significa bien poco; lo esencial es la nota que la de todos los demás; ahí le tienen; de los antepasados, la integridad del origen, que deben ser incorporadas espiritualmente sosteniendo la doctrina y la necesidad de la prueba de hallarse sumergido en el fondo al calendario de las conmemoraciones pauna España única. ¿Cómo no han de poder inmemorial de la raza. De ahí esa ostenta- trias. Así el 12 de octubre, que ya lo está, realizar los espíritus de selección de Bar- ción que los vascos suelen hacer de sus ape- y el 23 de abril. celona lo que realiza sin ninguna violencia llidos. Unamuno, por ejemplo, puede contar E l 12 de octubre señala la expansión teun espíritu selecto de Bilbao? y nombrar treinta apellidos vascos sin tro- rritorial y espiritual de la raza, y al vaciarpezar con ninguno castellano. Esto, a las se la actividad y la ideología españolas- -suma Digamos, antes de pasar más adelante, gentes de otras comarcas produce extrañeza de su civilización- -en el continente descuque el destino ha querido que en muchas bierto, esa civilización se esponja, cobra más ocasiones asuman los vascos la máxima res- no lo comprenden; pero es una realidad tan poderosos bríos e imprime nuevos derroteros ponsabilidad de defender el sentido integral verdadera y justificable como otras que por a la Humanidad. S i n esa fecha, sin lo que ahí se ostentan. del españolismo, cuando los intelectuales y L a gente vascongada, no obstante su pro- esa fecha representa, España no hubiera políticos propiamente castellanos, más todayía, madrileños, abandonan sus deberes un fundo aristocratismo racial, desde los tiem- llegado a ser lo que fué y no sería lo que poco por blandura, otro poco por frivolidad pos más remotos se ha estado dando a es y lo que será todavía. E l 23 de abril significa el predominio del y otro poco por inconsciencia. Y no es que España con un brío y una eficacia permafalten separatistas en el país vasco. Existen nentes. L a raza ha estado fecundando al pensamiento español en todo el vasto impey con igual estilo y psicología que los de mundo español, infundiéndole fuerza y pres- rio de su idioma, en lo cual hay mucho de Cataluña. Abundan también en el país vasco tigio. L a prueba pueden encontrarla en esa providencial, porque así la profundidad ideoesas personas puramente localistas, que tan larga serie de apellidos vascos que desta- lógica acompaña a la dilatada extensión del a conciencia se dan en las localidades espa- can en la rancia nobleza de Castilla y en la territorio. S i n Cervantes, España no hubieñolas; seres para los cuales lo único que literatura castellana. U n pintor tan castiza- ra sido más que la descubridora y después l a cuenta en este mundo es el trozo de univer- mente español como Zurbarán lleva un ape- soberana; incompatible al fin con las coló- so que abarca su región, su comarca, su lo- llido vasco. Góngora v Argoíe los lleva los nias al adquirir éstas la plenitud de su descalidad. Pero aquí estamos hablando de las. dos. E l marqués de Santillana viene de un arrollo. E n cuanto ai recuerdo: amable o a mas capaces, aquellas, que dan sentido a Mendoza vasco, lo mismo que el canciller rencoroso, según los casos; pero nada más. Un país o tienen la obligación de dárselo. Ayala. Hasta parar en Echegaray. el último Con Cervantes, en cambio, se ensancha el gran casticista representativo. L o mismo poderío de la mentalidad hispana para apoResulta, pues, que los intelectuales vascos, sucede en América, donde los apellidos vas- sentarse en el amplio alcázar de su lengua. aunque los separen las inclinaciones políticas, coinciden todos, y con manifiesta fuer- cos abundan entre las familias patricias de Providencialmente fué Cervantes español, za, en su integraíismo español. Y iodos son aquellas- naciones, y no entre la plebe, hasta (somos) unitaristas. sin que por ell dejen el punto de que en determinado momento para que el imperio de España fuese más todos de amar lo peculiar y lo profundo del una docena de presidentes de Repúblicas pujante y su hegemonía más reconocida al quebrarse los nexos materiales. L o espiritual, ser vasco. Y o creo que esta actitud, que en americanas tenían apellidos vascos. Los catalanes se han inclinado nías bien en vez de destruirse, se consolida con c! este momento puede parecer a ciertos españoles que se llaman cultos poco menos que a una política de retraimiento. Negociar en tiempo. Pasó Grecia, y, con ser lo que fué, sólo paradojal o chocante, es una actitud que España y sus Indias, y retirarse después a cualquiera inteligencia europea comprende. su rincón catalán: éste ha sido su sistema. perdura por su arte, como Roma por el senE s la actitud que adoptan todas las buenas Después les ha quedado todavía humor para tido jurídico. Los grandes caudillos se es- C A T A L A N E S Y. V A S CONGADOS
 // Cambio Nodo4-Sevilla