Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Un pueblo en lucha por su libertad. Gandhi, la sal, los ingleses, la materia y el espíritu. cruelmente equivocado iniL E U R O P E O -S í he preció la campaña de desobesenciado, entre o t r o s diencia civil, que t o d a v í a curiosos, la ceremonia dura y que durará mientras simbólica que inició la Inglaterra no dé satisfacdesobediencia civil. Le diré ción a nuestras reivindicafrancamente que un occidenciones nacionales. Gandhi es tal ha de encontrarla, si no nuestro profeta, y millones ridicula, algo infantil y teade hindúes se dejarían matral. Gandhi, seguido por un tar por él. centenar de discípulos, entró en el mar, sacó con sus maE L E U R O P E O -N o lo dudo, nos un poquito de agua saaunque no olvido que la Inlada y proclamó qué la ley dia es más bien un contibritánica del impuesto sonente que un país. N o puebre la sal quedaba violada. de caliricarse de país un teA continuación los discípurritorio en que v i v e n 320, los del santón llenaron vamillones de personas, que rios pucheros de agua de profesan nueve religiones dimar, la hicieron hervir y ferentes- -sin contar las secrecogieron con júbilo la sal tas- que hablan unos 300 que había quedado en el dialectos y que, además de fondo. La India ya no nelas provincias administradas cesita la sal que vende el por Inglaterra, contiene más monopolio: el mar nos dará de. 600 principados autónotoda la sal que nos baga mos. ¿Cree usted que Ganfalta. Así hablan nuestros dhi conseguirá que cesen las nacionalistas, sin pensar que luchas sangrientas entre brala sal recogida de este modo manistas y musulmanes y LA RUTA Dj GANDHI. HABITANTES D E UNA ALDEA INDIA ESPERANDO LA no puede utilizarse para el que los parias dejen de conLLEGADA D E L CAUDILLO uso doméstico y que no posiderar el resto de la pobladría bastar, ni muchísimo menos, para las ción como sus enemigos mortales, contra desarrollo de nuestra industria nacional, necesidades de un país de 320 millones de los cuales únicamente la Administración inque es la textil, pues disponemos de algohabitantes. glesa puede protegerles? dón; pero éste toma la ruta de Lancashire para retornar luego a la India en forma de IEL H I N D Ú -A s í lo creo, aunque Gandhi, E L HINDÚ. -Desde el punto de vista mapaño, con cuya compra enriquecemos a los con ser el Mahtma, no es omnipotente. terial podrá usted tener razón; pero olvida fabricantes ingleses. ¡Cuánta razón tiene Sabe muy bien que mientras musulmanes y usted que la materia nos importa poco. Esta nuestro Gandhi al recomendarnos que volbranianistas no colaboren estrechamente nada es precisamente la gran diferencia entre los vamos al hilar primitivo de nuestros anteserio se podrá emprender contra la domioccidentales y los hindúes. Para vosotros lo pasados! nación británica, lina vez, después de un único importante es la materia; para nosnuevo choque de carácter religioso, se conotros, el espíritu. E l gesto de Gandhi que E L EUROPEO. Los sentimientos nacionadenó a un ayuno voluntario mientras los os hace sonreír es para nosotros un símles no admiten discusión. Hablemos, pues, prohombres de las dos comunidades religiobolo sagrado tan eficaz como si hubiese de otra cosa. Explíqueme usted la venerasas no le prometieran solemnemente que los descubierto de repente la m i n a de sal más ción casi idólatra que tienen sus compatriochoques no se repetirían. E l ayuno duró dos abundante del mundo. No nos preocupa el tas por Gandhi. semanas y puso en serio peligro la vida de saber si la actitud de Gandhi nos daTá sufiE L HINDÚ. -Mohandas Karamchand GanGandhi; pero tuvo eficacia, pues la promesa ciente sal o no; sólo se trata de protestar dhi es, en efecto, nuestro profeta, nuestro fué formulada con toda solemnidad, y accontra la dominación arbitraria de la Gran santo. E l pueblo le ha conferido el título tualmente la colaboración entre musulmaüretaña. L a protesta contra el impuesto de Mahatma, lo que significa alma grannes y bramanistas es perfecta dentro de los sobre la sal simboliza nuestra oposición de Es el representante más perfecto de límites de las posibilidades humanas. E n contra la presencia de Inglaterra en la Inaquel esplritualismo que constituye la fuerza cuanto a los parias, a los que no se debe dia en su forma actual. moral de nuestra raza y la aportación más tocar el problema es más difícil, pues se p T e c i o s a de la India a l mundo. ¿Cómo deE L EUROPEO. Vuestra protesta contra Intrata de los descendientes de la primitiva jaríamos de venerar al hombre que todo lo glaterra... ¿Desconocéis acaso los enormes población negra de la India, antes de la lleha sacrificado a su pueblo: casta, riqueza, beneficios materiales que os ha proporciogada de los hindúes, de raza indoeuropea; libertad, salud? Gandhi, oriundo de una fanado la presencia de los ingleses? milia aristocrática del Noroeste del país, es decir, que el. problema se basa en nuestro E L H I N D Ú -D e ello podríamos hablar mutemor a una mezcla con una raza inferior. estaba ganando ya como abogado en Bomcho rato. Ciertamente los ingleses han consComo ningún prohombre norteamericano, bay unas seis mil libras esterlinas anuales, truido carreteras, puentes, líneas férreas; por popular que fuera, podría convencer a cuando, a los veintitantos años un pleito le pero pensando en primer término en su sus compatriotas de la necesidad de recollevó a Pretoria. En esta capital surafricapropio beneficio. ¿De dónde proceden los nocer la igualdad social de los negros y los na el joven abogado se enteró con sorpresa rieles, las locomotoras, los vagones? De consiguientes matrimonios entre éstos y los de que unos 150.000 compatriotas suyos viInglaterra. ¿Quién paga los gastos de exblancos, lo mismo creo que Gandhi tendrá plotación? L a India. ¿Adonde van los be- vían en aquellas regiones condenados, por grandísimas dificultades para conseguir una las costumbres y las leyes del país, a una neficios? A la Banca británica. Sin Inglareforma tan radical de nuestra religión como vida miserable y humillante. E l futuro terra dispondríamos, seguramente, de meseria la igualdad social de la casta más inMahatma vio de repente con toda claridad nos líneas férreas, de menos estaciones teferior de la población de nuestro país. el camino que debía seguir: renunció al lefónicas, de un servicio de automóviles bufete, a la riqueza, a las comodidades de más reducido. Pero ¿qué importa esto? Y a E i E U R O P E O ¿Y- la moraleja de todo la vida civilizada, 3 durante v ñnte años, sabe usted qué poca admiración sentimos esto? hasta el estallido de la guerra mundial, por los adelantos materiales del mundo E L H I N D Ú- -L a moraleja de todo esto es hacia la vida llena de privaciones de occidental. Sin Inglaterra viajaríamos meque la dominación británica no podrá prolos emigrantes, contentándose con tres l i nos rápidamente, pero viviríamos más felilongarse mucho tiempo. Si Inglaterra se da ces, en armonía con nuestras tradiciones y. b r a s mensuales y soportando los rigores de prisa podrá satisfacernos aún con la conlas cárceles surafricanas por predicar a sus con nuestro genio racial. Y en cuanto a los cesión del Estatuto de dominio. Pero si descompatriotas la resistencia pasiva contra pretendidos beneficios materiales de la doconoce la seriedad de nuestras reivindicalos abusos de las autoridades, lema- -algo minación británica, permítame que le preciones, exigiremos la independencia completolstoyano- -que sigue siendo la base de su gunte algo: ¿Admitiría usted para su país ta, votada en diciembre último por la Asamactuación. A l principió de la guerra Gandhi la dominación norteamericana, aun sabiendo blea nacional de Lahore... volvió a la India y desarrolló una propagan ie seguro trae ello representaría para usteda anglofila, pues tenía confianza en las des ferrocarriles más rápidos y más perPor la transcripción, oromesas ie la Gran Bretaña referentes a fectos, hoteles m á s modernos, jornales un ANDRÉS R E V E S Z la concesión de un Estatuto de dominio. tanto, más elevados? Y sólo añadiré una Pero cuando se dio cuenta de que se había cosa: la dominación inglesa ha impedido el (F o t o S. G de Prette. E