Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ciertamente, del ilustre blasón que aparece en u n ángulo del lienzo para demostrar su alcurnia. C o m o el traje, la pintura de M a drazo pasa por su peor momento, y aún estamos muy cerca de ella y a la vez demasiado lejos para poderla juzgar de modo definitivo. Probablemente andando los tiempos será buena. U n espléndido lienzo de Ignacio Z u l o a g? copia l a fresca belleza juvenil de l a actual, duquesa de A l b a Sobre un arbitrario fondo de árboles, campo, cielo nuboso y céspedes espesos, ataviada con rutilante y pomposo traje rojo, la dama se muestra de pie, coronada la- grácil figura con una inmensa peineta de concha, de donde escapan los innumerables leves transparentes pliegues de una ligera mantilla negra. E n t r e el tul y el encaje los brazos caen negligentes, cruzan perezosos las largas manos, que sujetan u n abanico a medio abrir, mientras enormes perlas se ciñen a uno de I: clanse diversas telas: raso, terciopelo, seda, combinadas con azabaches, pasamanerías, flecos y adornos. L a falda cae derecha al suelo, sólo plegada por vagas ondulaciones, y al ras de ella aso- ña la fina punta de u n zapato bordado de. acero. É l cuerpo, ceñido a la esbelta figura, ábrese en un descote cuadrado, y tras l a cabeza sube u n iniciado cuello Médicis. D o s pulseras préndense en el brazo izquierdo, desnudp de guante, m i e n tras el derecho lo guarda blanco, flexible, muellemente arrugado. E l cuello, rodeado de espléndido, collar de perlas concluido en suntuoso boríóri, es alto, esbelto, y con m a jestad soberana sostiene la cabeza, donde la boca, los ojos profundos bajo los párpados algo caídos y la recta nariz, crean la nobleza de u n rostro histórico, no necesitado, FEDERICO D E MADRAZO. LA DUQUESA D E A L B A CONDESA DEL MONT 1 JO R. D E MADRAZO. LA D U Q U E S A D E ALBA, CONDESA D E SIRUELA
 // Cambio Nodo4-Sevilla