Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B MAfTES 29 D E A B R I L 1 D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 36. ÍN F O R M A C I O N E S M USICA L E S EÜZABETH ARDEM Angeles: Otein E l arte del canto esta en completa decadencia, siendo ésta debida a múltiples causas, u. -uas todas ellas de un profundo y detenido estudio. L a primera y principal es la mediocridad, por no decir l a incompetencia de los profesores dedicados a este arte; en general, casi todos ellos son artistas fracasados en los teatros líricos, que no poseen idea elevada de lo que pretenden enseñar, y se dedican solamente a lo que podríamos llamar práctica del m e ü e r E l canto existe de por sí ven todo y por todo; un buen cantante debe conocer la historia, amar las artes plásticas, observar la naturaleza, leer a los poetas; las antiguas U n i- versidades de canto italianas incluían en sus programas cursos de- literatura y filo- sofía. Sin llegar nosotros a tales exigencias, y mirando solamente al presente en que l a música parece orientada hacia la intelectualidad, juzgamos necesario que los maestros dignos de este nombre enseñen a sus alumnos que el trabajo de l a laringe está tan í n t i m a m e n t e ligado al mecanismo de la inteligencia, que llega a l a imposibilidad de que un idiota o un imbécil pueda ser un buen cantante. P o r otra parte, la voz mejo- ra gradualmente con un razonable empleo de la misma; l a necesidad de adaptar l a voz a las exigencias del pensamiento y del sentimiento es el verdadero ejercicio estético del cantor. Con raras excepciones, ningún cantante. de los actuales es capaz de decir bien una melodía de Gounod, y mucho menos una romanza de Mozart, pues la dicción es para ellos letra muerta, y mucho menos el estudio de los sentimientos y caracteres de expresión necesarios para expresarlos: precisa que en vez de laurear a los que gritan más y sostienen inacabables calderones se L a señora Hubbard, del Salón Arden, de Londres, d a r á consultas gratis en los A L M A C E N E S CAMINO a las señoras que lo soliciten, los días 1, 2 y 3 de mayo, sobre el empleo de sus productos para cuidado y tratamiento del cutis. en ella a la perfección. Este es el grave escollo, que hace de este arte el m á s difícil entre todos: el artista dedicado al Heder ha de dominar todos los estilos y connaturalizarse con ellos; ha de ser sencillo, puro, natural y sereno en los primitivos y clásicos; ha de ser apasionado en Schumann y Schubert, y derramar l a agridulce expresividad de que están saturadas las obras modernas, y todo ello es de dificultades tan extraordinarias, que muy pocos han podido vencerlas: l i m e Krauss, Vera Janacopulos, Angeles Otein y apenas dos o tres más. Un magno programa, en el que todas las tendencias tenían su representación, fué el que Angeles Otein, eminentísima diva, nos ofreció ayer tarde: una primera parte dedicada a los clásicos, que fué magistralmente cantada; para esta clase de obras se necesita la escuela m á s depurada de canto, la impostación m á s perfecta y el dominio absoluto de l a voz en todos sus registros; de todo ello hizo gala l a gran artista española. L a segunda parte fué una concesión al gusto actual del gran público que, por desgracia, abunda m á s de lo que deseáramos. Tres autores españoles llenaban el final del bello programa, Granados, P a l l a y Villa, faltando solamente allí el nombre de Turina, una de las m á s puras glorias españolas; estas obras, m á s que cantadas, fueron vividas, demostrando l a artista cómo se ha adentrado en nuestra representativa música, que aventaja en mucho a lo que nos suelen enviar del extranjero; es lo nuestro algo m á s hondo, m á s sentido y de mucha m á s enjundia que cuanto se produce allende los Pirineos. Entre atronadores aplausos tuvo que repetir Tus ojillos negros de Falla, y l a Canción de la maja de Villa, obsequiándonos a d e m á s con un Heder de Schubert, y Estrellita de Manuel Ponce. M a g nífico triunfo fué el obtenido por Angeles! Otein, cuyo arte es oro fino, cincelado por una admirable escuela de canto y un temperamento de primer orden. -E. ensalce a los que hacen gala de justeza, de entonación, estilo y buen gusto. E l verismo ha sido fatal para el arte del bel canto pues gracias a él, y pensando los artistas solamente en ralentar o acelerar los aires, en atacar con valentía los agudos y en llenar de ridículos portamentos todas las frases que en las óperas veristas son incontables, sabían que el aplauso de la galería era seguro. Gracias a ese estilo de las óperas veristas y modernistas es difícil encontrar hoy en Italia diez cantantes, capaces de interpretar Norma Don Juan Bodas de F í g a r o o A r mida y T r i s t á n Honrosísima, excepción es Angeles Otein, la excelsa artista que ayer fué aclamada con entusiasmo por el numerosísimo público que llenaba el teatro de la Exposición: dotada de ima voz admirable, purísima de timbre e igual en todos sus registros, y sabiendo plegarse a cada estilo con la mayor naturalidad, el arte de liederista encaja PARA EL M a n t e n d r á el estómago e intestinos perfectamente saludables y actives. P u rifica la sangre, neutraliza la fermentación y acedía, y quita los flatos y dolor de cabeza en pocos minutos. Tómese de tiempo en tiempo y se verá libre de dispepsia y bilis. Ef? R V SC EN TE GRANULAR i- ís: T: t Bri: ii. t i ¡i: i! Ci: il ¡i; l,l Htl! tH: ii: lT Paira el estreñimiento y habitual sequedad de vientre, el Citrato de Magnesia de B i- ptas. frasco. Tamaño grande, mfi- cho m á s económico, i 2,75 sriop es un remedio racional, E n todas las farma- I cias y droguerías. con el cual se. puede contar 1 Propietarios e x c 1 u- j para regularizar la evacuación del 13I SHOP, I intestino de una manera L f D 48, Spelman I ¡Street, L O N D R E S E sana y normal, 1, Inglaterra. AIiFSED si vos: 1 Tenga presente que la ú n i c a marca original y genuina de C i trato de Magnesia lleva el nombre y marca de fábrica de A l fred Bishop, que fué el inventor. MéféaLíe- faMca