Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MIÉRCOLES 30 D E A B R I L D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 34. INFORMACIONES DÉ ULTIMA Y NOTICIAS HORA E l viaje de los Reyes Madrid 30, 4 madrugada. E l general Berenguer ha eonfiramdo el viaje próximo de Sus Majestades a Barcelona, que emprenderán el día 18 de mayo. Como los Soberanos piensan permanecer diez o doce días en la citada capital, les acompañará, probablemente, en su viaje, el presidente del Consejo. portancia, porque representa el ocho por ciento del consumo. Dijo que uno de los productores es el ex matador de toros Bombita, y que sus trabajos le han hecho merecedor de la Gran Cruz del Mérito Agrícola, para la concesión de la cual será propuesto en breve. uez especial para conocer de u n libro del general L ó p e z O c h o a Madrid 30, 4 madrugada. H a sido nombrado juez especial en el fuero de Guerra, para incoar sumario con motivo de la publicación de un libro del general López Ochoa, que contiene agravios para su superior el teniente general Sr. Martínez Anido y otras personas. E n el Español. Galas Karsenty. Meló Madrid 30, 3 madrugada. Portador de las modas de la estación teatral, aunque algunos modelos no sean recientes, ha llegado de París, como todos los años, por estos primaverales días, desmentidos en su curso actual, M Karsenty. Para la inauguración de su breve etapa en la corte ha elegido una obra y un nombre de gran resonancia- Meló de Bernstein. L a piece del fascinante hipnotizador de muchedumbres sólo ha tenido un punto en su deslumbradora carrera al excepcional caso de Tppace, de Pagnol, hoy aupado por esta su obra mediocre- -interesante gráfico revelador de la psicología multitudinaria- -sobre la plataforma del triunfo. L a audaz dramaturgia de Bernstein en sus conceptivas interpretaciones del honor y de la moral, como desnudas voces del instinto, asoma su despreocupado gesto en Meló. L o contrario traicionaría la estructura ideológica del autor de La Ráfaga en aquellos fundamentales extremos que determinan su sistema, polarizado, como es sabido, en el dinero y la mujer, tentaculares fuerzas cuyo poder no está limitado nunca por la ambición ni los dictados de la conciencia. E n el laboratorio de Bernstein las reacciones del alma femenina hacia el bien, son siempre negativas. N o llega al injuriante menosprecio de Schopenhauer, n i a la feroz misoginia de Strindberg, mas juzga a la mujer desdeñosa, como instrumento de fatal belleza, incitadora de toda morbosa pasión, fácil a las apetencias del deseo, sin escrúpulos que repriman sus apasionados e inconscientes ímpetus. A esta fauna donde Bernstein ha encontrado sus seleccionados ejemplares, pertenece Ramona, la protagonista de Mclo. Mujer de inconsistente fortaleza conyugal, bien pronto se enamora de un joven violinista, Marcel Branc, que al tender su mágico arco sobre el violín, deja caer en los oídos de Ramona una susurrada y lasciva cadencia. ¿Quién desconoce el cautivador hechizo de un violinista sobre el curioso afán de ciertas mujeres? N o es extraño que Ramona, entre la prosa matrimonial de Belcroix, su marido, y la gustosa aventura de Marcel, vuelva hacia éste sus esperanzados ojos llenos de amor lúbrico. Satisfecho el liviano capricho, ¿volverá Ramona, lacrado su secreto, a la cotidiana y desencantada vida conyugal? No. E l intruso ha echado raíces en el corazón de la adúltera. Aquel episodio scherzante se torna en irrefrenable desea de convivencia, de posesión, de suspirada esclavitud por toda una vida. Mas, ¿cómo salvar el obstáculo, cómo deshacerse del confiado esposo? E n el ánimo de Ramona se, agitan brevemente las más contradictorias ideas. ¿Qué le será posible hacer para conciliar tan antagónicos sentimientos? H a y que decidirse y Ramo- E l arancel y la fabricación de c o lorantes Madrid 30, 4 madrugada. Nota facilitada por el ministro de Economía, Sr. W a i s E l ministro de Economía ha presidido en lá tarde de ayer la reunión celebrada por la Comisión que se nombró por la Real orden de 19 del corriente (Gaceta del 21) para estudiar el problema de la fabricación de colorantes en relación con su régimen arancelario, como consecuencia de ios estudios a que obliga la Real orden de t, de marzo último dictada con el fin de poner término al régimen de prohibiciones y concesión de permisos que, aunque establecidos con carácter de interinidad, estaban en v i gencia desde el 9 de marzo de 1926. L a comisión, integrada por las representaciones de las grandes agrupaciones de sectores interesados, atendiendo indicaciones de su presidente, encaminadas a no omitir la aportación de ninguno de los elementos de juicio que puedan contribuir a esclarecer los complejos aspectos que la cuestión ofrece, acordó abrir una información, que se cerrará improrrogablemente a las doce horas del martes 6 de mayo próximo, a la que podrán acudir las entidades o corporaciones directamente afectadas por la producción, consumo y comercio de las materias colorantes orgánicas, artificiales, de subproductos interniedios o de las primeras materias utilizadas en su obtención. Los escritos deberán presentarse en las horas hábiles y dentro del plazo expresado en el registro general del ministerio de Economía, debiendo redactarse en forma clara y concisa, limitándose a examinar aspectos concretos relacionados con la producción, el consumo, calidades, precios, cuantía de los derechos arancelarios y demás que directa y decisivamente puedan ejercer acción apreciable en la solución armónica que se pretende entre los intereses económicos afectados. Las representaciones de colectividades o entidades definidas como interesadas en el problema, que no creyéndose suficientemente representadas en el seno de la Comisión, deseen informar verbalmente ante la misma, lo solicitarán por escrito, presentando en igual plazo y forma, ante el ministerio de Economía, sin omitir la dirección de los firmantes, a los efectos de la rápida circulación de las oportunas citaciones. 1 L a G r a n C r u z del M é r i t o cola, para B o m b i t a Agrí- Madrid 30, 4 madrugada. E l ministro de Economía ha manifestado que durante su estancia en Sevilla ha tenido ocasión de ver la producción de algodón, que tiene gran im- Olorosa LA RIVA Bodegas M. Antonio de la Kira y í Jerez na no vacila. Está segura de que aquella absurda traición ocasionará la muerte del buen Belcroix. Pues bien, para que no pene, como diría el baturro, discurre lo más expeditivo administrarle poco a poco una substancia tóxica, que ponga lentamente término a sus días y sea su liberación conyugal. Mas su diabólico plan fracasa al advertir la intoxicación el médico de la casa, llamado por Crisíine, prima de! marido condenado a muerte. Nunca como entonces ha sentido Ramona el horror de sí misma y aún más se agiganta su pecado al verse ante su esposo, que, ajeno a su delito, la abruma con sus caricias, reviviendo los dos por unos instantes sus pretéritos días de felicidad. E l l a al fin, abatida por los remordimientos, abandona la casa, y en su errático deambular por las. calles sin sombra, en el negro monólogo de sus obsesionantes pensamientos, busca en el suicidio la expiación de su culpa. E l compás de unos días. Después, la recogida emoción de Belcroix y de su prima ante la tumba de Ramona. Por la silenciosa vía del cementerio aparece Marcel. L a muerta ha unido tan opuestas rutas con una ungida gracia de piedad y de dolor. H a pasado por aquellas meditativas frentes el fogonazo de un recuerdo. Pocos años más tarde, en el espaciado y. ondulante melodrama de Bernstein vemos a Belcroix unido en matrimonio a su prima Cristina, acaso más por gratitud a la mujer que veló con dulces ternuras sus amenazadas horas, que por amor. L a herida que abrió la muerta aún no ha cicatrizado. Por el contrario, cada vez es más ancha y profunda. ¿Cómo olvidar Belcroix que el último pensamiento de Ramona fué para él? Fuerte y generoso supo perdonar y hace más meritoria su actitud revelando a M a r cel cómo le era conocida la deslealtad de l a mujer y del amigo, que éste rechazará, respetuoso con la memoria de su amante y el dolor de Belcroix. Y ambos, abismados en una misma idea, el recuerdo de la desaparecida, escuchan la sonata predilecta de Ramona, que ella misma acompañó al piano el primer día que el mágico violín de M a r cel fué como el ritomcllo de su aventura. Este es el melodrama de Bernstein, a las veces desconcertante y fatigoso, en otros momentos de una interesante belleza patética, certeros atisbos psicológicos de humana vibración, especialmente en la gran escena de Belcroix y Ramona, a la que antes hemos aludido, donde el insondable infinito de la mujer se muestra en toda su incomprensible mora! Meló, que asciende de lo banal a lo emotivo, tiene al fin sobre lo inacorde de su estructura, la garra alucinante de Berntein, su potencia efectista y creadora. Mas esta vez, la calidad literaria, acompasada a las preocupaciones de los autores d avant garde, dignifica l a máscara melodramática de Bernstein en esta cuidadosamente velada. Y a desde Les galeries des ¡races su técnica y su manera de escritor se renovaron, acaso por la influencia, de Leomand, muy directa, en Meló de Les ratés, por cuanto atañe a su arquitectura escénica. E n punto a la interpretación, nos gustó sobremanera el arte de Magdalena Renaud, que en la figura de Ramona, creada en el Gymnase por Gaby Morlay, supo captar l a admiración de ia sala. Especialmente empapada de enervante voluptuosidad en los grandes trémolos de su pasión incontenida, su gesto inteligente, su gracia nerviosa y expresiva de un ardiente feminismo, nos aliviaron del peso de algunas jornadas. A su lado se distinguieron, por su comprensiva cuanto sobria interpretación, Roger Gaillard, Miguel Simón y Blanche Gymiane, tiernamente ingenr- en su papel selecto. Los acogedores aplausos del elegante auditorio se manifestaron durante toda la velada en honor de Bernsteiri y. de los artistas galos. -Florido?