Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. SÁBADO 3 D E M A Y O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G i 0 CUESTIONES GANADERAS Un nuevo m é t o d o de miento racionaPara conseguir el máximo rendimiento en la industria pecuaria es necesario que los animales estén alimentados en forma adecuada, con el fin de mantenerlos eu un perfecto equilibrio vital que favorezca ia transformación de los alimentos e: ios diversos productos que integran conjuntamente el esquilmo específico de esta importantísima i n dustria. E l conjunto de normas para conseguir esta finalidad es lo que conocemos con la denominación de racionamiento E n la práctica de nuestros ganaderos, es lo más frecuente dar sus alimentos a los animales sin norma fija, aunque si teniendo presente algunas particularidades que la e x periencia les ha hecho conocer, por manifestarse en ella una marcada influencia en el resultado económico de la explotación, que les hace ostensibles de una manera natural; los que se han decidido a poner en práctica algún método de racionamiento con el lógico afán de conseguir un mayor rendimiento de su rebaño, han recurrido siempre al clásico método de encontrando en él manejadas un gran número de variables, que en la generalidad de los casos hacen tan difícil la fijación de una ración apropiada, que imposibilitan su aplicación continua; por otra parte, cuando, por causas naturales o económicas en una explotación donde se ha logrado fijar con su auxilio una ración hay necesidad de substituir algún pienso por otro u otros varios m á s abundantes o m á s baratos, se encuentran de nuevo tal número de indecisiones y dificultades, que impulsan, prácticamente siempre, a abandonarle de una manera definitiva. Modernamente se han preconizado en los distintos países ganaderos varios métodos, que e n general tienden a resolver el problema del racionamiento en formas diversas la crítica general de todos ellos, a mi particular forma de ver el problema, puede compendiarse en l a siguiente forma: Poseen exceso de pretendida exactitud y tal cúmulo de dificultades, que les hacen de difícil aplicación práctica Convencido particularmente de la necesidad de u n método de sencilla aplicación en la práctica, a la vez que reuniendo condiciones de exactitud e n armonía con la naturaleza de los seres, dándole consecuentemente l a flexibilidad necesaria para poder lograr en cada caso y en forma apropiada la referido exactitud, intenté la recopilación de nuevas normas, fundándome en experiencias controladas por diversos autores de prestigio reconocido (1) y que en su resultado práctico he podido comprobar en explotaciones granaderas funcionando en su normal desarrollo económico; estas normas han sido publicadas por primera vez en el pasado año bajo la denominación de Ijn Muevo método de racionamiento, y de ellas intento hacer u n resumen en las presentes líneas. (1) F i s u r a e n t r o los a u t o r e s a l u d i d o s e n p r i m e r l u g a r e l q u e íuO li enlcro a g r ó n o m o y f u n d a d o r de l a E s c u e l a A g r o n ó m i c a que h o y c u e n t a c o n los m a y o r e s p r e s t i g i o s de n u e s t r a c i e n c i a d e l c a m p o I Tosa C a s c ó n a q u i e n r e c o r d a m o s e n e i i s l i n e a s con ¡c a r i ñ o q u e i n f u n d e el c o n s i d e r a r t e c o m o e l m a e s t r o que m i s i n f l u y ó en n u e s t r a f o r m a c i ó n científica, e impresionado con su s ú b i t a p é r d i d a l a c u a l o r i g i n a el c a m b i o de f o r m a d V e s t á nota, d e s p u é s de c o m p u e s t o el p r e s e n t e t r a b a j o pios, y especialmente aquellos qué previenen y curan el raquitismo en todas sus formas, para cuyo fin está indicado t i agregar substancias minerales (pequeñas dosis de harina de huesos) y de aceite d e h í g a d o de bacalao (una cucharada diaria) durante el tiempo en que e animal toma escasas cantidades de leche natural, en la cual también existen los referidos principios en cantidad suficiente. Durante el segundo período de la vida animal se considera la ración dividida en dos partes: una, destinada a satisfacer las exigencias imprescindibles para mantener l a vida, ración de entretenimiento, y otra, destinada a proporcionar los alimentos necesarios para la función productora, ración de producción. Ración de sostenimiento DON SIMÓN PAÑI AGUA Ingeniero agrónomo del laboratorio de la Asociación General de Ganaderos, autor de un folleto titulado U n nueva m é t o d o de racionamiento, del cual ofrece hoy a nuestros lectores un extracto de gran interés para los ganaderos españoles. Teniendo presente que los animales tienen dos períodos en su vida eu los cuales sus exigencias son marcadamente diferentes, seguimos en cada uno de ellos normas fundamentalmente distintas, y por ello tratamos separadamente el racionamiento de los animales en época de lactación, y el racionamiento de los animales desde que ésta cesa en adelante, a los cuales denominaremos en lo sucesivo animales adultos. Durante el primer período su alimento principal será la leche de la madre, a la cual se irán paulatinamente agregando otros piensos (principalmente en torma de harinas de distintas procedencias o hierba de pradera) que modifiquen la composición de la ración, acostumbrando su aparato digestivo a transformar tales substancias, para terminar suprimiendo la leche sin que el animal sufra en su trabajo digestivo cambios bruscos; en cada caso especial debe ser diferente la forma de proceder durante este período, en el cual la precaución fundamental ha de ser el preparar al animal para la supresión de la leche en la forma arriba indicada. Esto se consigue fácilmente cuando en la época del destete se dispone de hierba de pradera tierna en abundancia, ya que ésta es el alimento que substituye a la leche con mayor eficac i a cuando este pienso escasea, es imprescindible recurrir a las diversas- clases de harinas, mezcladas eu forma apropiada, para conseguir lentamente una ración análoga a la del régimen de adulto. E s muy importante durante este período prevenir las enfermedades producidas por carencia (falta de los principios minerales o de los que hoy se denominan vitaminas) pues su efecto se hace sentir mucho más frecuentemente de lo que los ganaderos pueden figurarse, siendo éstas las causas de muchos defectos que en determinados animales se acusan cuando llegan a ser adultos sin una causa aparente. Cuando en la alimentación se utiliza hierba de pradera, no hay que preocuparse de esta particularidad, puesto que en ella existen todos ios factores necesarios para la vida dé los animales; sin embargo, cuando se utilizan las harinas es conveniente asegurar la suficiente proporción de los referidos princi- Establecemos ésta ración teniendo en cuenta dos factores: l a cantidad de proleína digestible y el número de unidades forrajeras que debe contener, quedando así reducido su cálculo a un sencillo tanteo, fácil de efectuar cuando se trate únicamente de dos variables, y difícil o prácticamente i m posible cuando se pretende efectuar este tanteo teniendo en cuenta cuatro, cinco o más variables, que pretenden la generalidad de los autores. L a mínima cantidad de prrteína que se precisa para satisfacer las exigencias del animal viene dada por las siguientes formas, según la clase de animales, en las cuales R es el peso vivo de los animales, y M P la cantidad de p r o t e í n a Bovidos Équidos Buidos lívidos v (M 1 0 0 0 0 6 p- v (M T 0 0 0 0 7 p- v c á p r i d o s (VI. l 0.0006 p- v +0,01 (M -0,001 p- v- J- 0,0 3 L a cantidad de unidades forrajeras que requiere cada animal en la ración de entretenimiento son las que anotamos en los cuadros siguientes: Número e n l a ración rte e n t r e t e n i m i e n t o BOVIDOS do unidades forrajeras necesarias Valores de p- r en 1oo 2 00 400 500 600 SO kgrs. V. F n e c e s a r i a s 0.9 1.52 2,37 3,07 3,65 4,23 4,7 3 ¿oo ÉQUIDOS Valores de p- v en kgrs. 100 2 00 30 (1 40 0 500 60 0 700 U F necesarias. 0,97 2,23 3,13 3,84 4,43 4,91 5,31 ÓVIDOS Valores de p- v e n kgrs. 20 30 40 Íi 0 60 70 SO U F. necesarias. 0,28 0,45 0,5 7 0,6 6 0,74 0,80 0,83 SUIDOS V a l o r e s de p- v 10 20 40 60 80 100 150 200 e n kgrs. U F. necesarias. 0,29 0.48 0,76 0,97 1,15 1,33 1.67 2,06