Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC EN PRAGA MARZO ALEGRE Y MARZO TRISTE P r a g a residencia del presidente de la R e pública, qué cumplía su L X X X aniversario; iban a felicitarle, manifestándole de nuevo la fidelidad al jefe del Estado y el reconocimiento a l primer presidente y fundador de la República. E l 16 de m a r z o las enlutadas banderas acentuaban l a tristeza de u n día sin sol, a 3 a par que una muchedumbre agrupada en las aceras contemplaba el triste cortejo, que desde el soberbio Museo de Bohemia descendía solemnemente por l a grandiosa a v e nida de S a n Wenceslao; el cadáver del escritor nacional más popular, A l o i s Jirásek, era trasladado del Panteón de Hombres Ilustres al Crematorio. Y a l a vez que el pueblo 1 admiraba l a gallarda persona del presidente, su otro favorito, el segundo en popularidad, expiraba. P o r llevar el nombre de Jirásek un regimiento nacional, le fueron tributados los honores militares, siendo el primer escritor checo que recibe semejante distinción. E n l a tristeza de este día, el corazón se estremece ante la amalgama de colores de los uniformes, y especialmente ante esa doble hilera de coronas funerarias, que cual u n jardín camina lentamente ante el cadáver. L a coincidencia de estos dos nombres, de las dos ceremonias, una alegre y otra triste, acaso no sea u n simple juego del azar, sino que, como en las obras de u n famoso satí- EL PRESIDENTE MASARYK- A capital de Checoeslovaquia ha sido d u rante el mes de marzo testigo de dos grandes manifestaciones, pero cuan distinto fué el aspecto de sus avenidas en uno y otro caso; su v i d a se transformó enteramente, adquiriendo l a solemnidad tonalidades muy diversas. E l 7 de marzo, los colores alegres del Estado lucían en cada casa bajo u n sol radiante, con el- b r i l l o del rojo, blanco y azul, que truncaba el sombrío de las calles en franjas policromadas. U n a masa compacta de gentes se dirigía al castillo de L EL HOMENAJE D E LAS MUCHACHAS A L PRESIDENTE MASARYK E L ENTIERRO D E L ESCRITOR ALOIS JIRÁSEK rico checo, a todo placer le tiene que acompañar un dolor, y así, junto al, contento por el octogenario vivo, se une la pena por el octogenario muerto. Estos dos hombres, tomando por el pasado trabajaban para el porvenir. M a s a r y k buscaba en ei pasado un pensamiento sobre el que fundar la- doctrina nacional. Jirásek destacaba el hecho representativo que ilustrase ese pasado. N o deja de ser significativo que uno y otro coincidiesen al prefer i r una m i s m a época renacentista como arranque de la nueva vida nacional, si bien sus temperamentos diversos los orientaba por distinto derrotero. Podríamos condensar en estos dos nombres, l a h i s t o r i a de todas las vicisitudes del pueblo checo, de todas sus tendencias morales, religiosas y políticas, pues sus obras son el vivo reflejo del testamento legado por las generaciones antepasadas. M a s a r y k formula esta filosofía de la historia como una idea humanitaria, y en política la practica con el pacifismo interior y exterior. L o s dos eran profesores, y no solamente nos han guardado el programa de las generaciones muertas, sino también lo han hecho r e v i v i r y adaptado a la nueva existencia, ligando las almas del pasado a las del presente y a las que aún no han nacido. Di? H A R T L
 // Cambio Nodo4-Sevilla