Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. D O M I N G O 4 DE M A Y O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 55. L CANAL DERIEGOS DEL V A L L ERIOR D E L G U A D A L Q U I V I R E L a última piedra de las obras. Discursos de los señores Cañal y H u e s c a Palabras de S u M a j e s t a d el R e y A l g u n o s datos interesantes. L a última piedra de las obras Ayer, las regias manos del Jefe Supremo del Estado colocaron l a piedra que había de rematar obra de tanta trascendencia como l a realizada para recoger aguas que se perdían y distribuirlas después ordenadamente sobre nuestra rica tierra, sedienta, aumentando así superlativamente su fertilidad. Suponía el acto l a consecución del anhelo tan dilatadamente sentido, y, por ello, no pudieron ocultar su alborozo cuantos, desde sus distintos cargos, del más elevado al más humilde, habían colaborado en l a empresa. Intensa, la emoción; solemne, el momento. A las diez de la mañana, en la confluencia de l a Ronda de Capuchinos con la Avenida de Miraflores, se reunieron los invitados por la Junta de Obras de Riegos del Valle Inferior del Guadalquivir, para asistir al acto de colocación de la última piedra de la obra de desagüe del canal, que había de realizarse por Su Majestad el Rey en persona. Los miembros de la citada Junta de Obras recibieron a las autoridades e invitados. E l presidente de la Junta, D Ildefonso Marañón, excusó su asistencia por enfermedad de su distinguida esposa. Entre las autoridades figuraban el comisario regio de la Exposición y presidente de la Confederación Hidrológica del Guadalquivir, D Carlos Cañal; gobernador civil, conde de San L u i s militar, general Fernández Barrero; presidente de la Audiencia, Sr. Fabié; comandante de Marina, señor Noval de Celis, y fiscal de S u Majestad, Sr. González Prieto. Entre las personalidades invitadas figuraban el presidente de la Cámara Agrícola, Sr. Huesca; jefe de Obras Públicas, señor Ramírez Doreste; ingeniero de l a Junta de Riegos, Sr. Rojas Marcos (D. Eusebio) ingeniero de la Confederación, Sr. L a H o z ingenieros Sres. Grajera, Sequeiros, Y b a rra, Barón, Valdenebro, Anchoriz, Carreras, Izquierdo y Casado; secretario de la Junta, Sr. Montoto y González de la H o yuela, y los señores marqués de Torrenueva, D Pablo Benjumea, marqueses de A l bentos y Tablantes, D Javier Sánchez- Dalp Marañón, D Joaquín Gonzalo, conde de las Torres de Sánchezdalp, D. Juan Vázquez dePablo, D José Luis Casso, D Manuel P i ñal, D José Antonio- Muñoz y otros. Minutos antes de las diez, llegó D Gonzalo Fernández de Córdoba, marqués de Rucheria, director general de Agricultura, eme llevó en el acto la representación del m i nistro de Economía Nacional. A las diez llegó Su Majestad, acompañado del duque de Miranda. E l Soberano hizo subir a su coche al señor Rojas Marcos, poniéndose en marcha la caravana, que hizo el primer alto en el acueducto de Miraflores. E l Rey recorrió la obra a pie, escuchando las explicaciones que acerca de ella solicitó de los señores Cañal, Huesca y Rojas Marcos. Se abrió la compuerta de desagüe, quedando inaugurado el tercer trozo del canal. Seguidamente se continuó el recorrido a lo largo del canal, hasta su desembocadura en el Guadaira, lugar donde había de ser colocada la última piedra y donde al llegar S u Majestad fué cumplimentado por el conde de las Torres de Sánchezdalp, que fué presidente del Sindicato de regantes del Guadalquivir. Cerca de la compuerta de desagüe habíase levantado un altar y frente a él un estrado, en el que tomó asiento S u Majestad. E l señor Cañal E l párroco de San Bernardo, Sr. Alvarez Díaz, bendijo la piedra, concediendo el Soberano la palabra al Sr. Cañal, quien realzó la labor, realmente admirable, de las Confederaciones, elogiando el esfuerzo de l a Junta de Riegos del Valle Inferior del Guadalquivir, realizado sin desmayos durante dieciocho años. Y aunque, como todas las Juntas- -añadió- ésta depende de la Confederación, me creo, sin embargo, en el deber de declarar que esta obra magna se debe por entero a ellos, y a ellos corresponden, por tanto, los honores del éxito. Terminó diciendo que por tales razones creía que debía ceder la palabra al señor Huesca, presidente de la citada Junta, no sin antes agradecer fervientemente la presencia del Rey, entusiasta siempre del progreso de la Agricultura nacional. E l señor H u e s c a E l Sr. Huesca leyó a continuación las siguientes cuartillas: E n Mayo del año 1921, nos honró V M inaugurando los dos trozos primeros del Canal, los cuales comienzan en la obra de toma emplazada en Peñaflor y terminan en el río Corbones, pudiéndose regar con dichos dos trozos 2.050 hectáreas de terreno. Entonces, señor, manifestábamos todos, oficial y particulamente, los grandes beneficios que traería consigo el poner en riegos los terrenos dominados por este Canal, beneficios que alcanzaban a los obreros, a los, propietarios, y muy, especialmente a los i n tereses del Estado. H o y tenemos l a inmensa satisfacción de exponer a V M que los resultados obtenidos parcialmente hasta ahora confirman plenamente los anuncios hechos al empezar l a obra. D e la superficie que puede regarse en los dos trozos primeros, que el año 21 inauguró V M se riegan hoy el 97 por 100 de la zona a que afectan dichos trozos; el trozo tercero, que empezó a poner e en riego el año 1925, y comprende 7.134 hectáreas, en la actualidad ya se nega el 30 por lOOj y el trozo cuarto que se digna V M inaugurar el día de hoy, podrá dar riego a 12.086 hectáreas. H a y puestas en riegos 4.600, de las 21.000 que comprende esta obra, cuya última piedra rogamos a V M se digne colocar en el desagüe final. E l Estado recibe unos beneficios de tal consideración que es conveniente hacerlo resaltar en el día de hoy. A los diez años de puesto en cultivo de riego una finca, entra pagando a la Ha enda la contribución correspondiente al regadío, cuyo aumento de contribución exclusivamente rústica podemos asegurar que alcanzará la cifra de 70 a 80 pesetas por hectárea, lo que supone en las 21.000 que podrán regarse, apregándole l a contribución urbana que se creará a la sombra de los regadíos, en una cifra aproximada a dos millones de pesetas anuales. Los hechos a demostrar claramente el éxito grande de los riegos del Guadalquivir y el acierto y la clara visión que tuvo V M cuando al principio de estas obras tanto se interesaba por su rápida construcción. E n un período de cinco años recibirá el Estado el total importe de lo invertido en la realización de las obras de riegos del Valle inferior del Guadalquivir. M e es grato recordar que en febrero de 1927 fueron aprobados los proyectos de este cuarto trozo del canal, sie: ido ministro de Fomento. el conde de Guadalhorce, que siempre estuvo pendiente de estas obras. También hemos de hacer contar que l a Confederación Sindical Hidrográfica del Guadalquivir, de la que depende esta Junta de Obras actualmente, ha estado constantemente, tanto por parte de la Delegación regia como de la Delegación de Fomento, dando todas clases de facilidades, lo que ha contribuido en gran parte al mayor impulso que estas obras han recibido en estos dos últimos años, teniendo la seguridad que el actual Gobierno que preside el ilustre general Berenguer prestará a los detalles que faltan para la terminación de esta obra todo el apoyo que necesita. ve e inn Oloroso. LA OTA Bodegas M Antonio de la Kiva y Cía. Jerez. BARCELONA- BRASIL- PLATA 22 mayo BARCELONA- VALPARAÍSO íí Palabras de S u M a j e s t a d el R e y Cerró los discursos Su Majestad el Rey, quien dijo que no quería que terminase el acto sin elogiar debidamente la labor de los técnicos que habían realizado la magna obra. Señaló la trascendencia de la misma, con la que se evita que se pierda hacia el mar el agua, que debidamente encauzada ha de hacer más fértil a la tierra, rica por natu raleza. A l ver terminadas estas o b r a s- -a ñ a d i ó sí que podemos decir que Andalucía es el paraíso de España. Con este sol y con estas aguas; los campos se fertilizan, y sobre ellos millones de hombres trabajan para engrandecer a la nación, cada vez más considerada en el concierto mundial. Terminó Su Majestad diciendo que en esta hora en que el mundo tiene puesta su mirada en l a paz quiere ofrecer un podeyor GIERALTÁR- NEW Y O R K 26 mayo íí Agentes generales: SDAD. ITALIA- A M E R I C A Barcelona: Rambla Santa Hónlca, 1. Madrid: Alcalá, 47.
 // Cambio Nodo4-Sevilla