Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
O II FUEHFRIA C E R C E D I L L A (MADRID) Médico director: A de Larrinaga. Pensión completa, incluida asistencia médica, de 30 a 5 c pesetas. Oficinas en M a d r i d Alfonso X I I 44. Teléfono 16704. AIiCAlA, 1 MADRID Su admora. doña María Morales, sirve pedidos por correo para todos sorteos, incluso para el de la Ciudad Universitaria, a 100 ptas. décimo. Premio mayorí LOTERÍA NUM. 5 Í 7.500.000 1 S, PESETAS Diez kilogramos, grandes partidas, ocasión. J O R G E B E H R E N D T APARTADO 289. MADRID ILES CNBEEWOOB, último modelo, garantizadas, G 25 pesetas. Máquinas ROYAL, REMINGTON, CORONA y otras, a precios aún más bajos. Visite esta Casa. E l mayor surtido en máquinas nuevas y reconstruidas. Alquiler y reparación de máquinas do todas marcas. ENRIQUE LÓPEZ, PUERTA D E L SOL, 6, Madrid OTOM DE GASOLINA HESTOW 0 S V se obtiene con los GRUPOS ELECTRÓGENOS NÉSTOR- MIOLUX Detalles: Néstor Jente, San Opropio, 14, Madrid. LUZ EN EL CAMPO AYUNTAMIENTOS OXIDO ROJO DE HIERRO LAVADO Todas pofonrias JndustridesSA adrid Alonso Canoi 5i7 Predas ventajosos QrceíonaR S. Riblo 6 S Bilbao Autonomía 18 HadrídS. O tro WK f 1 Para rotular las calles, nada mejor que las placas esmaltadas a fuego (desde 6 ptas. que fabrica la Casa GRABADOR D E MODA, Montera, 38, Madrid. Pidan precios y catálogos. (No. se contesta a comisionistas. El Santo Rostro Para pinturas, mosaicos y droguerías. Fábrica: Adarves Bajos, 22, JAÉN. 4 E. R O D R I G U E Z- S O L I S E. RODRIGUEZ- SOLIS rojo sobre la tarima de caoba, o la copa sobre el trípode; taburetes de haya, tapizados de damasco, y el sonoro clave; y gabinete, adornado con pinturas mitológicas; cortinas en forma de pabellón, cuadros con imágenes, patentes de Hermandades, bulas y cédulas de comunión; cómoda con un Niño Jesüs en su urna de cristal, tremor o espejo, y rinconeras con floreros. Los palacios ostentaban un lujo más real que bello, con las pesadas armaduras, los viejos tapices, los antiguos sillones, las. costosas lámparas y los grandes hachones. Las llamadas casas de vecindad se componían de un extenso patio lleno de habitaciones numeradas, con una escalera que conducía a un corredor, lleno también de cuartos, y, sobre el tejado, buhardillas igualmente habitadas. Eran un mundo en pequeño. E l terreno para edificar se pagaba por entonces a treinta reales el pie en la Puerta del Sol, diez en Platerías y seis en la Carrera de San Jerónimo. Las tiendas eran todas iguales, sin letreros- ¿para qué, si la mayoría de las gentes no sabían leer? con su puerta claveteada de hierro, estantería de pino, mostrador de nogal, y el retablillo de ordenanza, con el santo Patrón de la casa, al que se encendían dos velas los sábados y el día en que el comerciante había hecho un buen negocio. Pasemos de las casas a los habitantes, y examinemos la organización de la familia en aquellos felices tiempos. Del hijo primogénito no se ocupaban los padres, porque al nacer nacía mayorazgo; al segundo, se le hacía cura, con vocación o sin ella- -así la mayoría no lo eran- para aprovechar una capellanía que poseía la familia: al tercero, quisiera o no, se! le hacía militar, y al cuarto, con voluntad o sin voluntad, abogado. Si había hijas, a la primera se 3 a enseñaba a ser mujer de casa; a la segunda, de grado o por fuerza, se la metía monja, y a la tercera se la destinaba para servir a todos, una especie de cenicienta. A los dieciocho años sabía el hombre leer, escribir y algo de números; estudiaba el niusa tmsee con el iómine, rezaba de rodillas delante de sus padres, recitaba fábulas de memoria, servía de devanadera LOS GUERRILLEROS DE 1808 HISTORIA POPULAR DE L A GUERRA DE 14 INDEPENDENCIA (Tomo primero) Folletín cíe A B C
 // Cambio Nodo4-Sevilla