Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CÓRDOBA. D O S N O T A S D E A C T U A L I D A D I, INAUGURACIÓN POR DEL COMEDOR PARA MADRES 2, ARTES Y LACTANTES, DE D. BELLAS ORGANIZADO JUAN (FOTOS POR DISTINGUIDAS DAMAS EN LA REAL ACADEMIA DE LA LOCALIDAD Y SERVIDO ELEGANTES SEÑORITAS. RECEPCIÓN CARANDELL D E CIENCIAS. NOBLES LETRAS. SANTOS) que en aquella época cantaban en coros. L a danza de Occidente venció al canto de Oriente. Castor y Pólux enseñaron a los lacedemonios un modo de combatir danzando que les hizo invencibles por el ritmo. Son los aborígenes del armonioso paso imperial y de las marchas militares. H o y por hoy, las trompetas y los tambores de Inglaterra, la marcha de las chaquetas rpjas es más fuerte, más clásica, más segura que los corales de Mahatma Gandhi. Lleva Gandhi diez años, desde 1920, su campaña de no- cooperación y de resistencia pasiva. S u experiencia reformadora se ha parecido a varias experiencias europeas: a la de Lutero, por los corales y aun por la libre interpretación de los libros sagrados: a la de Savonarola, por las hogueras públicas de tejidos de l u j o a la de Jaurés, por su sentido tolstoyano y seudocristiano, en la que llama Gandhi gran simbiosis de fuerza y de dulzura realizada por Cristo y B u d h a a la del pobre Giovanni Amándola, en su nocooperación contra el fascismo... C o n Amándola, la batalla de las oposiciones del Aventino la- perdió la masonería elegante, el temperamento neo- cristiano, teósofo y quietista; la amalgama de esnobismos políti- co- religiosos realizada por socialistas intelectuales populares y demócratas cristianos. L a perdió un Estado M a y o r bergsoniano y gandhista, como en el libro de Pierrofeu otro Estado M a y o r bergsoniano y el olvido de las Humanidades estuvieron a punto de perder la ciudad de París. Amándola era un grand clerc del neo- budhismo occidental, largamente difuso en Italia y apoyado en falsas interpretaciones del franciscanismo. Turati era otro mordido por estas dulzuras. Amándola, hombre culto, honrado, caballero si los hubo, traía de lejos su error gandhista. E u 1908 había publicado con un hermoso ensa-