Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
R elieves intensos, fastuosidades, ráfagas de luz y color. La Exposición Nacional de Barcelona parece un sueño fabuipso, una fantasía de cerebro exuberante, un film de imágenes maravillosas. Sueño parece el perfil brillante del Palacio Nacional, los evocadores rincones del Pueblo Español, la belleza de jardines, paseos y avenidas... Sueño parece el áureo reflejo de las columnatas, la fosforescencia de cúpulas y capiteles, el certero contraste de sombras y coloridos. Sueño parece, en suma, ésta magna superación del esfuerzo humano. ¿Sueño o realidad? Realidad tangible y deslumbradora. E! grandioso espectáculo de la Exposición de Barcelona se ofrece a la mirada de los españoles como un haz de luz y belleza. Todos los matices del arte arquitec- tónico, de la modernidad, de la gracia, de la expresión, del color y de la armonía, se funden en este magnífico crisol de la Exposición de Barcelona. Realidad única, que hace de la Exposición algo que deja eterna huella en el espíritu I Barcelona, posee un vibrante matiz de eosmopolitismo y un clima; delicioso. El eosmopolitismo de Barcelona noes solo consecuencia de la admirable situación de la bella ciudad mediterránea, punto de enlace con las capitales europeas y camino inicial para t das las rutas del- mundo, sino también de su propio impulso duda- daño, de su embellecimiento c o n s t a n t e El clima de Barcelona es sano y agradable en todo tiempo. Estas dos características- -clima y cosmopolitismo- -forman el mei jor e s c e n a r i o p a r a l a s maravillas de la I Exposición Nacional de Barcelona I I
 // Cambio Nodo4-Sevilla