Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. JUEVES 8 D E- MAYO DE 1930. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 19. EL ORFEÓN CATALÁN E N SEV L L A En el pabellón de Méjico Invitada por el delegado de Méjico en el Certamen, Sr. Orozco, la Junta del Orfeó Cátala visitó el Pabellón de dicha. República. Concurrieron los señores Cabot, presidente; Renard, señora de. Anzziso, señores M a r i l De la Riva, vicepresidente de la D i El concierto de ayer putación de Barcelona; Abada! decano del Colegio de Abogados, de dicha capital; i n E l inmenso éxito del primer concierto, signe maestro Millet, director del Orfeón; repercutió, de. tal manera en Sevilla, que toPujol; Sálv at, Cumellas, Tomás, Stapet y do el mundo ansiaba encontrar localidades Fra dera. para el de ayer, ofreciéndose por ellas a quienes las poseían precios exorbitantes; Fueron recibidos por el Sr. Orozco, y con muy buen acuerdo, la dirección artística por el delegado del Pabellón de Barcelona en el Certamen, S r Pobil. del Comité de la Exposición, utilizó el salón de fiestas del Gran Casino, que enfrenta Con. motivo de la visita hubo una fiesta la sala de espectáculos, y allí pudieron acoartística, en la que lucieron sus. dotes- musicales el Sr. Tatanacho, notable composimodarse algunos centenares de personas, tor; la señorita Pilar Bayona, que interpreávidas, de escuchar al Orfeón, que puede tó maravillosamente obras de F a l l a la seño- decirse es hoy. la única actualidad, de Serita Manolita Reyero, que deleitó al auditovilla. rio con admirables versiones pianísticas, y Las altas cualidades que hicimos notar conocimientos musicales el redactor de La en, la primera audición, nos parecieron ayer Publicidad; de Barcelona, Sr. Gilbert. Los elevadas. a! summum la maravillosa manera concurrentes fueron obsequiados por. el, sede. frasear, el perfecto encaje de las diverñor Orozco y su distinguida esposa. E l sesas cuerdas, la seguridad en, atacar las en. ñ o r Orozco ofreció a los señores Cabót y tradas, por. -difíciles de entonar que sean, Millet dos cuadros de filigranas de pluma, el arte insuperable del claroscuro y la- perhechos. en Méjico. fección absoluta de la afinación hicieron robustecer m á s y más nuestra primera i m Telegrama de gratitud presión. Unir, a. la perfección- un número l i E l presidente de la Diputación, Sr. -Sa- mitado de. voces es cosa relativamente fárásúa, ha recibido el siguiente telegrama cil de conseguir, v tratándose de buenos ar; i del presidente de la Diputación de Barcelona, en contestación al que le dirigió: E n nombre de esta Corporación, -y propio, agradezco -sincerar ente su cariñoso telegrama de hoy, por los elevados concep- tos- que contiene, -y reiteróle- nuestra- gratitud por. las atenciones que dispensan a nuestros, representantes y componentes Orfeó Cátala. L e saluda con el mayor afecto, Juan Maliiquer Viladot, presidente Diputación. tistas, mucho m á s recordemos si no al Cuarteto ocal Romano, cuyas actuaciones, fueron aquí tan celebradas: Unir y encuadrar, con la misma perfección trescientas- voces, es algo tan- difícil, que sólo el trabajo continuo (le profesores tan eminentes- como los del Orfeó, dirigidos por tan alta personalidad artística como es Luis Millet, puedet? conseguir. E l programa de ayer tarde, aparteun gran número de obras, todas ellas de alto valor, artístico, aunque de cortas dimensiones, ofrecía (los números de alta envergadura y como- para probar de lo que es capaz- el Orfeó Cátala Divendres sant, de Ñicolau, y el Credo de la Misa del Papa Marcelo, de Palestrina. L a unión del estilo polifónico y el popular, que de manera genial ha hecho el maestro Nicolau en Divendres sant, ha sido un rotundo acierto; la disposición de los coros, tratados a la manera de los clásicos del siglo de oro, y la mezcla de la bella canción popular que se entrelaza fina y naturalmente con las severas harmonías de los diversos coros, hacen de esta obra uno de los puntos culminantes de la moderna escritura coral. E l Credo, de Palestrina, no necesita comentarios; basta oirle para quedar subyugado por tanta. belleza contrapuntística, que, en perfecta gradación, llega a la sublime grandiosidad del Amén, que levanta al público de los asientos, estallando en apoteósica ovación: los aplausos y aclamaciones fueron verdaderamente emocionantes, tanto para Millet como para los subdirectores y beneméritos orfeonistas. SEVILLA. E N E L- TEATRO D E- L A EXPOSICIÓN I ¿ECOMEKAJE. A- LA. BANDERA PEÍ, ORFEÓN CATALÁN, CELEBRADO AYER TARDE ÍFÓTO- DUBOIS)