Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Una seria bien a su pesar: L o he comprendido perfectamente, y como usted lamento no tener el secreto ese del b e t ú n blanco ¡que buena falta h a r í a! ¿P o r qué no le hace usted esa consulta a un buen dentista? ¡Seguramente que ellos tienen fórmula para todo! -Enamorada de las flores: Depende de l a clase de manchas; el limón no tiene tanta acción decolorante como el agua oxigenada de 2 0 volúmenes, mezclada con perborato de sosa. l i a d a en ese orden de cosas yo no aconsejo nada. L a que m á s le guste, a condición de ponerse, por las noches, un poquito de aceite de a l mendras dulces; lávese con infusión de tila caliente, y después de haberse extendido bien la crema, extienda bien en las mejillas una chispa de Arrebol, pasando luego la palma de l a mano para que quede por igual, y luego y a los polvos Freya, mezclando los blancos con los rosa n ú m e r o 2. Para los labios, yo le aconsejaría la crema o líquido a l Jugo de Rosas, y para las pestañas y sombrear los ojos, el Pastimel y el Humo de Sándalo; todo se lo m a n d a r é si lo desea, a reembolso, en cuanto reciba una dirección. Continuaré. E n las redes del amor: Hace usted bien en pensar así, ¡que tiempo v e n d r á en que sea preciso cambiar de opinión! Cuando se haya puesto l a crema l l o r e s del Campo, conforme le expliqué, extiéndase una chispa de Arrebol en las mejillas, y con eso tiene usted m á s que suficiente. E s que se endurecen con frecuencia, por eso yo soy m á s partidaria de l a crema a l Jugo de R o sas. ¿Quiere usted que se la envíe a reembolso? ¡T a lo creo que es magnífico el Sudor a l! Todos los elogios son merecidos. -Una admiradora de F r i v o l i n a Su plan de usted es muchísimo m á s acertado, y debe continuarlo, substituyendo ú n i c a m e n t e esa crema, que a su cutis no le va, por aceite de almendras. dulces, o simplemente vaselina, o buscar una dulcificante. No le conviene nada de alcohol. -Mari Sol y M a r i L u n a N o haga usted nada, porque la proporción es exacta. Para lo primero, los R a yos X y para lo segundo l a homeopatía. Venga una dirección, y podré complacerla, i Me m a n d ó con los sellos alguna dirección? ¿i n saberlo no puedo contestarle, y deseo hacerlo. ¡Son t a n t í s i m a s las cartas que recibo, que es imposible el retener el asunto de cada una! -Madeleine: Debe usted consultar con un especialista en esas materias, porque yo no puedo sacarla de apuros. Para lo tercero sí puedo recomendarle algo; pero m á s vale que me las envíe usted conforme dice. Lazy M o o n E s justo castigo a l a coquetería llevada a tales extremos; es muy frecuente en l a psicología femenina jugar puerilmente con. aquel que se cree verdaderamente enamorado, y si el juego va m á s allá de lo que. l a prudencia aconseja, hiere con frecuencia el amor propio masculino, y produce l a reacción que tanto lastima a l alma de l a mujer. ¿Q u é debe usted hacer? Fingir indiferencia, porque si usted revela su estado de ánimo, se expone a perder el pleito. E n el agua de lavarse eche unos p o l l i tos de alumbre. -Las inseparables: Frotarlas con jugo de limón y glicerina, a partes iguales, y lavarlas con agua oxigenada a 12 volúmenes. E n el agua de lavarse eche unos polvitos de alumbre. Depende de l a clase de manchas que sean; las pecas desaparecen con un tratamiento homeopático, y lo mismo el llamado paño de embarazada. -Toledo y M u r c i a S i el color es limpio, ¿qué le importa ser morena? Anime las mejillas con un poquitín de Arrebol, y v e r á cómo no le sienta mal. E n líneas generales, puedo aconsejarle se lave la cabeza a menudo, echando por cada litro de agua una cucharadita de amoniaco. Humedézcase, por las noches, el pelo con la loción Ondulia; marque las ondas con los pemeeillos y póngase un velillo apretado para dormir. -Del otro lado del E b r o P o r ahora no tengo ninguna petición. Vera y Verónica: Suelen ser siempre así; úntelas frotando con jugo de limón y glicerina, a partes iguales, y lávelas luego con agua oxigenada de 12 volúmenes. Ninguno conozco. L a loción compuesta de agua de azahar, glicerina y benjuí, a partes iguales, y por las noches un poquito de aceite de almendras dulces. Para llevar l a mantilla, tiene que ser de mucha etiqueta -Moracha de Lavapiés: Si la causa no radica en el interior, en cuyo caso es a un médico a quien usted debe acudir, desaparece empapando el dedo en la siguiente preparación, y dándose un poquito de masaje: Lanolina, agua de Pagliari, sulfato de aluminio, PESTAÑAS M A G N Í F I C A M E N T E A R Q U E A- bálsamo de la Meca y esencia de limón, a D A S Y G R U E S A S S E F O R M A N R Á P I D A- partes iguales. U n a vez dado el masaje, apliqúese compresas calientes de agua de rosas. M E N T E CON Rosa de Oriente: Siento en el alma no poder complacerla, pero en ese orden de cosas no recomiendo j a m á s nada. E n el agua de lavarse eche siempre unos polvitos de alumbre, y de usar jabón, no use otro que el de Sales de Archena, que es medicinal y especial para todas esas erupciones del cutis. -Guayabito: Sólo el tiempo, pasando, la quita; pero con buena crema y polvos, tengo l a seguridad de que. apenas se le not a r á n Si sü cutis es algo grasiento, le recoCaja con espejo y cepillo: 3,50. miendo la de Flores del Campo, y que los polvos entonen con su piel. -Una m u ñ e c a apenada: Es mucho mejor combatirlas interiormente; venga una dirección, y t r a t a r é de complacerla. Una lucense: Daño no le puede hacer, y tiene, efectivamente, muchas partidarias, porque suaviza mucho; dése, a d e m á s lociones de alcohol alcanforado y agua de alumbre. -Violeta: Sigo sin poder complacerla: se conoce que el aburrimiento pasó, y no tengo ninguna de ninguna clase. -Nenina: Vea lo que digo a Violeta -Sagtinto: Las contestaciones anteriores son t a m b i é n para usted. -Frambuesa: Por ahora ya usted ve que no puedo; pero de todas formas necesito me envíen un sobre franqueado. -Lady JABB 0 Hamilton: No se lo aconsejo, por ser arma de dos filos; ú n i c a m e n t e en la electricidad pudiera ser que encontrara usted l a solución; pero t a m b i é n es preciso ponerse en buenas manos no hace mucho tiempo se abrió aquí un Instituto médico cuyo director U N M I L A G R O D E R E P R O D U C C I Ó N es un sabio radiólogo, pero no puedo deE X A C T A D E U N P E R F U M E S E H A R E A- cirle más. -Envidiosilla: Viene a ser por el estilo, y a l a que le digo que lo mezcle, es L I Z A D O C O N D O S C R E A C I O N E S T I P I C A- que y a se lo h a puesto solo; no hay otra cosa que l a grasa, y para hermosearlas, el M E N T E S ESPAÑOLAS Pastimel, peinándolas luego con un cepillito muy chico que lleva l a cajita. Esas tenaN ellas se ha logrado repro- cillas que usted dice, son también muy útiles; una vez puesto el Pastimel se. cogen ducir de modo perfecto el con ellas, y poco a poco van tomando la aroma de esas flores en pri- inclinación hacia arriba. Sobre ese asunto mavera. Su presentación es elegan- yo no recomiendo nada; para conservar las ondas puedo recomendarle, desde luetísima, y de originalidad absoluta, go, l a loción Ondulia; se las humedece usel JABÓN, en cajas- estu- ches finí- ted con ella, se las marca con los peinecisimas. La calidad de ambas es su- llos, se pone un velillo para que no se caigan durante l a noche, y y a v e r á cóm o le prema. duran doble tiempo que el acostumbrado. PASTIMEi. H U M O DE S A i D A i ÁCACÍASfÍAI) i ÍLE- N 4 S E Precio del jabón en pastillas sueltas: 0,35 y 0,75. Precio del jabón en cajas de tres: 1 pta. y 2,25. Precio de la colonia: 1,40, 2,50, 4,50 y 10 ptas. Fabricaciones de FLORADA, Madrid S. A. Méjico SUS C A B E L L O S N O P E R D E R Á N S U O N D U L A D O SI USO U S T E D Sorprendente loción. Aplicada antes del rizado con b i gudíes o tenacillas, o después de l a ondulación, sus electos son maravillosos. Precio, 3,50. Bínele Marquette: Parece que se inician así, y, desde luego, favorecen mucho, de modo que no le importe romper l a marcha Si l a t r a n s p i r a c i ó n es ligera, b a s t a r á que unos minutos antes de salir las meta en agua, donde h a b r á diluido un poquito de alumbre, y, de cuando en cuando, frótelas con un algodón empapado en hidrato de doral, cinco gramos; alcohol absoluto, üO, y bálsamo del P e r ú uno, y. siempre que se las lave lociónelas con el Sudoral. E n el agua de lavarse eche unos polvitos dé alumbre, y, por las noches, lociónese con: Azufre la vado, agua destilada, alcohol puro y agua de rosas, a. a. 20 gramos. No hay otra cosa, y aun esa es muy lenta. Venga una dirección, y t r a t a r é de complacerla. -Curuqrai: V e a lo que le digo a l a consultante anterior en el último renglón. Usar l a crema Flores del Campo, que es una especialidad para corregir ese brillo tan feo; póngasela por las noches y por las mañanas, extendiéndola bien con l a misma yema de los dedos primero, y luego con l a palma de la mano, hasta notar que está la piel seca, y entonces es cuando se puede usted poner los polvos. Uno que lanzará Floralia pronto. FRIVOLINA
 // Cambio Nodo4-Sevilla