Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
limpia que puede darse con las manos. Estudie pías. 5 En Perfumerías y Droguerías. Por Mayor: Perfumería Ernilmat. Madrid. I Lea usted CERCEDILLA (MADRID) Médico director: A de Larrinaga. Pensión completa, incluida asistencia médica, de 30 a 50 pesetas. Oficinas en M a d r i d Alfonso X I I 44. Teléfono 16704. lauco y legro Precio: UNA peseta. Precioso libro de los casados, necesario a todo el mundo. Higiene física, moral, generación, fe cundidas, etc. 602 páginas, grabados, ptas, 10, Bemb. Jj. MARTÍNEZ, SAN SEBASTIAN. 2 E. RODRIGUEZ- SOLTS ¡LÍOS G U E R R I L L E R O S D E í S o S sg 7 Xa S e i c a dio un grito de espanto, hizo parar ei, coche y q u i s o saber. lo. ocurrido, cuando ya el guardia venía a darle gracias por su interés. M a r í a L u i s a quedó prendada del guardia, que no era otro que don Manuel- Godoy, recientemente entrado erí el Cuerpo. B i e n pronto cambió la decoración. Diego, que se creía seguro del amor de l a Reina, fué desterrado a instancias de M a r í a Luisa, que participó a su esposo que aquel guardia l a había dirigido miradas atrevidas; y su hermano Manuel, tanto por su caída como por el disgusto del destierro de su hermano, comenzó a ser objeto de grandes mercedes, y bien pronto llegó hasta gobernar el país. A l joven guardia lo parió su madre en Badajoz pero su verdadero nacimiento fué en M a d r i d ¿Y era instruido? -preguntó el señor Pas. -Sus- padres eran de familia ilustre, aunque pobres. V i v í a n en l a importante v i l l a de Castuera, eri Extremadura, y le habían dado una educación esmerada, habiendo sobresalido en el estudio de las m a t e m á t i c a s yhumanidades. Esto, unido a u n despejo natural, a. un lindo rostro y a una gallarda figura Ee granjearon las m á s vivas simpatías. No olvide usted, señor marqués- -dijo don Juan ¡Antonio- que en M a d r i d se reunió con dos j ó v e nes franceses, Carlos y L u i s Jourvert, y los tres, a cual más aplicado y estudioso, recibían lecciones del célebre padre Eguía, religioso de la Orden del E s p í r i t u Santo. ¿P u e s no dicen- -preguntó el señor Borja- -que ¡su elevación l a debió a su hermosa figura y a su habilidad en tocar l a guitarra? -Hombre- -contestó el marqués riendo- lo uno. no quita a lo otro. Godoy, caso raro y digno de tenerse en cuenta a s r d ó cor igual a l a Reina y a l R e y f u é el amigó de ambos. Todas las mañanas, al levantarse en su magnífico palacio de d o ñ a M a r í a de A r a g ó n recibía Godoy Mis ramo de flores, en 1 que l a combinación de los colores le ¡Hablaba de los planes amorosos de la ¡Reina. ¿S e r á posible? -preguntó don L u i s -Mentira parjee- r- añadió ¡USPÍfe -La Reina- -dijo la condesita- -iia ainado leal- mente a l príncipe de la P a z y por é l ha arriesgado, í a m a y vida. Ustedes, los hombres, olvidan, fácilmente que, para l a mujer, el corazón lo es todo, -Pero no se gobierna a un país con el corazón, ¡sino con l a cabeza- -repuso don L u i s -M i r a hijita- -dijo el m a r q u é s- e l amor de l a ¡Reina a Godoy no fué tan leal que no l a permitiera ciertas infidelidades, que sus confidentas, iba a decir sus cómplices, favorecían... Y, cuenta que lyq l a alabo el gusto, pues sabido es que Ja perdiz, a d i a r i o c a n s a- -a ñ a d i ó el viejo calavera. -El abismo atrae- -dijo el abad- y Já Reina! fee encontraba en esa pendiente fatal en que muy ¡pocas mujeres se detienen. -D e repente, enamoróse Godoy de una joven, dé. (tan escasa fortuna como raro ingenio y peregrina; hermosura, llamada Pepita Tudor creyó que su altaí posición y arrogante figura bastarían a conquistarla; y oyó, asombrado, de sus labios: Y o p o d r é ser; su esposa de usted; pero j a m á s su. manceba. H e rido en su amor propio, espoleado por el desdén y ardiendo en. amores, se casó con ella, y ¡suceso) e x t r a ñ o! apenas celebrada l a boda, Pepita, fuera por amor a su esposo, cuya alta posición podía destruir, sea por otra causa, accedió g. ocultaí; stt ¡matrimonio y habitar enhetra casa, j- -Misterios incomprensibles del c o r a z ó n humano i- -dijo el abad. i- ¿Y l a Reina lo supo? -pregunto don t u i s i -S í señor. ¿Y qué hizo? -Nombrar a Pepita su camarista; cargo que ella aceptó gustosa, pues así podía mejor, vigilar a su ¡marido y a la Reina. ¿Q u é dice usted a esto, señora condesa? -exclamó don L u i s -Que el amor, cuando es verdadero, no repara ¡en sacrificios. -N o seas sentimental, querida... E l amor, para fcser agradable, necesita ser ligero. -Opino igual- -dijo el señor Ecííarrí. Y q u é ocurrió entonces en Palacio? -pregunto el abad. -f- -Uno. de esos, dramas. í n t i m o s ¿e esas tragedias r
 // Cambio Nodo4-Sevilla