Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. D O M I N G O 11. D E M Y O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A C 39- aprovechando una igualada, le dio valiente una estocada entera, y todo le valió el entusiasmo y la oreja. É s e toro tenía su lidia precisa, justa, en la que me gustó mucho Amorós. Pero esto lo digo con la misma sinceridad a un muchacho que ha hecho una Novilleros cosa de torero, que su manera de decaer en M a d r i d I I 2 madrugada. Conviene de los demás toros, me desagradó. Cuando se cuando en cuando asomarse al campo de ia ha hecho lo del primero, no hay por qué hanovillería, a ver qué es lo que viene. 1 orque cer lo del segundo, que aunque estaba difílos matadores de toros- -lo que se va- -tiene cil, no estaba fácil, ni mucho menos, el otro, menos interés, no sólo porque es algo que a y menos no querer ver al último. se va, sino porque tan definidos están en el Cuando se mata a un toro como el que toreo que ya se sabe lo que son y de lo que mató Revertito, y se hace l a faena de oreja, son capaces. Sus aptitudes, su estilo, su escomo la que hizo Amorós, hay que cuidar cuela, sus verros, van tan pegados a ellos, esas cosas y señalar camino y orientación, que se les puede admitir y hasta admirar o y marcarles para apartarles de ello. rechazar, pero no corregir. N o se puede Y no dejemos de decir que los toros de volver a t r á s en ninguna actividad y coserTovar fueron difíciles, porque tuvieron nerlos donde el error nos desvió. Pero en el iioviiiero tenemos un torero que guiar, una vio y mal estilo, y costaba trabajo mandar con ellos. Á muchos toreros de alternativa les vocación que orientar y una profesión por definir. E s hasta una medida de conservahubieran traído de cabeza, y sobre todo a ción, dedicarse un poco a los novilleros, aislos efectistas, que no saben bregar con un b r í o s de los matadores, para evitar contoro, ni pelear con un tovq, y con esta notagios, y en vez de alentarlos a tontas y a villada había que pelear. locas con el estribillo de aleccionarles, lo que Y digamos también, aunque sin esperanno quiere decir exigirles con intransigenzas de que nos hagan caso, que la suerte de cia, pero no equivocarles en nombre de esa varas no se implantó por una crueldad de recomendada benevolencia, que no lo es porver tripas de caballos, n i probar la resistenque hay m á s benevolencia en curar una vocacia de los huesos humanos, sino para sanción que nace, que en dejarla seguir cargagrar, quitar poder, a los toros, para que da de errores. luego puedan mandar cerca de ellos los Hemos tisto a muchos toreros dar estocahombres de a pie. Y que no es el tamaño das certeras, v hasta cobrar fama de matadolo que hay que castigar, sino el temperamenres, v hacer mal uso de la muleta. S i ya no to de cada toro, su cabeceo, porque lo más tienen remedio, para qué decirles nada. Pero eficaz de la suerte es el ahormar las cabezas cuando se ve matar un toro como el primede los toros, y ayer, toda la guerra que le ro que mató ayer Revertito, con tan buen dio a Amorós el torillo castaño, fué por no estilo, con tanto sabor de matador clásico y picarle lo necesario. Y a sé que a muchos escolástico, tenemos que decirle en seguida; presidentes esto no les interesa, y que se cuidado, muchacho, que para matar asi atienen a un reglamento estricto, que no hace falta ahormar y dominar con l a muleexige competencia; si los reglamentos no ta porque, de lo contrario, n i la suerte se hace tienen una inteligente interpretación, no a gusto, ni se evita un mal encuentro con el sirven para nada. Pero eso es culpa de las toro. Revertíto tiene fama de estoqueador y, mudanzas en los cargos y de no tener un después de verle ayer en el primero, deciespectáculo de tanto arraigo una especiamos que merecía fama, pero también deciIización. Sin duda, es muy difícil y fatigoso mos que, para consolidarla, le hace falta un seguir atentamente el estado del toro, pero dominio que no tiene con ios toros, al muletear. A n i n g ú n toro dominó ayer, y a estos es necesario p ara ordenar el cambio de suertoros nerviosos, a estos toros difíciles por te con acierto. -G. Corrochano. molestos- -ayer todos fueron molestos- -no se les puede matar bien sin dominarlos, salvo Parte facultativo en casos contados, en los que entra por mu E l diestro R e v e r t i t o h a i n g r e s a d o en escho el azar. P o r eso salió enfroutilado, cuanta e n f e r m e r í a en el toro quinto, c o n u n a c o r do no cogido, en los otros, pues aun cuando recibió una cornada, porque al matar el quinn a d a en l a c a r a a n t e r i o r del m u s l o derecho, to resbaló el estoque en una banderilla y de quince c e n t í m e t r o s de p r o f u n d i d a d que cayó sobre el toro, ya antes había sido cointeresa l a p i e l y appneurosis, c o n t u s i o n a n gido. do el cuello f e m o r a l 1 N F O R M A C) ONES TAURINAS I D u n a s sino, en s í n t e s i s a f o r t u n a d a d é flnición de l a p s i c o l o g í a de los personajes. P o r su valor teatral y poético, como p o r las s u g e r e n c i a s que d e s p e r t a b a e n quienes e n v i d i a r o n e n sus a ñ o s mozos l a s g l o r i a s d o A r t a g n a n L o s tres mosqueteros a l c a n z ó u n g r a n é x i t o a l que c o a d y u v a r o n s u p r e s e n t a c i ó n de p r o p i e d a d i r r e p r o c h a b l e y e l a c i e r t o de sus i n t é r p r e t e s entre los c u a l e s M a r í a G u e r r e r o y F e r n a n d o D í a z de M e n doza (hijo) destacaron p o r l a brillantez de s u l a b o r Teatro de la Exposición. Compañía Guerrero- Mendoza H o y d o m i n g o a l a s seis y m e d i a de l a tarde, l a h e r m o s a c o m e d i a de B e r n s t e i n E l l a d r ó n l a o b r a que m á s h a c e l e b r a d o el p ú b l i c o p o r s u e f i c i e n t í s i m a i n t e r p r e t a c i ó n p o r p a r t e de M a r í a G u e r r e r o y D F e r n a n d o D í a z de M e n d o z a que r e a l i z a n u n a n o t a b l e l a b o r a r t í s t i c a d i g n a de los m e j o res elogios. E s t a n o c h e se e s t r e n a e n este t e a t r o l a c o m e d i a que h a sido m á s d i s c u t i d a p o r l a c r í t i c a en l a p a s a d a t e m p o r a d a d e l t e a t r o E s p a ñ o l de M a d r i d E l l a o el D i a b l o n o v e l a escenificada de R a f a e l L ó p e z de H a r o que h a dado m o t i v o p a r a q u e p ú b l i c o y Prensa hayan reconocido los i n c o m p a r a bles m é r i t o s de i n t e r p r e t a c i ó n de M a r í a G u e r r e r o que puso t o d o s u a m o r de a r t i s t a a l e n c a r n a r el difícil p a p e l de E l l a q u e es l a p r o t a g o n i s t a de l a c o m e d i a o b t e n i e n do u n t r i u n f o p e r s o n a l í s i m o Es verdaderamente asombrosa l a ductib i l i d a d de esta j o v e n a c t r i z puesto que e n c a d a c o m e d i a que r e p r e s e n t a nos s o r p r e n de c o n u n estudio perfecto de l a p s i c o l o g í a de los personajes. E l lunes, p r o g r a m a c l á s i c o c o n l a o b r a i n m o r t a l de L o r i e de V e g a L a e s t r e l l a de, Sevilla Cartelera sevillana Exposición. (Compañía de GuerreroMendoza. A ¡as cuatro y inedia, E l l a d r ó n A l a s diez y c u a r t o E l l a o el d i a blo C e r v a n t e s (C o m p a ñ í a L a d r ó n de G u e v a r a- R i v e l l e s A las siete, F e l i p e D e r blay. A las diez y m e d i a E l g r a n g a l e o t o D u q u e -A l a s seis y m e d i a L o s c h a t o s A las diez v m e d i a (r e e s t r e n o) U n m i llón P a r a el l u n e s A las seis y m e d i a U n m i l l ó n A las diez y m e d i a E l c l u b de l o s Chiflados (estreno) P l a n t a c i ó n c a b a r e t a m e r i c a n o (Parque de M a r í a L u i s a -D e s d e l a s once a la m a drugada, dancing, atracciones, orquesta y c o t i l l ó n B a r F i v o o c l o c k tea, m e r i e n d a s música. F r o n t ó n B e t i s -S e i s tarde, O l a l d e- E c h e vérría contra Andrinua- Guernica, y Alberdi- Solozábal contra M ú s i c a y Adolfo. Diez y m e d i a noche, B a u t i s t a- G e m í n c o n t r a J u a nito- Ulacia, y Quintana- Egui contra E c h a niz- Alzalei. P a r a el l u n e s Seis tarde, I s i d o r o- L a c a contra Andrinua- Allende, y Goenaga I I A r r a t e contra Bautista- Andoain. Diez y med i a noche, O l a s o- U i a c i a c o n t r a J u a n i t o Urrestí, y Azcue- Goenaga contra Pracaí mán- Solozábal. Hemos visto muchas veces a matadores de toros coger banderillas, no saber ponerlas, o desquiciarlas al ponerlas, y cedérselas a un peón que, mejor o peor las pone porque ningún toro se v a sin ser banderilleado. Pero vemos que hay un muchacho que, aunque no lo domina, tiene afición a banderillear y hace eso de cogerlas y soltarlas, por no poderlas poner, y decimos: Cuidado, Amorós, que eso es feísimo, que no debe hacerse. Denota falta de decisión y que no se ha visto bien el toro. Que no se coge- -no debió cogerlas, o se las lleva el toro dónde sea y cómo sea, y a costa de lo que sea. D e esos aplausos a l a buena voluntad, no hagas caso; la voluntad es la de vencer, no la de resignarse. S i solamente le hubiera visto lidiar los últimos toros, no le d i r í a nada, porque a los novilleros que no se deciden no se les debe tener en cuenta, y faltó decisión en el cuarto, y no digamos en el último, al que no le presentó la muleta nada m á s que una vez, y desconfiado. Pero es que en el segundo hizo una faena y lidió el toro como no cabe mejor. E l toro, descompuesto, bronco, tirando cornadas y con cuernos para tirarlas, y A m o rós le cogió con las dos manos y empezó con pases ayudados por bajo, que ya dan pocos toreros, porque no saben, o porque les da miedo darlos, y doblándose con el toro, aguantándole las tarascadas de mal genio y mal estilo, le toreó, mandó y se hizo con él, y, I via. Pronóstico menos grave. -Doctor, Sego- 1 NFORMAC ONES TEATRALES En Sevilla Los tres mosqueteros L a difícil t a r e a- -y a u n poco a l a z a g a de l a s e n s i b i l i d a d de estos t i e m p o s- -d e a d a p t a r a l a escena u n a o b r a n o v e l e s c a t a n d i n á m i c a y h e n c h i d a de r i q u e z a e p i s ó d i c a c o mo L o s t r e s m o s q u e t e r o s h a sido a n i m o s a m e n t e a c o m e t i d a p o r los d i s t i n g u i d o s poetas L u i s F e r n á n d e z A r d a v í n y V a l e n t í n de P e d r o c o n é x i t o a r t í s t i c o m u y estimable. E s t a v e r s i ó n e s c é n i c a de l a f a m o s a novel a s i n a p a r t a r s e d e l e s p í r i t u de D o m a s n o es e x t r a ñ a a l a m u s a de R o s t a n d y de s u C y r a n o ofrece sensibles r e m i n i s c e n c i a s que d a n m á s i n t e n s i d a d a l a r o m a de v i n o viejo e m a n a d o de l a f a m o s a obra. L a a c t i v i d a d de l a t r a m a no p u d i e n d o tener en las t a b l a s u n p a r a l e l i s m o s i q u i e r a a p r o x i m a d o h a sido s u p l i d a c o n l a frecuente a p o r t a c i ó n de relatos p o é t i c o s de sus pasajes m á s interesantes, g a l a n a m e n t e s u b r a y a d o s p o r l a i n s p i r a c i ó n de los a u t o res, que, p o r o t r a parte, h a sabido t r a e r a su o b r a no s ó l o a l g o de l a f u e r z a de a m b i e n t e q u e h a c e e n c a n t a d o r a l a n o v e l a de Cartelera madrileña Fontalba. Paca, l a telefonista y E l m e s ó n de l a F l o r i d a Zarzuela. (C o m p a ñ í a F a n n y Breña. Labios pintados E s p a ñ o l (C o m p a ñ í a Isabel B a r r ó n- R l vas C h e r i f S o m b r a s de s u e ñ o C o m e d i a L a t o r r e de l a c r i s t i a n a C a l d e r ó n L a del Soto d e l P a r r a l j L a rosa del a z a f r á n L a r a (C o m p a ñ í a Carmen Díaz. L o a duendes de S e v i l l a y L a z a g a l a Infanta Isabel. El millonario y l a bail a r i n a y L a condesa e s t á triste... Reina Victoria. E l os y Madama P o m p a d 011 r Eslava. Las pantorrillas A l k á z a r (C o m p a ñ í a M a r í a T e r e s a Mon- i toya. L a s o m b r a y A n f i s a C ó m i c o (C o m p a ñ í a teatro americano. L a d i v i n a ficción y S I j o c k e y M a r t í n L a cama E l gallo ¡V i v a l a c o t o r r a! y E l p a í s de los t o n t o s R o m e a ¡P o r s i las moscas! 1 y ¡Colibrí!