Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
r P a r a la venta de la finca, coto redondo lia. A l itranca declarada colonia a g r í c o l a radicante en t é r minos municipales de Pastriz, Puebla de Alfinden, B u r g o de E b r o (partido judicial Zaragoza) Esta ciudad dista de la finca 16 k i l ó m e t r o s (13 carretera Madrid- Barcelona; tres, camino vecinal) y 20 k i l ó metros por ferrocarril, hasta e s t a c i ó n Burgo de Ebro, distante 900 metros de la colonia, río E b r o en medio. Mide 692 h e c t á r e a s regables permanentemente por ios acequias exclusivas de la finca, que reciben el agua de la acequia general Urdana nutrida del pantano de la P e ñ a (Jaca) Sus cultivos principales son: remolacha, alfalfa, trigo, m a í z hortalizas, l a mitad, aproximadamente, a ú n no cultivada, pero apta para ello, destinada a prados, regaliz y sotos para pastos. Tiene un e s p l é n dido palacio, un buen edificio qur estuvo destinado a convento de frailes, con su iglesia, jardines, lago, huertos, cocheras, excelentes graneros; casas para encargados, pastores, colonos; parideras, corrales, cuadras para unas 2.000 cabezas ganado lanar; arbolado de sombra y frutales, caza y pesca. Actualmente tiene 120 colonos y arrendatarios. Esta finca, una de las primeras de A r a g ó n aparece descrita en el diccionario Madoz. De la subasta, que p r i n c i p i a r á a las once y termin a r á a las doce del d í a 28 del corriente mayo, d a r á í e el notario de Madrid D F i d e l Perlado, Atocha, 30 duplicado, donde se c e l e b r a r á el acto. Tipo de snbasta, dos millones doscientas cincuenta inil- pesetas. D e p ó s i t o para licitar, 50.000 pesetas. T í tulos de propiedad, planos y d e m á s antecedentes, de Manifiesto en dicha N o t a r í a los d í a s laborables, de diez a trece y d i e c i s é i s a dieciocho. P a r a ver la finca, s o l i c í t e s e permiso con la siguiente d i r e c c i ó n Z A R A G O Z A P U E B L A D E A L F I N D E N Propietario de la colonia a g r í c o l a L A A L ITRANCA SUBASTA VOLUNTARIA MAQUINAS PARA ESCRIBIR de oficina y portables nuevas. IMPORTACIÓN DIRECTA. E L M A Y O R STOCK Plazos de 15 p í a s al mes. R e p a r a c i ó n Abonos de c o n s e r v a c i ó n Cintas. Papel c a r b ó n Accesorios. M D E L A P E Ñ A I G E A Montera, 29, entlos. Madrid. N O T A -T o d o s nuestros a r t í c u l o s y servicios son garantizados. ALUMBRADQ Y cocina por gasolina para casa de campo. Pida cat á l o g o A Galindo, A m o r de Dios, 15, Madrid. A L U M B R A D O D E FINCAS Grupos e l e c t r ó g e n o s ú l t i m o invento, alumbrado e s p l é n d i d o absolutamente garantidos, a 1.700 ptas. plazos largos. Motores. Bombas. Tractores. O. H E R R E R A B A R Q U I L L O 18, M A D R I D sin rival Pan almendra Sorribas. Arenal. 2; Cruz, 6, M a drid. -T e t u á n 2 0; O Donnell, 7; Santa Ana, 8; C ó r d o b a 4, Sevilla. Gratis C a t á l o g o alimentos para d i a b é t i c o s Sorribas, Lauria, 62, Barcelona. DIABETES en todos los pueblos, bombas inglesas para agricultura, lavar a u t o m ó v i l e s pintar y blanquear, desinfeeción, etc. Casa Laf. calle de Rafael Calvo, 5, Madrid. DESEO REPRESENTANTES Joyería LA ESMERALDA. Carretas, 39 Madrid. Contra el pelo y vello, E X T I R P A D O R DOCTOR B E R E N G U E R Inofensivo. Gayoso, Arenal, 2, Madrid, y en todas partea y Centros. VELLUDAS N ú m 51. -Pulsera un brillante y rosas. 400 ptas. INSTALACIONES DE RIEGO Bombas c e n t r í f u g a s y p i s t ó n Instalaciones completas. Motores. Tractores. Contado. Plazos. C O M P A Ñ Í A H E R R E R A B A R Q U I L L O 18, M A D R I D B ¡5 E. RODRIGUEZ- SOLIS LOS G U E R R I L L E R O S D E í 8 o 8 pina jefe de una conspiración que acababa de descubrir, ¡suplicándole no dijera nada a la Reina, para, ¡no alarmarla. Poco después, algunos guardias de Corps se prefeentaban a prender a Malaspina, que sé vestía para el baile. E l marino, que era un hombre de mundo, comprendió la jugada, recordando las frases de la Matallana y de la Reina; cambió de traje, encendió xm cigarro, y parece exclamó: ¡B i e n pensado! Y o en su lugar, habría hecho lo mismo. U n a hora después, Malaspina salía para el castillo de San Antón, de la Coruña, y Godoy pene traba en Palacio, ricamente ataviado. E n los salohes nadie comprendía la tardanza en comenzar la fiesta, y la Reina no se explicaba el retardo de Malaspina. Godoy se dirigió a M a r í a Luisa y la pidió la p r i íhera contradanza. -Imposible- -le contestó con disgusto- porque la he concedido ya. -A un ingrato, lo sé. A un ingrato! ¡M i r a 10 que dices! -A un ingrato que el primer ministro ha tenido que prender como jefe de una conspiración, y que hace una hora ha salido preso. Por esta r a z ó n s i Vuestra Majestad lo permite, yo le reemplazaré... ¡M a n u e l mío! -dijo la Reina bajando la voz- H a b í a querido probar tu c a r i ñ o Vencida de este modo, declaró al primer ministro Quiénes- habían sido sus consejeras, y al día s i guiente salió desterrada la Matallana... -E r a de temer- -dijo don Miguel de Pas. -S í joven, porque ya lo dijeron nuestros clásicos E l traidor no es necesario siendo la traición pasada. -2 Y es cierto que se casó don Manuel Go dóy? preguntó el abad. -Esa es toda una historia. U n día halló Cario? I V en su servilleta un papel en que le decían que Godoy era el amante de M a r í a Luisa. E l Rey pasó el anónimo a su esposa, y, según costumbre, fce fué a feazar. ¡después de comer. A su regreso, r ¡por la noche, llamó a la Reina y la dijo que, para cortar las hablillas, había pensado casar a Godoy con su sobrina, la condesa de Chinchón, hija de su hermano, el infante don Luis. L a Reina, aunque contrariada, como es natural, no sólo aprobó el pensamiento, sino que envió un recado a Godoy, advirtiéndole que accediese a cuanto el Rey le dijera. Carlos I V llamó al favorito, le expuso su idea, que éste aceptó con reconocimiento, y la boda se ¡verificó con gran pompa y ostentación. ¡U n hombre casado con dos mujeres! -dijo Pepita. Y añadió, volviéndose a su prometido: -Usted no sería capaz de eso, ¿v e r d a d i Todos rieron la ingenuidad de aquella niña. -Cuando Jovellanos y Saavedra- -dijo el señor Miranda- -fueron llamados por Godoy al Gobierno, siguiendo los consejos de Cabarrús, el favorito los convidó a comer; y al salir dijo Jovellanos a su amigo don Agustín Chano: A l ver a Godoy sentado entre sus dos mujeres, la condesa y la Tudor, no he podido comer, ni hablar, y c r i que todo amenaza una próxima ruina. ¡Y los actores de aquel drama quizá estarían ¡tan tranquilos -exclamó don Luis. ¿Y por qué no? -contestó el marqués- ¿N o ienía Abraham de esposa principal a Sara, y de tesposa de segundo orden a la hermosa Agar, según la Escritura? -Dejemos esas cuestiones- -dijo el abad ¿Y la Reina? -preguntó don Valero. -L a Reina, según los maliciosos, se consoló de Ja boda de Godoy con otro guardia, llamado Mallo, buen mozo también, al que nombró mayordomo de semana. ¡D e semana... -dijo, riendo, el señor E c h a r r í -Fué lo que duró. -Pero entonces ocurrió un suceso gravísimo- -dijo el señor Miranda- Antes de salir del Escorial, en agosto de 1798, Jovellanos y Saavedra se vieron ¡acometidos de unos cólicos que pusieron en grave peligro sus vidas, explotando esta causa para arrojarlos del Poder. 1 i- -vi Sospecha usted? -preguntó la condesita. j L a severidad de costumbres de Jovellanos da