Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 t PUNTO Lo mejor en radio AZUL GALLAR Espejo, S- J Teléf. 14020 APARATOS AMPLIFICADORES ALTAVOCES PICK- UPS C 010 S Y MOTORES PARA ALTAVOCES ¡yenta al contado y a plazos, sin aumento de precios. Pedid catá. logos gratis, RADIO P L U L L- M AN PIDAN C T A L O G C M 4 U S T R A D O G R A T U I T O Y j BOLT Tthí P E C O M P R A S I N C O M P R O M I S O PARA Vd. S PISTBIBUIDQRES EXCLUSIVOS CCCE P A R A ESPAÑA OLOL (A P A R T A D O l l l- S A N S E S A S T 4 A N GATO, 2, MADRID CÓRDOBA: MARÍA CRISTINA, 2 PUNTO AZUL O PULL- MAN prefiere la incubadora CHAMPION de Hearson, por ser la mejor. Cesionarios de V Foley, Arrieta, 12, Madrid, y Av. de Alfonso XIII, núm. 16, Valladolid. Condiciones especiales para los fabricantes de gramolas. CAMBIE USTED SU APARATO ANTIGUO POR! LOS MODERNÍSIMOS UN BUEN AVICULTOR Lea usted Blanco y Negro ÓPTICOS Príncipe, 10, Madrid. v Itentes, gafas e impertmentes, Gemelos p r i s m á t i c o s ZEISS. Microscopios Zeiss, ñ 5 E. RODRIGUEZ- SOLIS LOS GUERRILLEROS DE íSoS i ¿Cómo quieres qué te pague ei presente que me has hecho de tu victoria? i- -Vuestra Majestad me ha dicho siempre- -contestó el favorito- -que el color azul e el que mejor s xne sienta. -Es cierto. -Pues bien; yo desearía usar una banda que me ¡distinguiera de todos los demás generales. ¿Azul? -Pues... la tendrás, y yo te la bordaré. ¡Qué hombre! -dijo don Valero. -iY ¡qué mujer -añadió el señor Echarri, España gobernada por Napoleón, s- ¿Y qué opina usted de la llamada Paz de Amiens, ¡señor Miranda? -preguntó don Valero. -Que habría dado tranquilidad a España y aumentado su comercio con América sin las complacencias de Godoy a Napoleón y sin las divisiones de la Familia Real. Invocando la intencionada ambigüedad de algunos artículos del Tratado de San Ildefonso, Napoleón quiso arrastrarnos a una guerra con Inglaterra, teniendo que comprar la neutralidad por un subsidio de seis millones mensuales, y el compromiso de obligar a Portugal a que diese otro; concesión inicua que nuestro embajador, el señor Azara, se negó a firmar. Inglaterra intentó una coalición contra Napoleón invitando a España para entrar en ella. La negativa nos costó el apresamiento de varios buques. Cierto que fué un acto de piratería, deshonra de las Armas inglesas; pero cierto que nosotros sufrimos las consecuencias de seguir atados al carro de Bonaparte, al que tuvimos que ayudar en su lucha con la Gran ¡Bretaña, a pesar de la fiebre amarilla, que diezmaba a Andalucía, y del mal estado de nuestra Hacienda viendo perecer en Trafalgar á nuestra gloriosa armada y sucumbir a nuestros heroicos marinos, pues tos bajo las órdenes del ineptg mjgiaaeur Villejiguye, 1 E n cambio, Napoleón, por sus victorias sobre Rusia y Austria, firma el Tratado de Prestburgo en diciembre de ¡1805, que le proclama Rey de Italia y, señor de Venecia, Genova, Toscana, Parma y, Pla- i Isencia. La Prusia, sorprendida en sus armamentos por pquellas victorias, sufre en silencio que los principados de Berg, Cleves y Neufcliatel se otorguen a los generales franceses Murat y Berthier, y que el hijo adoptivo de Napoleón, Eugenio Beauharnals, virrey de Italia, se case en Munich con la princesa tíe Baviera. ¡De ese modo- -dijo don Luis- los soldados Se la revolución mezclaban su sangre plebeya con Ja de los Reyes de derecho dh ino! Y qué ganamos nosotros? -preguntó el abad. -Oiga usted lo que fuimos perdiendo- -respondió el señor Miranda- Napoleón, a pretexto de que el ¡Rey Fernando de Ñapóles tenía amistad con los ingleses, sin reparar en que era hermano de su aliado Carlos I V le despojó del Trono, para darlo a su hermano José. i Resuelta a todo la Prusia, salió de su neutralidad y promovió secretamente una coalición contra Bonaparte, que la derrotó en Jena, llenando de terror a los rusos y suecos al tomar Varsovia, ocupa los asos del Vístula y sitiar a Dantzig. ¡No puede negarse que es el Dios de la guerra -exclamó con entusiasmo el señor Echarri. -Tras el destronamiento de Fernando de Ñapóles, indicó Napoleón el de la Reina de Erraría, y para evitarlo se envió á Florencia al general O Farril con cinco mil hombres, logrando asi Bonaparte ir desmembrando nuestros ejércitos. Necesitando dinero para sus nuevas campañas, Se dirigió al agente secreto que Godoy tenía en París, a don Eugenio Izquierdo, y obtuvo de él veinticua. tro millones de francos, sacados dé la Caja: de Amor ¡tización de Madrid. 2 A cambio de qué? -prewrtó don Valero. -Es un misterio. ¿Y cómo pagó está generosidad? Diciendo a Carlos que 5 si no reconocía a José por Rey de Ñapóles, sii sucesor lo reconocería. ¿Su sucesor? ¿Acaso pensaba destronarle? -preJaUntój. el sefigí ¡gas,