Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CERCEDILLA (MADRID) Médico director: A de Larrinaga. Pensión completa, incluida asistencia me icáj de 30 a 50 pesetas. Oficinas en M a d r i d Alfonso X I I 44 Teléfono 16704. Luce en la oscuridad su producto especial radicluminosiTRES TAMAÑOS Pesetas 2 2 1 2 se fabrica también con esfera blanca Pesetas, 1 2 9 0 Lyon Más baratos qufe los eléctricos. Las mayores existencias de España. Condiciones a revendedores. Facilidades. C H E R R E R A BARQUILLO, 18, MADRID MOTORES A GASOLINA Preparación líquida; única infalible para la destrucción instantánea y segura de las MATA- CHIN... DESPERTADOR déPREGISION Producto científico garantizado. ¡Usadlo, que los efectos serán sorprendentes! De venta en las droguerías, bazares, farmacias, etc. de toda España. Concesionario: P. Moreno, Mayor, 35, droguería, Madrid, CHINCHES Clase diaria de una hora, 15 pesetas mensuales. INSTITUTO REUS PRECIADOS, 23; PUERTA D E L SOL, 13, y MAYOR, 1, MADRID. Libro: 6 pesetas. E. RODRIGUEZ- SOLIS de- catorce mil. hombres, y a obligar a Portugal a que uniéndose a las demás ¡MtencUs, abandonase a! la Gran Bretaña y confiscase los bienes, y prendiese a los subditos ingleses que sé hallaban en Portugal. En vano el Regente ofreció cerrar los puertos a Inglaterra, pero sin cometer esa iniquidad; Napoleón soñaba con la conquista de Portugal y quizá con la de España, y con los ochenta mil conscriptos que había pedido a Francia decretó Ja invasión de Portugal, haciendo entrar a Junot con veinticinco mil hombres del llamado Cuerpo de Observación de la Gironiia, nueve días antes de concluir con nosotros el Tratado de Fontainebleau, firmado por monsieur Duroc. y don Eugenio Izquierdo, por el cual se dividía a Portugal en tres partes: la provincia de Entre- Douro y Minho, para la Reina de Etrüriá, en compensación de la Toscana; Alerntejo y Álgarbé, para. Godoy, y la Beira, Tras- os- montes y Extremadura quedaban en depósito hasta después de la paz. -Reparto inicuo- -exclamó el señor Pas. -Ese Trono- -dijo don Luis- -fué el cebo que Napoleón puso a Godoy para conseguir el Tratado de Fontainebleau. -Veintiocho mil franceses con once mil españoles debían marchar directamente a Lisboa, mandados por. un general francés si Carlos I V o Godoy no ouerían ponerse a su frente: otras. dos divisiones de dieciséis mil hombres ocuparían a Opórto y su provincia, que administraríamos nosotros, y otro Cuerpo de cuarenta mil franceses estaría dispuesto desde el 20 de noviembre en Bayona, para seguir a Portugal si Inglaterra decidía acudir en su auxilio -En suma- -dijo el abad- que la altiva España h a vivido gobernada por Napoleón. L a causa del Escorial. L O S GXJERRTLXÉRÜS R E íSó 8 -A estos hechos- -añadió el señor Miranda- referentes a la política exterior, hubo que agregar otro gravísimo, de carácter interior; aludo a la llamada Causa del Escario! Explíquela usted, señor marqués, contaba dieciocho años, con la princesa María Krt tonia, hija de la Reina Carolina de Ñapóles, naciendo de aquí el partido fernmdista, compuesto de los nobles desairados por Godoy... -E l partido fernandista era necesario- -dijo don ¡Valero Borja- -para contrarrestar el del Guardia. -Entonces comenzó una guerra de familia, de lá qué el país fué la primera víctima. E l Rey cazaba i María Luisa gozaba los últimos destellos de su belleza; Godoy gobernaba; Escoiquiz sembraba intrigas; Fernando desacreditaba a su madre, y la princesa servía de espía a su madre y a Inglaterra. -Los fernandistas, por odio a Godoy- -dijo el señor Miranda- produjeron los alborotos de Vizcaya. -Es una calumnia- -contestó el señor Borja. -Pero no negará usted- -dijo el marqués- -que lá princesa María Antonia, autorizada por Fernando, escribía a su madre cuanto aquí pasaba, hasta que Napoleón interceptó sus cartas, que la Reina Carolina entregaba a la aventurera lady Hamüton, esposa del embajador de Inglaterra. -Pero lady Hamilton, ¿no era una alta dama de Inglaterra? -preguntó la condesita. -N i alta, ni dama, hija mía. Nacida de padres desconocidos, fué, con el nombre de Emma, niñera y doncella. Un médico charlatán, inventor de un elixir de amor, la exponía al público cubierta con un velo de gasa, llamándola Diosa de la Salud. E l joven Carlos Grenville, sobrino del embajador de Inglaterra en Ñapóles, William Hamilton, al verla tan hermosa, se la robó al médico. Agobiado de deudas, resolvió vender a Emma a su tio, enviándola a pedirle dinero; y, en efecto, el tío se prendó de ella, pagó las deudas de su sobrino, se casó con Emma y la presentó en la Corte. ¿Y la admitieron? -interrogó Pepita. ¿Y cómo no, si la licenciosa Reina Carolina la tomó bajo su protección y la hizo su amiga y confidente? ¿Por qué no cuenta usted- -dijo don Valero- que ia princesa María Antonia murió envenenada? -Porque siempre he oído que murió de una tisis maligna. ¿Y el suicidio del farmacéutico de Palacio? ¿Yj sus delirios, acusándose de un crimen? ¿Y la pron! t w