Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S 15 D E M A Y O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 17. ción de estos polvos en agua. E l duque v i u do de Bailen y el marqués de l a Frontera dieron amplias explicaciones a Su Majestad el Rey. Las Reales personas se reunieren finai mente, en el pabellón de l a Asociación general, donde fueron obsequiadas con- un lunch. Según el resumen de los ejemplares inscritos en el concurso, se exhiben en éste: 416 ejemplares de ganado caballar; 67, asn a l 25, mular; 1.418, vacuno; 1.648, l a n a r 149, cabrío, y 232, de cerda. Se han hecho 108 inscripciones de industrias lácteas, 161 de maquinaria, abonos e insecticidas; 81, de apicultura e industrias derivadas, y 120, de avicultura. E l ganadero sevillano D Manuel Guerrero regaló al Rey dos hermosos caballos castaños oscuros, de los que son utilizados para tronco ligero, ante los cuales el Rey se detuvo largamente, haciendo grandes elogios de ellos, ss LOS R E Y E S I N A U G U R A R O N A Y E R E L CONCURSO D E GANADOS Y L A EXPOSICIÓN D E B E L L A S A R T E S E n la Casa de C a m p o E n el Palacio de Exposiciones del R e t i r o E n la Casa de C a m p o guntó la procedencia y el origen de algunas reses que se exhiben en los, establos. Los mozos que sirven éstos, llevan trajes a la usanza del país. Mientras la Reina y las infantas, con el conde de Zamoyski, regresaban a la pista, Su Majestad el Rey y los infantes D Jaime y D Alfonso de Borbón, con los miembros del Gobierno, continuaron la visita. De varias instalaciones contiguas se sacaron caballos de Ybarra, Guerrero y Jockey Club, de Jerez de l a Frontera. Muchos de ellos enjaezados para- que los viera el M o narca. También se sacaron, para que los admirasen bien, otros ejemplares presentados por D Juan Antonio Jacobo, de Sevilla, que allí se encontraba, vestido de chaquetilla y sombrero ancho. Recorrieron después l a instalación de ganado lanar de la Casa rde Campo y la de la Diputación provincial de Tarragona. E n el pabellón de Guipúzcoa daban guardia, a la entrada, los Migueletcs. E l Monarca visitó todas las dependencias, acompañado de los represetnantes de aquella Diputación provincial, y en los terrenos anejos examinó las plantaciones del Servicio Forestal y los viveros provinciales. E n este pabellón fué donde el Soberano permaneció más tiempo. A l salir se detuvo ante una instalación de cerdos enormes. Se le dijo que procedían de uno perteneciente al príncipe de Asturias. Después Su Majestad vio las cuadras de Galicia y el pabellón del Principado- de Asturias, en el que, ante el hall, se ha construido un gran estanque para patos y donde hay establos con reses de Villaviciosa, Tineo, Pola de Siero, Pravia, Llanes y M i e res. Los representantes asturianos dieron al Soberano amplias explicaciones acerca de los ejemplares presentados, especialmente de uno llamado Canda, de grandes proporciones. E l pabellón de Santander tiene en su portada el escudo de la provincia. H a y ejemplares abundantes de reses lecheras e instalaciones de la Asociación provincial de Ganaderos y de varias granjas. A los representantes, santanderinos el Rey y los infantes hicieron presente sus saludos para aquella capital. Recorrieron después el servicio de paradas de la Asociación general de Ganaderos, donde se ven dos toros, traídos de los Estados Unidos, e hijos de la vaca campeona de aquella nación, que costaron a la Asociación, uno, siete mil duros, y otro, cuatro m i l la instalación del laboratorio agrícola de l a misma, el pabellón del gremio de Madrid, el de la Asociación provincial de Ganaderos de Salamanca, el de la Diputación de Badajoz, y, por último, el de industrias lácteas, en el que se fabrican quesos y mantecas y funciona una máquina- -la p r i mera de esta clase instalada en España- -para hacer leche en polvo. L a ha montado la Asociación general de Ganaderos, y el Soberano probó, en un vaso, de la disolu- Madrid. 14, 6 tarde. E n el parque de Exposición de la Real Casa de Campo, se inauguró esta mañana, -a ias diez y media, el Concurso nacional de ganadería, industrias derivadas y maquinaria agrícola, organizado por la Asociación de ganaderos, con l a cooperación de los ministerios de Economía y del Ejército. E l acto de inauguración revistió la brillantez de costumbre. Además, el tiempo espléndido contribuyó a ella en gran manera. A primera hora de l a mañana ya estaban u l timados todos los detalles de exhibición de las diferentes instalaciones, que este año son más numerosas todavía que las anteriores. Frente al pabellón de la Asociación General de Ganaderos, y al lado de l a pista, en que las tardes de la Exposición, ha de haber exhibiciones de los ejemplares que en aquélla figuran, se congregaron, a las diez y media de la mañana, los infantes D. Jaime y D Alfonso de Borbón, que vestían de chaquet; infantas D. Beatriz y D. Cristina, ambas con trajes de color salmón; doña Isabel y D. Beatriz de Orleáns, conde de Zamoyski y su hermana, presidente del Consejo, ministros de Fomento y Economía, capitán general de la región, gobernador civil y familia, presidente de la Diputación provincial, embajadores de Bélgica, director de la Ci ía Caballar, general Fermoso, agregado militar de la Embajada de Italia; intendente de la Real Casa, conde de Aybar y famil i a inspector de los Reales Palacios, señor Asúa; directores generales de Agricultura y Obras Públicas, S r Fernández de Córdoba y Martínez Acacio, respectivamente; director de la Escuela Especial de Ingenieros Agrónomos, S r Orche; los vocales del Comité de honor del concurso; la Comisión i organizadora de éste que preside el du- I que viudo de Bailen, y de la que es secretario el marqués de l a Frontera; el Comité ejecutivo, con el barón de A n d i l l a al frente; entre otros, el general Marvá, duque de Arión, ingeniero S r Arana, marqués de Corpas, duque de Veragua, marqués de Casa Pacheco, D Enrique Granda, conde de M i rasol, jefe de las Reales Caballerizas, marqués de Z a r c o vizconde de San Antonio y marqueses de Liedena y Castelar. A las diez y media en punto llegaron S S M M los Reyes. Llevaba el Soberano americana negra de trencilla, con sombrero de copa, y lucía la Reina traje negro estampado de flores blancas, sin mangas, y sombrero de color negro. Los acompañaban el conde de Maceda y la dama particular, señorita de Heredia. A l llegar, la Reina fué obsequiada, como antes lo habían sido las i n fantas, con ramos de flores. Acto seguido dio comienzo la visita regia a J a Exposición. L a s Reales personas recorrieron primeramente las instalaciones de l a Yeguada Militar, sección española, anglo- árabe hispana, anglo- árabe, en l a que vieron unos sementales, hijos del célebre Sultán, y l a del Depósito de Jerez de la AGUAS MINERALES Frontera. L e hizo muchísima gracia a la R e i n a v e r en un letrero, el nombre de un DE T O D A S CLASES garañón, que se llama nada menos que EsServicio a domicilio, precios económicos. tupendo. Las infantas D Beatriz y doña JUAJí RABADÁN, 46. Teléfono, 23643. Cristina detuviéronse a acariciar un cabailo enano, que procede de una compañía de Empresa Automovilista Internacional titiriteros liliputienses. Se pasó después a la instalación del duque SEVILIA- llSBOA de Veragua. E l infante D. Alfonso mostró VENTA BE BÍIJLETES Administración: C. Barcelona, 1. Teléai conde de Zamoyski un precioso ejemplar j fono 22272 y en las principales Agenárabe, importado. cias de Turismo. E n el pabellón de Vizcaya el Rey pre- En el Palacio de E x p o s i c i o n e s del R e t i r o De la Casa de Campo los Reyes se trasladaron, por l a Cuesta de l a Vega, al Palacio de Exposiciones del Retiro, para inaugurar también l a Exposición Nacional de Bellas Artes, allí instalada. E l presidente del Consejo, los ministros de Fomento y Economía, y Jas restantes autoridades marcharon también al mismo l u gar, por el Paseo de Ronda. E n la Ronda de Segovia el coche en que iba el general Berenguer, con su ayudante, S r Sánchez Delgado, sufrió una patine en una rueda, teniendo que continuar l a marcha el jefe del Gobierno en el auto del servicio de su escolta. L a ceremonia en el Retiro comenzó poco después de las doce y media. Cuando Sus Majestades llegaron al Palacio de las E x p o siciones, magníficamente adornado, se encontraban ya allí los infantes D Jaime, doña Beatriz, doña Cristina, D Alfonso de B o r bón, doña Isabel y doña Beatriz de Orleáns; presidente del Consejo y todos los ministros con la sola excepción del de Trabajo, vistiendo el de Instrucción Pública uniforme de gala; capitán general de 3 a Armada, general A z n a r embajadores de los Estados Unidos, Portugal y Bélgica, éste con su esposa; ministros de Santo Domingo, H o landa, Brasil, Hungría y Rumania, éste con la princesa Bibesco; consejero de l a E m b a jada de Inglaterra, en representación del embajador, que se encuentra en Barcelona; primer introductor de embajadores, duque de Vistahermosa; ex embajador de España en Buenos Aires, D Ramiro de M a e z t u gobernador c i v i l teniente de alcalde S r L ó pez Rumayor, en representación del marqués de Hoyos; hispanófilo americano S r Cebrián; agregado militar a la Legación de Rumania; consejero y secretario de- la E m bajada de Portugal, respectivamente, señores Nascimento y Rivero de Silva; jefe superior de Policía, coronel M a r z o directores generales de Bellas Artes y Primera Enseñanza, Sres. Gómez Moreno y Sánchez (D Gregorio) señora de D Marcelino Santa M a ría, señoritas de Calvo y García del M o r a l gentilhombre de S. M D Francisco de Asís Medina y Soto, y los miembros del Jurado de admisión y colocación de obras: presidente, D Marcelino Santa M a ñ a vocales, D José Francés, D Teodoro de. Anasagasti, D José Bermejo, D Fructuoso Orduna, D Secundino de Zuazo, D L u i s Pérez Bueno y D Julio Cavestan y secretario, don Ángel Veue y Goldoni. U n a compañía del regimiento del Rey, con bandera y música, rindió honores a l a llegada de los Soberanos, y un público muy numeroso, agolpado frente al palacio, y formado en su mayoría por invitados para v i s i tar la Exposición, después de l a inauguración regia, ovacionó con entusiasmo a Sus Majestades. 4
 // Cambio Nodo4-Sevilla