Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¡EMLLL CRAi HOTEL SUIZO Bolsos, Abanicos, Sombrillas. Alvares Quintero, 2. -Sevilla. Preferido por los señores viajantes. Tarifa, 6, en la Campana. To 3o reformado. Te. léfono en las habitaciones. Pensión, único precie, 10 y 12 pías. Cocina, espano a. C í P LLON 13 E T R A J E S! PAISA C A B A L L E R O lesde 5 gses 8 as PAR A N I Ñ O legas SO j s ffaís ArSíesalos p a r a v í a j Cuidará de sus interc- ses comprando en casa JOSÉ ANDRÉS VÁZQUEZ SEMANA Para y QUITAN EL DQ 10 R EN EL ACTO S U P R I M E N L A S CAUSAS Recordamos que l a semana en homenaje al ilustre autor de: Béoquer biografía. La Virgen del Rocío ya entró en Triana... (continuación de l a novela postuma de Pérez L u g í n) y Vida, virtudes y trabajos del sapientísimo varón D. Benito Arias Montano Termina el viernes 16. Una llamada a nuestro teléfono, 22537, y. le enviaremos dedicadas dichas obras. Pesfr iS Idári Plaza del Pan, 3- SEV 1 LLA RÁPIDO SB TMTj- i- -írREZ- TGrCIR S C E U T A- T A X G E R- W J Í A O H E- O A S A B I Í A T T C A V Fa s ZINO del Dr. S O BUENAS FARMACIAS Y A B E N A Ü 9, M A D R I D JL TáULER tado 7.035. MADRID L i b r e r í a Fe MARTIX VILLA Y CAMPANA 1 1 SEVILLA Mol PASADEROS Y MERCANCÍAS C con magníficos ómnibus BÜSSING P ü L l M A S -i en combinación con los correos de Ceuta, Tánger yGibraltar. Salida, 7 mañana: Gran Capitán, 12. Telefono 2269 ff Algeciras, 13,30. Marina, 6. Telefono 137, eSvo, y M. TTEPill t Facilito dinero en y 2. as, soetoda España. bre. casasBrito, Madridl. asfincas rústiI Eswi- lCP en y cas en J M. Alcalá, 04, Madrid, Lea usted LAICO Y NEGRO 40 E RODRIGUÉZ- SOLTS L O S G U E R R I L L E R O S C E 1 S 0 S 3? Luisay y el ministró Caballero substrajo del proceso todos los documentos que podían causarle daño. A la carta del Rey a Napoleón quejándose de su embajador, respondió éste con orgullo que jamás se había mezclado en los negocios de España; que su parienta mademoiselle Estefanía estaba prometida al duque de Aremberg; que Junot no iría á Madrid, siguiendo directamente a Portugal con los soldados franceses; que no retiraba a su enviado Beauharnais; que estuviesen prontas las tropas españolas destinadas a la guerra con Portugal, y que de ningún modo se mezclase en el proceso su nombre ni el de su embajador. -Una especie de ordeno y mando. -Con efecto; los ejércitos de Napoleón entraron por Burgos y Vailadolid y se dirigieron por Salamanca a Portugal, y el 19 de noviembre, reunidos con las fuerzas españolas del. generaLCarrafa, penetró Junot en Portugal, diciendo en una proclama que iba en nombre de su amado Soberano a librarlos de los tiranos de los mares; pero al llegar cerca de Lisboa, cambió de lenguaje, y escribió al Regenté que dentro- de cuatro días estaría en la capital; que sus saldados sentían no haber disparado un solo tiroy que no les diese motivo para ello. 1. ¡Qué i insolencia! -exclamó el señor Pas. -i E l derecho del más fuerte! -dijo don Luis. -En vano el Regente prohibió todo tráfico con los ingleses, y hasta secuestró sus mercancías, accediendo á las exigencias de Napoleón; orden qué motivó la retirada del embajador. Sidney Smith a la escuadra inglesa anclada en el Tajo, y ofreció en garantía la mano del principe de Beíra para una hija de Murat. Sir Sidney Smith. al ver que Junot seguía avanzando, aconsejó al Regente que abandonase Portugal, retirándose al Brasil, y dejando una Junta depositaría de su autoridad, verificándose así el día 27? ie noviembre. Aunque Junot forzó las marchas, llegó a dos leguas de Lisboa cuando el Regente había partido. A su entrada en la capital introdujo en l a Juntar una persona de su confianza, para fiscalizar sus! actos; -exigió dos millones de cruzados, y, como acto de soberanía, euarbolo la bandera francesa, enJ í 1 1 v -Dícese que, por indicación de Escoiquiz, tradujo Fernando el primer tomo de Las revoluciones, romanas, de Vertot, que envió secretamente al juez de imprentas y sabio literato, don Juan Antonio Melón, para que se lo corrigiera, lo cual hizo éste con el mayor agrado. Quiso luego Fernando que se publi- cara, y el señor Melón le objetó que no podía permitirlo sin la licencia del Rey; pero hubo de ceder, ante las reiteradas instancias del príncipe. Una vez impreso, llevó Fernando el libro a su madre, a quien agradó la sorpresa, mas no el asunto, diciendo que odiaba las revoluciones, y encargándole no diera ejemplar ninguno hasta que los viera Su padre. Disgustó a l Rey la empresa, porque, en su opinión, ningún hombre, aunque sea príncipe, debe escribir para el público si sus obras no pueden resistir l a crítica; prohibióle repartir ejemplares hasta que él se asegurase del mérito de la traducción, y le aconsejó arreglar el Curso de estudios, de Condillac. Fernando suscribió a todo, y más adelante le consultó sobre el epígrafe que convendría poner en. la portada, indicándole Carlos I V una de las sentencias de la obra: Los hombres no sor grandes por sus pasiones, sino por la razón. Una dama de la Reina. -L a marquesa de Perijáa- -dijo la condesita. -Advirtió a la Reina que el príncipe pasaba las noches en vela y escribiendo. María Luisa creyó que su hijo trabajaba en la traducción de Condillac. De pronto, el Rey halló en su cámara un papel ¿en que se le advertía que Fernando preparaba un movimento en Palacio, y que peligraban sü Corona y la vida de la Reina. ¡Siempre ha habido traidores! -dijo don Valero. ¡Y los habrá, que es más! -dijo el m a r q u é s- Decidió el Rey sorprender a su hijo, y se presentó de improviso en su cámara, a pretexto de darle parte de las buenas noticias llegadas de Montevideo y Buenos Aires. L a turbación de Fernando y la i n sistencia con que miraba los papeles que tenía delante, hicieron que el Rey se apoderase de todo ¿prohibiéndole salir de su cuarto. E n ellos encontró una exposición, de letra de Fernando, pintando la escandalosa privanza de Godóy y sus propósitos cíe haca; desaparecer tocia la dinastía para ceñirse la 1
 // Cambio Nodo4-Sevilla