Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
anunciadas 300 en Policía. Exámenes en octubre. Ayudantes de Obra públicas, número ilimitado de plazas. Exámenes en noviembre. Mecanógrafos de Aduanas. 40 plazas. Exámenes en julio. Auxiliare de Contabilidad de Hacienda. Número ilimitado de plazas. Exámc- MAS D E 5 0 0 P L A Z A S C O N 3 0 0 0 Y 5, retratos y nombres figuran en los prospectos que regalamos. Tenemos Residencia- Internado, AYUBOTES DE MUS PUBLICAS Instancias hasta el 31 agosto. Exámenes en noviembre. Programa y preñahasta raci 6 n por ingenieros en el INSTITUTO REUS PRECIADOS, 23, Madrid. L e a usüedí t o c i o s l o s tominejos BLANCO REVISTA ILUSTRADA Y NEGRO Espaíia. P r e c i o s U N A p e s e t a e n fe J a 8 E. R O D R I G U E Z- S O L T S LOS G U E R R I L L E R O S D E iSoS v Corona, y pidiéndole una entrevista, a la que no asistiera la Reina n i el valido; la prisión de Pepita iiTudor, y ser asociado al Gobierno, con el mando de l a fuerza pública. j Otro documento de los hallados era una instrucción para que en una entrevista con la Reina excitase sus celos, hablándola de las infidelidades de Godoy, y una carta, de letra desfigurada, fechada jen Talavera a 18 de marzo, sin año, con la siguiente escena, en la que a los nombres figurados yo agreg a r é los verdaderos: i D o n Agustín (Femando) Quedo desengañado, ínadre mía, que usted quiere sacrificar a este infeliz y a toda su familia a don. Ñ u ñ o (Godoy) él la d a r á a usted el pago; yo pereceré por ser un hijo obediente, pero usted tendrá que dar cuenta a Dios de t o d a E n cuanto a m i casamiento con doña Petra (la cuñada de. Godoy) jamás consentiré, porque se ¡ría l a ruina de m i familia y de mi casa. E n dicha carta se le advertía que siempre que ¡doña Felipa (María Luisa) preguntase por quién sabía todas las cosas que la había dicho, respondiese que por servidores 3 a muertos, a fin de no comprometer a los vivos. ¡Soberbio consejo! -dijo el señor Echarri. V ¡E s el tal canónigo hombre muy precavidol -añadió don Luis. -r N u n c a me ha sido simpático- dijo la condesitá. -Ni a mí- -añadió Pepita. -Escoiquiz había hecho leer a Fernando las vidas de San Hermenegildo y Leovigiído; de don Sancho ¡y don Alonso el Sabio; del principe de V i a n a y don Juan I I de todos los príncipes, en fin, rebeldes a sus padres, para irle preparando. T a m b i é n apareció la cifra y clave de que se servía üa princesa María Antonia para su correspondencia secreta con su madre, y de que ahora. usaba F e r nando. Mucho se habló de otro papel, de letra del príncipe, en que decía haberse empapado bien de la vida del glorioso San Hermenegildo, y estar dispuesto, si llegaba el caso, a imitar a l santo para Salvar l a justicia y librar a España de Sisberto y SGosvinda (Godoy y María Luisa) ganar con aplau; 9 sos a Leovigiído (Carlos IV) y ampararse de Jus. tiniano (Napoleón) -Ese papel, el más grave de todos- -dijo la con desita- la Reina lo arrancó de las manos del m i nistro Caballero y lo ocultó en su pecho. -Ñ o te creía tan enterada, sobrina. Carlos I V interrogó a su hijo; pero al ver su desenfado e irreverencia, le dejó arrestado en su cámara, con centinelas de vista. A l día siguiente, 30 de octubre de 1807, Carlos I V declaró en un documento la conspiración tramada por su hijo. ¡N o es posible- -dijo el señor Miranda- -pintar el asombro que esto produjo! -E l Rey lo notició a los Gobiernos extranjeros, y escribió a Napoleón que su hijo Fernando teñía el horrible designio de destronarle y de atentar contra la vida de su ntadre, añadiendo que estaba dispuesto a revocar la ley de sucesión, pues cualquiera de sus ¡hermanos sería más digno que él de ceñir l a Corona. N o tardó en declarar Fernando qué los documentos hallados eran obra de Escoiquiz y otros pérfidos consejeros; que había escrito a Napoleón, p i d i é n d o l e esposa y confiado en las tropas francesas; que había nombrado al duque del Infantado capitán general de Castilla la Nueva, con encargo de destruir los planes de Godoy, y que siempre había rechazado las sugestiones de la Reina de Ñapóles contra María L u i s a firmaba la denuncia y pedía clemencia para ¡él- y castigo para sus consejeros. ¡Fíese usted de los príncipes! -dijo don Luis. -E l nombre de Napoleón causó tal efecto, que al instante se echó tierra al asunto, y Godoy, que durante el proceso se hallaba enfermo, fué el encargado de la reconciliación. -A 3 verle, el príncipe se a r r o j ó en sus brazos, llamándole Manuel mío; d i ciéndole que había sido sorprendido; rogándole que alcanzase su perdón, y escribiendo aquellas célebres cartas de. 5 de noviembre, entonando el yo pecador. ¿Q u é había de hacer, preso y amenazado? -dijo don Valero. -L o primero, callar el nombre de sus amigos, porque su vida segura estaba, y ellos eran los verdaderos comprometidos. E l Rey decretó su perdón a ruegos de M a r í a
 // Cambio Nodo4-Sevilla