Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VERDADES Y MENTIRAS L noble juego del billar (una de tantas noblezas que hemos admitido sin previo análisis) no pierde nada de su prestigio porque las mujeres pongan en él sus delicadas manos. Así se ve en esta semifinal de un campeonato disputado en Londres en que una señorita, miss Joyce Gardner, y una señora, Mrs. Watts, se pelean como unos hombrecitos que estuvieran dispuestos a quedarse para septiembre o a perder del todo sus matrículas. Está muy justificada la actitud de ambas contrincantes. Es muy posible que la soltera, cansada de esperar por las buenas un adorador que la conduzca al a tar, se haya decidido a mostrar en público sus habilidades, por si de ahí le resulta un matrimonio por carambola, en tanto que la señora Watts, sobre quien ya pesan las responsabilidades domésticas, CAMPEONATO FEMENINO D E BILLAR. (FOTO CONSORCIO) acaso aspira al p r e mio, en metálico, o sea Las mujeres no son que juega al plato ya mujeres, ni siquieC u a n d o en un país ra en las revisías de hay dos millones de gran espectáculo. Ahohombres parados, l a ra, las coristas, las dinámica femenina es bailarinas y las seinevitable. gundas tiples, si quieEste desenfado de ren llamar la atención las mujeres es el fedel espectador, han de nómeno más gracioso guardarse mucho de de nuestros días. Ellas salir a escena con un suben airosas por la mínimo de. indumentaescalerilla de caracol ria. Han de salir con que conduce a ios bichistera y pantalones, llares, piden un cótel, como en una obra que, d e j a n el pitillo huen estos días se remeante en un platillo, presenta en Los A n apoyan la rodilla en geles. La gente se ha el borde de la mesa llamado a engaño, por cuando hay que tirar lo visto, ante la sosun masse y acaban pechosa uni forra i d a d poniendo el mingo con dz las pantorrillas de un absoluto dominio teatro y ahora se le de las tres bandas, sirven unas patas de 5 digno de que les diepalo como última noran las otras dos: la vedad. Municipal y la de M a Estas pobres chicas, ría Luisa. L O QUE CUESTA DIVERTIR AL PUBLICO. (FOTO CO. NTRERAS Y VILASECA) subidas en peligrosos zancos, s u f r e n frecuentes caídas, antes de dominar ese ejercicio, y por eso hacen ensayos en la azotea del teatro, a pleno sol. No hay más que mirar al suelo para convencerse de que se trata de un número de mala sombra Y ahora viene lo más triste de todo. Estamos viendo en estas fotografías que las mujeres se han hecho demasiado agresivas; que tienen un palo en las manos y dos palos en las piernas, y en vez de formar el cuadro y defendernos de sus agresiones, todavía hay hombres, por tierras de Florida, que para jugar un partido de base- ball se disfrazan de policías y ladrones, como si fuéramos pocos. Véanlos ustedes ahí tan orgullosos como verdaderos profesionales y como si en su fuero interno estuvieran persuadidos de haberse puesto una ropa que les pertenece por derecho propio. Seguramente el público que asistiera al partido los tomaría también por presidiarios auténticos, entrenado como está en la equivocación a! juzgar a todos ios que se visten de persona decente: 1 E V TJL No hay. pues, lugar a presumir de istuoia. por una. estratagema tan sencilla como esta de vestirse do falsilla y retratarse con l a eara sucia. RAMIRO MERINO DEPORTISTAS DISFRAZADOS. (FOTO- KEYSTONE)
 // Cambio Nodo4-Sevilla