Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Barcelona y la nueva época de su Exposición Barcelona, rancliosiclacf 0 Desde e! Llobregat hasta Besos, desde el Tibidabo hasta el mar, se ofrece en B a r celona uno de los espectáculos más impresionantes de grandiosidad y de crecimiento urbano. Acodado en una de las grandes balaustradas de Montjuich- -el recinto maravilloso de la Exposición- el viajero puede advertir, quizá mejor que desde otro punto de vista cualquiera, este fenómeno de continua expansión. A. Barcelona le estorban los límites. Salta las barreras q u e separaban el núcleo urbano de los mídeos rurales, ayer aún distantes. Asimiló ya muchos de éstos. Otros, van entrando, en virtud de una atracción natural! sima, dentro del área de esta Barcelona milenaria y siempre adolescente. E l tráfago bullicioso que hoy vuelca la ciudad sobre o que todavía conserva caracteres de una huerta plácida y campesina es el sobrante de vida de un cuerpo que necesita y busca nuevas arterias. Y el ritmo vital se acelera y el área de Barcelona tiene cada día más acusado el perfil de las ciudades de máxima envergadura. L o s potentes reflectores de la Exposición que todas las noches lanzan sobre ella sus haces luminosos y buscan inquietamente los horizontes parecen la realización visible de algo que en Barcelona es un concepto siempre en marcha y no una vana palabra Progreso. Barcelona, serenidad Toda esta grandiosa arrogancia; de B a r celona está, empero, arquitecturadá dentro de una línea de serena, armoniosa ponderación. Barcelona es, al fin, hija del M e diterráneo, y las olas le trajeron cada día el soplo de Grecia. Ciudad industria y llena de quehaceres es, por contraste, una c i u dad sedante. E s sedante el ambiente y el clima. Es sedante la fusión de los dos elementos: montaña y mar. Tiene Barcelona demasiados puntos por donde evadirse a la poesía y a las blanduras de la Naturaleza para que se le sob reponga ningún otro carácter. Así, todo se funde en ella en un hálito sutil de belleza equilibrada: as finas agujas góticas de sus templos y las chimeneas fabriles, las azules lejanías de la costa y la silueta de su cadena de montañas que. oarecen modeladas a propósito para completar la armonía total del paisaje. 1 1 L a Exposición es el fruto natural y sazonado de esta Barcelona potente y bella. Por esto, para la Exposición se ha transformado una montaña hosca, centinela m i litar, en un jardín sonriente, poblado de surtidores y de luces que son la realización de un cuento de hadas orientales. I a E x p o sición es la Exposición que correspondía a Barcelona: grandiosa, como un enorme alarde de poder y de riqueza que ha necesitado para manifestarse el perímetro máximo concedido e exhibiciones similares, y bella, con toda la belleza de este pa acio N a cional, en el que se ha reunido el conjunto más completo que sea posible de los tesoros artísticos de toda España. L a Exposición de Barcelona entra en un nuevo período de esplendor. Acontecimientos de toda clase van a hacerla más brillante aún. si cabe. E l deporte, el arte y las fiestas más variadas la enjoyarán con nuevas luces de júbilo. E s la hora de repetir la visita, inolvidable, o de ¡laceria por fin quienes no ¡a hayan hecho todavía. P o r placer y por patriotismo. P o r no perderse uno de los espectáculos más graneles de nuestra época y por sentir el orgullo de una obra que- honra a España entera. P a r a recibir la lección de optimismo que se desprende del magno esfuer n realizado. La Exposición