Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA IS DE 9 MAYO 20 f J. TBk TT V i i sLjt vi? H P I A R I ILUSTRÁVIGÉ g g g DO. SI AÑO DE i 3o. NUMERO EXTR 3 Q. CTS. JLmJ M O SE X T O N. -8.547 F U N D A D O E N i. D E J U N I O D E 1905 P O R D. T O R C U A T O L U C A D E T E N A CUMPLEAÑOS D E SU MAJESTAD E L REY L a tradicional misa de ofrenda Madrid 17, 8 noche. H o y ha celebrado su cumpleaños S. M el Rey. L a Corte y las fuerzas del Ejército han vestido de gala, y en las fachadas de los edificios públicos, engalanados con colgaduras, ha ondeado durante todo el día la enseña nacional. E n muchos edificios particulares, especialmente de Empresas, ha lucido también la bandera. E l día ha sido de fiesta en todas las oficinas. A la hora de costumbre, la batería de A r tillería de Montaña del Príncipe Pío efectuó las salvas de ordenanza. Los infantes, D. Alfonso de Borbón, doña Isabel, D Alfonso y doña Beatriz de O r leáns, acompañados éstos de sus hijos los príncipes D A l v a r o y D Alfonso, acudieron, a las diez de la mañana, a Palacio, para felicitar a S. M el Rey. A las diez y media, se celebró, en el oratorio particular del salón de tapices, la misa de ofrenda, en la que ofició el obispo de Sión, procapéllán mayor de S S M M A l religioso acto asistieron, acompañando a los Reyes, el príncipe de Asturias, todos los infantes hijos, de los Soberanos, los demás infantes y príncipes que habían acudido al Alcázar, la camarera mayor de Palacio, duquesa de San Carlos, y el mayordomo mayor, duque de Miranda, que, a pesar del luto reciente que guardaban, quisieron estar presentes en la religiosa ceremonia, y los demás jefes de Palacio. E l Rey hizo l a ofrenda de cuarenta y cinco monedas de oro de cien pesetas, una moneda más del número de años que cumple. También salió de Palacio el infante don Jaime, con americana y sombrero hongo. Su Alteza Real dio un paseo por el Retiro y otros puntos de la población. E l desfile de personalidades para firmar en los álbumes Poco después de las nueve de la mañana comenzó el desfile de personalidades por Palacio para firmar en los álbumes de felicitación. Como siempre, se colocaron álbumes en la cámara regia y en el gran salón de Mayordomía. E n este último lugar hubo que poner además listas supletorias, que durante el día se llenaron a centenares. Del Gobierno, los primeros que asistieron a Palacio para firmar fueron los ministros de Economía, Marina y Justicia. D u rante la manaría desfilaron también por el Alcázar los ex ministros señores Ortuño, Rivas (D. Natalio) marqués de Cortina, Cierva, García de los Reyes, Cornejo, A p a ricio, Goicoechea, Monte jo, Maestre, Castedo, Callejo, Ardanaz, conde de Bugallal, marqués de Lema, conde de Albox, Calderón (D. Abilio) conde de Lizárraga, cardenal primado, capitán general de la A r mada, generales Ardanaz, Marvá, Barrera, Mayandía, Los Arcos, Ceballos, Cervera, Zubia, Saro, vizconde de- Uzqueta, Suárez Jnclán, Hermosa y otros; subsecretarios de la Presidencia y de Justicia; gobernador civil, embajador de Alemania y otros representantes diplomáticos extranjeros; duques de Tovar, Victoria, Rivas y Hernani; marqueses de Linares, Villaviciosa, Arenas, Valdavia, Valdeiglesia, Tórrehermosa y Camposanto; marqueses de Atarfe y Moctezuma; condes de Vallcllano y Torrepando, Mortera, Peralta, Cerragería, Gondomar, Canga Arguelles y Santa María de Pomés; condesa viuda de Fontanar, ex presidente de la Diputación vizconde de Salcedo Bermejillo; señores Dómine, Castresana, O r tega Morejón, Cabello Lapiedra; rector de la Universidad; D. Blas Cabrera; ex rector Sr. Berme o, Muñoz Seca e hija, Cañáis (D. Salvador) Codorniú, Sandoval, Mamolar, Maestre (D Tomás) Pérez Casas, Martínez Merello, Coello y Pérez del Pulgar, Tafur, Sánchez Albornoz, O Shea, Torres y González Arnau, D. Camilo R o dríguez Pascual, Serna, Llanos y Torriglia, Decref, Pulido, Fuentes Pila, Maura (don Honorio) Maceda, Alvarez Velluti y otros muchísimos, que harían interminable la lista. clases de la sociedad, desde las familias, más distinguidas de Madrid a las más modestas y humildes. E l desfile de gente por la planta baja de Palacio revistió proporciones inusitadas, especialmente poco después del relevo de la guardia exterior. Entonces centenares de personas penetraron en el Alcázar y los agentes de Policía tuvieron que cortar la entrada para escalonar el acceso de gente. Jura de gentileshombres A pesar de la solemnidad del día se celebró hoy en Palacio una ceremonia de jura de gentileshombres de cámara, con ejercicio. E l acto verificóse a las doce, en el salón de Mayordomía. Los nuevos gentileshombres prestaron juramento ante el mayordomo mayor, duque de Miranda, actuando en la ceremonia el secretario general de Mayordomía, señor García Herrero. Los gentileshombres de cámara, con ejercicio, que juraron el cargo, fueron el expresidente de la Diputación provincial señor Díaz Agero, el ex director general de Seguridad general Bazán y los cuatro pro- fesores que Su Alteza Real el príncipe de Asturias ha tenido hasta ahora y que desde el día de su cumpleaños prestan a su lado servicio en calidad de ayudantes, señores marqués de Ribadulla, Bobadilla, Capdepón y Antelo. Su Majestad el Rey tenía especial i n terés en que los nuevos gentileshombres jurasen el cargo por la mañana a fin de que por la tarde pudieran asistir ya cotí la llave de su cargo a la recepción general. Después de la jura bajaron por la escalera principa! acompañados del duque de M i randa, a cumplimentar a Su Majestad el Rey. Otro día ofrecerán, particularmente, sus respetos a Su Majestad la Reina. E l público ovaciona a S u M a j e s t a d Desde primera hora de la mañana, la afluencia de público en las plazas de Oriente y Armería fué grande. E n la plaza de Oriente, un gentío muy nutrido presenció la entrada y salida de los personajes que iban a firmar en los, álbumes. E n la plaza de la Armería, a la hora del relevo de la guardia exterior, había muchísimas personas. L a masa de público era verdaderamente imponente. Durante l a ceremonia del relevo se dieron muchos vivas al Rey, y cuando, terminada aquélla, las fuerzas salientes iniciaban su desfile por la plaza, el Rey, vestido de americana, acompañado del infante D Juan, se asomó a la terraza del Alcázar. Entonces estalló en la plaza de l a Armería una ovación imponente. Los vivas y los aplausos al Monarca se sucedieron estruendosamente, y S u Majestad tuvo que saludar varias veces. Cuando se retiró, la ovación continuó todavía unos momentos. También hubo aplausos y vivas al iniciar las fuerzas salientes de guardia su desfile por la calle Bailen. Telegramas de felicitación Tanto de provincias como del extranjero se han recibido hoy en Palacio muchísimos telegramas dé felicitación. A mediodía sumaban ya varios centenares. Entre los del extranjero se hallan en primer lugar, como es natural, los de todos los jefes de Estado de los diversos países. B o n a t i v o de S u M a j e s t a d el R e y Su Majestad e l R e y para solemnizar el. día de su cumpleaños, ha donado la suma de veinticinco mil pesetas para que sean distribuidas entre diferentes Asociaciones de Beneficencia y centros benéficos. E l príncinr. Ag, A s t u r i a s y los i n fantes Poco después salieron de Palacio, en un automóvil descubierto, el príncipe de Asturias y el infante D. Alfonso de Borbón. Ambos iban de chaquet, con sombrero de copa. Además acudieron al Alcázar, para estampar sus firmas, representantes de muchísimos organismos- y entidades. Desfilaron comisiones del Congreso Internacional de Ferrocarriles, de la Asamblea de la Propiedad Urbana, de la Juventud Monárquica, de los Centros, culturales, Ordenes y Congregaciones, Colegio del P i lar, Hermanas de Jesús Nazareno y niños del Colegio de huérfanos de médicos, que lleva el nombre del príncipe de Asturias. U n a nota, altamente simpática, fué la presencia, en el salón de Mayordomía, fle una comisión de los alumnos ciegos de la clase de kinesiterapiá, que el doctor B a r trina tiene establecida en su clínica. Con dicho señor, que les acompañaba, firmaron, por su- propia mano, en los pliegos, tres de dichos alumnos, llamados D Luis Suárez Inclán, D. Ricardo. Jara Ramírez y D R u fino Latorre. A las clases del doctor Bartrina asisten ciegos pertenecientes a todas las. L a recepción general. G r a n afluencia de personalidades. E n la C á mara y en el Salón del T r o n o A las tres de la tarde dio comienzo la recepción general anunciada. Su Majestad el Rey, vestido con uniforme de capitán general de Infantería, banda y condecoraciones, y Su Majestad la Reina, con precioso traje de raso, con manto de vueltas de armiño, se presentaron en la cámara regia, acompañados del príncipe de Asturias, que llevaba uniforme del Inmemorial; infantes D Jaime, doña Cristina, D Juan, D. Gonzalo, D. Alfonso de Borbón, doña Isabel, D Alfonso y doña Beatriz de Orleáns y príncipes D. Alvaro y D. Alfonsp de O r leáns, Allí recibieron Sus Majestades al
 // Cambio Nodo4-Sevilla