Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A E C. D O M I N G O 18 D E M A Y O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA, P A G 29. L a Eucaristía es el compendio da todo el cristianismo. Quien cree en la Eucaristía, cree en todos los misterios de l a fe y en l a otra vida. L a Iglesia conserva la moral m á s pura por la Eucaristía. Por mucha que sea la persecución, más se levanta la Iglesia, auxiliada por la E u c a ristía. E s también fuente de aliento y rectitud en los asuntos públicos. Habla de la devoción acendrada de las grandes figuras españolas a la Eucaristía. E s p a ñ a tiene una literatura peculiar eucarística, y E s p a ñ a celebra oficialmente l a fiesta del Corpus. L a Eucaristía es fuente de rectitud y acierto en los organismos docentes. Una falsa ciencia quiere desterrar a Cristo, pero todo es inútil. E l racionalismo es vacío y perverso. L a verdadera ciencia está en l a Eucaristía. Los sentidos se e n g a ñ a n el fundamento está en el mismo Cristo. Recuerda las frases sublimes de Balmes sobre el Cristianismo. Termina citando una frase de un devoto de l a Eucaristía que dice que hasta l a pronunciación de la augusta palabra es dulce y consoladora. j L A A S A M B L E A E U C A R J ST 1 C A REGIONAL Los cultos de la mañana. Tercera sesión general. Solemne sesión de clausura. Discurso del cardenal arzobispo de Sevilla. La procesión de hoy. Los cultos de la mañana Te- minada la V i g i l i a de l a Adoración nocturna, con la retirada de la guardia, se reanudó la vela por las Asociaciones y H e r mandades de turno. A las ocho y media de la mañana, ante el altar del trascoro, el obispo de Tenerife, fray Albino Menéndez Raigada, celebró misa de Comunión, distribuyendo el Pan de los Angeles a centenares de fieles. Antes de la Comunión, el prelado dirigió a los fieles un fervorín. Asistieron las Asociaciones del Apostólaido de la Oración, Guardia de Honor y Corte Eucarística del Corazón de Jesús, que entonaron cánticos durante el acto. honestidad y la Eucaristía. L a Eucaristía y el pudor cristiano. L a Eucaristía y l a modestia en el vestido. Es ponente el Padre Juan Antonio D o mínguez, sacerdote jesuíta, que dice no se ha presentado ninguna memoria al tema. Resume la última pastoral del cardenal p r i mado sobre las modas femeninas, leyendo varios párrafos de ella y las doce normas p r á c ticas con que termina. Propone cuatro conclusiones a l a Asamblea. Intervienen bremente el Sr. Moreno Berraquero y el señor cardenal (que ha vuelto a ocupar la presidencia) dicen que desgraciadamente las madres creen que sus niñas van siempre honestas a pesar de las reglas concretas que se han dado por los prelados de la provincia eclesiástica de Sevilla. N o r mas que está mandado se fijen en los templos y en las escuelas. Hagan el sacrificio las señoras de que se rían algunas señoras vanidosas de ellas por ir honestamente vestidas, con tal que no llore Dios Nuestro Señor. Se pasa al V I I I y último tema: E l Santo Viático. Frivolos pretextos que se invocan para ocultar a los enfermos graves l a necesidad y oportunidad de recibir el Santo Viático. Asociaciones pro infirmis. Otros r a dios. Intervención de los médicos. Ponente, D Balbino Santos Olivera. H a n presentado memorias D María de la Cruz y D E v a Sánchez Gallego, Marías de los Centros de Málaga y Córdoba, respectivamente, y el reverendo padre fray A n drés Ocerín- Jáuregui, -O. F M Hace el ponente un detenido estudio de estas memorias y termina proponiendo cuatro conclusiones. a a Solemne sesión de clausura Tercera sesión general A las diez y media de l a mañana se constituyó en el templo del Salvador l a Asamblea para celebrar su tercera y última sesión general. Ocuparon la presidencia el cardenal Ilundain, acompañado de los obispos de Córdoba y Cádiz. Concedida la palabra al ponente del tema V I D Mariano Boloix de Jorge, empezó diciendo que se habían recibido dos Memorias sobre este tema, que trata Vida Eucarística en colegios y Escuelas. -Cooperación de los directores de colegios y de los maestros de uno y otro sexo, para introducir e intensificar la vida eucarística con sus consecuencias de asistencia a la misa los días festivos, y de la Comunión más o menos frecuente. -El pudor en la niñez y en la juventud escolar, mediante la Eucaristía. Los trabajos recibidos son del padre M a r tínez, S. J. y D Cecilio Rodríguez Riyero, catedrático de esta Escuela Normal. E l ponente hace un resumen de ambas Memorias, leyendo algunos párrafos de las mismas y un soneto de la última, en honor del Sacramento de l a Eucaristía. Termina proponiendo cuatro conclusiones. E l cardenal Ilundain dice que tiene que marchar durante unos momentos, por obligaciones de su cargo, pero que antes propone se haga una tirada copiosísima de los artículos de l a L e y que ha citado el señor ponente, por los cuales los maestros vienen obligados a enseñar doctrina a los niños, y se concede a los párrocos la inspección de las escuelas. Intervienen D Fernando Díaz de Gelo, que pone el ejemplo del virtuoso maestro IX Santiago Ortega P u l i d o D. Julio González, cura de San Pedro, de H u e l v a que habla de la necesidad de la enseñanza de la doctrina en las Escuelas Nacionales a veces bastante deficiente, y el reverendo padre Martínez, sacerdote jesuíta, que insiste en las conclusiones presentadas en su memoria, procurando se practique la Comunión frecuente y aun diaria por los niños de las Escuelas Nacionales, cosa, dice, que es fácil conseguir. Brevemente contesta el ponente, diciendo, que, aunque la voluntad de los maestros es grande, a veces por el número de cargas que sobre ellos pesan no pueden dedicar todo el tiempp que quisieran a la enseñanza de la doctrina, y recogiendo las palabras de uno de los señores que intervinieron, hace un fervoroso elogio del profesor de Religión de 2 a Normal de Sevilla. Se pasa al V I I tema, que. versa sobre L a Discurso de don Calixto Pañi agua Seguidamente subió al pulpito el canónigo de Cádiz D Calixto Panlagua, el cual, después de dirigir un saludo a l a Asamblea, ponderando su importancia, dijo que los católicos de Cádiz tienen sus ojos puestos en esta Asamblea. Se felicita de este ambiente eucarístico. Declara que no hay nada que le alegre como hablar de Jesús Sucramentado. Expone el tema a desarrollar, que es L a Sagrada Eucaristía como fuente de luz, acierto y rectitud en las relaciones de la vida social E l alma de la unión de la caridad y la fraternidad, es la unión moral. Fuera de esto no hay más que guerras... Patria sin Religión conduce a la fuerza bruta. Sólo Cristo puede dar la fraternidad en el Augusto Sacramento. Cita frases de San Pablo y San Juan C r i sóstomo sobre la unión de los cristianos, desterrando el orgullo y el amor propio. L a Eucaristía es elemento de unión, porque vivimos la vida divina. S i todos comulgaran lograrían la fraternidad porque ante el Sagrario no hay distinción de clases. De la Eucaristía han nacido todas esas entidades de la Acción Social Católica. E l Pan divino alimenta a los propagandistas. Pondera la acción de los sacerdotes para la cual se alimentan en la E u c a r i s t í a v así pueden vencer Jas dificultades y endulzar las zozobras. E l sacrificio del misionero y la religiosa son posibles por la Eucaristía. Sin la idea de Dios es más difícil construir un pueblo que castillos cu el aire. E l orador entona un canto a las solemnidades eucarísticas r A y e r tarde, a las cuatro en punto, tuvo lugar en la iglesia parroquial del Salvador, la solemne sesión de clausura de la Asamblea Eucarística Regional. Ocupó la presidencia el cardenal, que vestía de capisayo, sentándose a su derecha el obispo de Córdoba, el fiscal de S. M el obispo de Segovia, el general de Intendencia, que llevaba la representación del capitán general, y el comandante de Marina. A la izquierda tomaron asiento el presidente de l a Audiencia, el obispo de Cádiz, el rector de la Universidad, el obispo de Tenerife, el vicepresidente d é l a Diputación provincial y el obispo de Málaga. También ocuparon asientos en el estrado presidencial la Junta organizadora, los ponentes y los oradores, que habían de tomar parte en el acto. Comenzó éste. con el canto de un Motete al Santísimo Sacramento. Seguidamente el señor secretario leyó el telegrama de contestación recibido de la Ciudad del Vaticano y del Nuncio de Su Santidad, y los de adhesión recibidos del cardenal arzobispo de T a rragona y del obispo de Canarias; igualmente dio cuenta de telegramas recibidos de numerosos puntos, adhiriéndose a la Asamblea. Se le concedió la palabra a don Prudencio J. Conde, magistral de Badajoz, quien subió al pulpito. Discurso del magistral de Badajoz D Prudencio J Conde comienza su discurso diciendo que tiene la pesada honra de llevar la voz de aquella diócesis (Badajoz) en l a que el beato Juan de Rivera, hijo de Sevilla, dejó plantada mies abundantísima de amor a Jesucristo Sacramentado, que, a través de los siglos, lejos de disminuir, ha ido creciendo, pudiendo afirmarse que no quiere ceder a ninguna otra en culto y. devoción al Rey de los Reyes. L a Eucaristía es el centro a donde los Sacramentos se dirigen. L a unidad del cristiano, en gracia y Jesucristo Sacramentado, nos hace exclamar con San Pablo: V i v o yo, pero no solo yo. Es Cristo quien vive en m í Habla después, emocionado, de la Eucaristía, como expresión del amor, y establece la analogía perfecta entre Jesucristo y el cristiano en gracia. Cita palabras de San Agustín, sobre la compenetración de la personalidad del V e r bo con la naturaleza humana. Jesucristo es cabeza, jefe de todo mundo razonado. A E l corresponde darnos la gracia, esa gracia que nos une a Jesucristo es la misma gracia de. Jesucristo, y es la misma gracia con que Jesucristo se une a su Eterno Padre. Cristo, cuerpo místico de ja Iglesia, quie-
 // Cambio Nodo4-Sevilla