Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
de oficina, y portables nuevas. IMPORTACIÓN DIRECTA. íJIi MAYOR STOCK Plazos de 15 ptas. al mes. Reparación. Abonos de conservación. Cintas. Papel carbón. Accesorios. M. D E LA PEÑA IGEA, Montera, 29, entlos. Madrid. NOTA. -Todos nuestros artículos y servicios son garantizados. MAQUINAS PAKA ESCRIBIR DEL 14 AL 2 C 6 MAYO, EN LA CASA DECAMPO a lo largo de líneas férreas y en interiores de pueblo. Facilita presupuestos y proyectos gratis PUBLICIDAD RURAL. INDUSTRIAS de MENDOZA, Avenida Conde Peñalver, 19, MADRID. Teléfono 12389. Hotel Belgravia, Londres, S. W. 1, INGLATERRA. Enfrente del Términus Continental, estación del Victoria. 250 CUARTOS D E DORMIR Y HABITACIONES con agua, corriente, fría y caliente; teléfono, etcétera. CUARTO PARA UNA PERSONA, desde 10 s. 6 d. CUARTO PARA DOS PERSONAS, desde. 17 sJ 6 d. HABITACIONES DESDE 2 2 s. RESTAURANT, abierto al público, con 300 cubiertos. Cocina y servicio perfecto. Orquesta. COMIDA, 3 s. 6 d. CENA, 6 s. y A LA CARTA. Se habla español. Golf gratuito. A GAS O UNA Y A C T S P SA 005 PAfíA MWtffS ÜBAÚUAS fy sir ¿Htes 7 AO STAND MAQR O ALUMBRADO DE FINCAS Grupos electrógenos, último invento, alumbrado espléndido, absolutamente garantidos, a 1.700 ptas! plazos largos. Motores. Bombas. Tractores. O. H E R R E R A BARQUILLO, 18, MADRID J. 0 PffOP OJ 4 í ¿DESEA T E N E R BIEN A SUS GALLINAS Pongan huevos? Adquiera los catálogos de M a t e r i a l y Productos para la Avicultura. Princesa, núm. 38, Barcelona. CERCEDILLA (MADRID) Médico director: A de Larrinaga. Pensión completa, incluida asistencia médica, de 30 a 50 pesetas. Oficinas en M a d r i d Alfonso X I I 44. Teléfono 16704. ge E. R O D R I G U E Z- S O L I S- L O S G U E R R I L L E R O S D E 1808 -51 y casi puede decirse que se oyen los primeros gri tos de la revolución. -Exageraciones- -dijo el marqués. -nQuizá no- -respondió el señor E c h a r r i -P o s i b l e es- -añadió el señor Pas. -V o y a terminar. E n esta sociedad se considera como una gloria tener un Papa que excomulgue y un Rey que ahorque; pues b i e n yo declaro que no quiero, n i querré nunca, que el representante de D i o s me excomulgue, y el que debe ser jiadre de sus vasallos me ahorque, porque he nacido libre, y libre quiero v i v i r y morir. ¿Y por qué no esperar la libertad del joven ¡Fernando? -dijo don Valero. -P o r q u e de niño- -prosiguió don Luís- -se entretenía en sacar los ojos a los pájaros; porque, como hijo, se ha rebelado contra su padre, y porque, como español, se ha puesto a las órdenes de Bonaparte. -S i algo debemos esperar es de nosotros mismos -dijo el señor M i r a n d a- ¡Quién sabe si, a pesar de los escándalos de Palacio, de las intrigas cíe Napoleón, existirá en España un grupo de hombres llamado a salvarla! ¿Usted también- -dijo el marqués- -opina como ése loco? ¿Y por qué no? -exclamó el abad. ¿A c a s o en España no hay talentos? -dijo el Señor Pas. -Todos locos- -repitió el marqués- -Y usted, señor E c h a r r i que tantas simpatías tiene por el Emperador, 5 no cree usted que la venida de sus tropas a España envuelva miras de conquista? -N o señor. Cuando toda Europa l a tiene en contra, ¿de qué le serviría indisponerse con su única aliada? -L a paz de Tilsit le ha llenado de orgullo- -dijo el señor M i r a n d a- Cree contar con el apoyo de R u s i a tiene a sus hermanos José, L u i s y Jerónimo en los Tronos de Ñapóles, Holanda y Westfalia; a su general Bernadotte, en el de Suecia; acaba- de destronar a la Reina de Etruria, en Italia, y a los ¡Braganzas, en Portugal... ¿Quién nos asegura que ¡no intenta hacer de toda Europa una Monarquía, ¡cuya capital sea París? -Porque ese me parece un sueño. Ipcc contestg el señor E c h a r r i- y no tengo por loco á- Napoleón, -P e r o es ambicioso- -dijo el señor Miranda- j ¡3 a ambición ciega y enloquece. -Y al fin- preguntó el señor abad- ¿no podemos saber cómo ha ocurrido el motín de! Áran juez y l a caída de don Manuel Godoy? -E n este momento no- -contestó el señor M i r a n d a- pero y o confio en que! no tardaremos mucho en conocerlo. E l mo tíri de Aránjuez y D Manuel Godoy. r Consecuente en su palabra, a loa tres días don J u a n Antonio contaba con datos suficientes para explicar el motín de A r a n j u e z pero antes quiso comunicar a sus amigos ciertas noticias importantes tque había adquirido. -Napoleón- -dijo el señor M i r a n d a- abusando de su posición, envió hace días un catálogo de quejas, verdaderamente indigno. E n él aseguraba conocer l a existencia en España de un partido inglés, influyente en la Corte. -i Qué farsa! -dijo don Valero. ¡Y de otro anarquista, resuelto a cambiar el Gobierno por medio de la revolución... E n vista de lo cuál, y de las discordias entre Carlos I V y su hijo, había hecho entrar sus tropas en España... ¿Pues no iban de paso a Portugal? -preguntó el abad. -S e quejaba también de que nuestra escuadra de Cartagena no hubiese marchado a librar a la francesa, bloqueada en Cádiz por los ingleses, en ¡vista de lo cual no se juzgaba obligado a cumplir el Tratado de Fontainebleau. -i Eso estaba previsto! -dijo el marqués. -Pedía la ocupación de alguna de nuestras plazas para defenderse contra los ingleses y portugueses, y las facciones del interior; plazas que quizá se vería obligado a agregar a su Imperio, dando en ¡equivalencia de ellas algunas de Portugal, si combinaciones imprevistas no se lo impedían. -N o se dirá que el tal Emperador no habla claro- -HÜjq don Valero.