Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 20 D E M A Y O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 42. rreno de su enemigo y dominarle con arte y sabiduría. Clavó dos buenos pares de banderillas de frente, y su triunfo hubiera sido más rotundo, de haber estado m á s certero con el estoque, entrando menos- veces a herir. Carnicerito de Méjico salió, como siempre, dispuesto a triunfar. E n su primero había toreado de capa y muleta, poniendo en cada lance su amor propio, que es mucho, y su afición, que es mayor. M a t ó de mé 3i a estocada, se le aplaudió bastante, pero él no quedó satisfecho. Y salió el quinto toro, bravísimo, y él mejicano le clavó tres monumentales pares cíe banderillas, el último i n menso, por dentro de las tablas; después, con la muleta, ejecutó enorme y temeraria faena, dejándose prendido los alamares en los pitones, que le rozaban el c o r a z ó n hubo arrodillamientos de espaldas ante su enemigo, que rodó de dos magnos pinchazos y una grandiosa estocada. L a enorme y valerosa faena valió al mejicano las dos orejas y una brillante apoteosis. A r a g ó n tiene en Paco Céster una brillante promesa de un nuevo torero de relieve. P o see un toreo suave y su estilo es templado y preciosista, como lo demostró en varios lances de costadillo y en las verónicas. Su faena de muleta, en el tercero, que fué el más bravo, constituyó un curso de buen muletero, empleando la mano izquierda en admirables naturales y molinetes, que levantaron un clamor de aplausos. T e r m i n ó la hermosa faena con una gran estocada, y la cátedra auxiliar le otorgó las dos orejas. Del sexto, que por lo quedado no ofrecía ocasión para el lucimiento, se deshizo de un pinchazo y media en su sitio. Céster obtuvo en su presentación relevante título de validez, y como su compañero Carnicerito de Méjico fué despedido por l a cátedra auxiliar con los honores que s rinden a los triune fadores. Carmom, lo que quería. Sólo en la primera parte de la faena de su segundo cuajó algunos pases de buen estilo. E n este toro desaprovechó las primeras igualadas, se puso pesada la cosa y escuchó dos avisos. Parece racional que cuando un torero americano se decide a pisar los ruedos españoles viniera, por lo menos, enterado de su profesión, y, desde luego, decidido a j u gársela; pero no debe ser así, porque el caraqueño Ferrer, que debutó el domingo. en esta plaza, está como para comenzar el aprendizaje del toreo desde la primera lección. Con esto decimos bastante. Tuvo la suerte de matar pronto sus dos toros. L a Empresa debe cuidar la confección de carteles, porque el público no está muy metido este año en la plaza carabanchelera, y con dos festejos como esta que reseñamos, se alejaría totalmente. Así como le hemos aplaudido los aciertos, la censuraremos si comienza a equivocarse. A ella le conviene más que a nadie. -Ai. Reverte. El lector de A B C sevillano encontrará en él las más completas informaciones nacionales y extranjeras veinticuatro horas antes due en los periódicos que llegan de Madrid toreadas ha sabido superarse a sí mismo, depurándose en cada faena, que le han valido los más preciados trofeos de un. lidiador- -las orejas de sus enemigos- estimula, do con sus derroches de valor y arte a sus compañeros y representando, en suma, el prototipo del lidiador simbolizado por un ser animado por la juventud, el anhelo de triunfar, el culto a la profesión y por las reacciones del gran simpático, el propulsor del sistema nervioso, que lo mismo anula a un hombre que puede conducirle a la cima del heroísmo. Y fiesta de intensa emoción fué, también, la corrida del domingo último en esta plaza, ya que en algunos momentos la lidia ofreció sus máximos destellos de belleza. Formaban la terna Chiquito de l a Audiencia, Carnicerito de Méjico y e! debutante Paco Céster, para quienes D José Escobar, de Fuenlabrada, envió seis hermosos novillos, finos de lámina y manejables en todos los tercios. Sobresalieron por su bravura, el tercero y el quinto, que fueron ovacionados en el arrastre. Y como en el ruedo hubo toreros y toros, el plato fuerte, de que en otra ocasión hablamos, se saboreó con deleite a los aficionados, que gustaron del arte finísimo del madrileño Chiquito de la A u diencia, con sus dibujadas verónicas, y preciosistas quites y sus pases afiligranados de consumado muletero, que sabe pisar el te- EN TETUAN La cátedra auxiliar taurina, otorga orejas a Carnicerito de Méjico y a Céster Madrid 19. L a emoción, la gallardía v i r i l y el preciosismo de nuestra fiesta incomparable, mantienen candente el entusiasmo de la afición, en esta plaza, cátedra auxiliar de l a gran Universidad taurina de la V i l l a y. Corte, que en l a temporada actual, por la actuación brillantísima de tres o cuatro l i diadores inflamados de afición y pundonor profesional está dando al festejo de los toros la máxima exaltación. E l temple mantenido de esta emoción, que lleva el público a la plaza hasta agotar los billetes, se debe, sin duda, a Carnicerito de Méjico, quien en cuatro corridas que lleva Pero, ¡sí es usted una jovenciia! Existen mujeres en las que el tiempo no deja sentir sus huellas. ¿De qué medio se valen para prolongar así su juventud? Muy sencillo: Aclaran el color de su pelo. al tono que mejor sienta a sus facciones, sin necesídad de llegar al rubio si no es ese su deseo. ¡Cuántas mujeres de cuarenta años aparentan sólo veinte, merced a la ínfaníílídad y dulzura prestada al rostro por el pelo aclarado! Para conseguir esos deliciosos tonos juveniles en. los cabellos, no es precjso teñirlos, es más, no lo aconsejamos. Basta loOnarse de ta. rde en tarde con Es un extracto especial de manzanilla, el cual, según el modo de aplicarlo, decolora el cabello hasta el tono que se desee, desde el color castaño al rubio pálido. Frasco 5,50 pesetas en toda E s p a ñ a Gafanii. 2 a. tjio a ¿Untura. Ca. lBBtiiila ln (ea s absolutamente inofensiva no a RESPUESTA CONFIDENCIAL Gratis se relníte catálogo lustrado. Contiene instrucciones detalladas para extirpar las pecas manchas ¡fe t i píei, conjugo de Loto latea i para eliminar tas canas, con los inofensivos NcgeJia y TaTea; parsevüar la calda del pelo, con Loción de Alafre Berry; para suprimir el vello supérjluo ccitjpepJIgtpTÍo RapidcY; para embellecer los cabellos, con Biillapliita lotejy etc. etc Pídalo a. INTEA, Apartado ftZ, Saatesde? A Conchita, de Ahneria. -No debe usted hacer caso a ese hombre; casi le dobla la edad y sería desgraciada con el. Sobre la otra pregunta, nuestro mejor c J f o es unas compresas, mediante un pañito empapado con Jugo de l o l o Intea; el exceso de grasa y abultamiento que afea su cabello, se quitará n seguida. En drpgnerlis.