Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. VIERNES 23 D E M A Y O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 28. de los toreros de h o y- -s u s antiguas notas de v i r i l i d a d y p u n d o n o r Y alentará en todos los corazones l a piedad h a c i a l a memor i a del desgraciado a r t i s t a a quien l a fatal i d a d h a v e n c i d o tan cruelmente. Á r i d o y e r i z a d o de abrojos fué p a r a él e! sendero del arte, que, bordeado de flores, r i n d i e r a a otros r i q u e z a y fama. P a r a los cálidos afanes de C a r r e ñ o sólo t u v o u n pedazo de pan en l a áspera ascensión... ¡Y l a muerte al final de l a j o r n a d a! i Descanse en paz el desgraciado t o r e r o! f r i e n d o los efectos dé u n a h e r i d a p e n e t r a n te de asta de t o r o en el m u s l o derecho, c a r a interna, c o n graneles destrozos de todos los tejidos y paquete v a s c u l a r a b u n d a n tísima h e m o r r a g i a p o r lo cual, su estado e x a n g ü e era p r e- a g ó n i c o A u n q u e l a h e m o r r a g i a se cohibió y se acudió a todos los recursos de l a C i e n c i a i n c l u s o a l a t r a n s f u sión de sangre, dada p o r su h e r m a n o y m o z o de estoques, Á n g e l no reaccionó, falleciendo a consecuencia cb schok anemia nrmla, a las cuatro de l a m a ñ a n a de hoy 22 de m a y o de 1 9 3 0 -D o c t o r Juan Macdonald. Doctor Daniel García. INFORMACIONES TAURINAS EN TETUAN Camtimplas, Carnicerito de M é jico y Céster L a afición madrileña, p o r el buen cartel que le ofreció ayer esta empresa, llenó l a p l a za, hasta el punto de agotar los billetes. ¿C o r r e s p o n d i ó l a r e a l i d a d a l a expectación despertada p o r l a t e r n a compuesta p o r el cordobés C a n t i m p l a s el m e j i c a n o C a m i c e r i t o y el b a t u r r o P a c o C é s t e r? A fuer de sinceros, hemos de reconocer que l a c o r r i d a n o resultó todo lo l u c i d a que e r a de esperar, porque, salvo el t e r c i o de v a r a s del p r i m e r b i c h o que ofreció momentos de intensa emoción, n o hubo faena l i g a d a y completa, de esas que c o m u n i c a n a los espectadores el fuego del entusiasmo. Destellos de arte y alardes de v a l o r los h u b o pero t a n aislados, que quedaban esfumados en el último t e r cio, que es donde el l i d i a d o r h a de p r o c u r a r h a l l a r l a culminación de sus faenas. F u é el g a n a d o de D A n t o n i o L l a n o s fino de lámina y con bastante s a n g r e b r a v a L o s mejores b i c h o s el p r i m e r o a p l a u d i d o en e l a r r a s t r e y el tercero, que llegó agotado a l último terció. C a n t i m p l a s en c o n j u n t o l o g r ó u n a l u c i d a a c t u a c i ó n toreó de capote con temple y adornos en las v e r ó n i c a s y en los q u i t e s banderilleó de frente a sus b i c h o s y con l a m u l e t a sacó a r e l u c i r las filigranas, los molinetes y los pases de pecho y de r o dillas. C o m o estuvo b r e v e y certero c o n el estoque, halló en el último t e r c i o los a p l a u sos m á s calurosos. C o m o en c o r r i d a s anteriores, h i? o g a l a C a r n i c e r i t o de su temple de t o r e r o v a l e r o so y de g r a n estilo de b a n d e r i l l e r o especialmente en dos imponentes pares, que colocó a l h i l o de las tablas y p o r d e n t r o los pitones le a r r a n c a r o n g i r o n e s del terno m u chas veces, y l a faena de m u l e t a que ejecutó en su segundo enemigo fué t e m e r a r i a per o c o m o c o n el estoque e s t u v i e r a desacertado en su p r i m e r o en el que o y ó u n a v i s o y a el m u c h a c h o se desconcertó d u r a n t e l a c o r r i d a y su n e r v i o s i s m o contribuyó, acaso, a restar eficacia a sus faenas A su s e g u n do, que se quedaba a l e n t r a r l e l o tumbó de tres p i n c h a z o s y dos intentos de descabello. A P a c o Céster le o c u r r i ó algo p a r e c i d o que a su compañero. E m p e z ó a m u l e t e a r lucidamente, cuando al t e r m i n a u n pase en r e d o n d o con l a derecha recibió u n fuerte golpe en el v i e n t r e siguió desconcertado por el percance, y aunque se r e h i z o c o n el estoque entró v a r i a s veces, p o r l o que o y ó u n a v i s o B u s c ó el desquite e n el último, c o n la muleta, obligando mucho, para tumbarle de u n a estocada, metiéndole el pié y s a liendo l i m p i o L a suerte, brillantemente c o n s u m a d a no fué todo l o aplaudida que m e r e c i ó serlo, y a que l a suerte de r e c i b i r no es de uso frecuente entre los m o d e r n o l i d i a d o r e s Carmona. E l fallecimiento H u e l v a 22, ó tarde. E n l a clínica del doctor M a c d o n a l d h a fallecido, a las cuatro de l a m a d r u g a d a de ayer, el valiente n o v i l l e r o onubense P e d r o C a r r e ñ o C o m o y a se sabe, éste fué h e r i d o g r a v e mente p o r u n toro de M i u r a en l a p l a z a de toros de E c i j a donde alternaba con los diestros B a l d e r a s y P a l m e ñ o I I C u r a d o de p r i m e r a intención en l a enfermería de d i c h a p l a z a los médicos accedier o n al ruego que se les h i g o de que f u e r a trasladado, en automóvil, a l a c i t a d a c h m- L a noticia en la población L a n o t i c i a del triste desenlace circuló rápidamente por H u e l v a siendo numerosísimas ¡as personas que, a pesar de lo i n tempestivo de l a h o r a y de l a d i s t a n c i a que m e d i a entre H u e l v a y l a clínica, a c u d i e r o n a este l u g a r E l c a d á v e r fué envuelto en un s u d a r i o y encerrado en l u j o s o ataúd de caoba, c o n abrazaderas de plata. A las siete de l a mañana, y seguido de un g r a n gentío, fué trasladado a su d o m i cilio de l a calle de A l m i r a n t e H e r n á n d e z P i n z ó n siendo llevado el féretro a h o m b r o s por v a r i o s amigos, que r i v a l i z a b a n en l a piadosa tarea. E n u n a de las habitaciones se instaló l a c a p i l l a ardiente, permitié xlose l a e n t r a d a al público, que durante toda l a m a ñ a n a f o r mó l a r g a c o l a a las puertas de l a casa. P e d r o C a r r e ñ o contaba en l a a c t u a l i d a d veintiún años de edad, es h u é r f a n o y tenía tres h e r m a n o s y. u n a h e r m a n a H a b í a c o n tratado u n g r a n n ú m e r o de n o v i l l a d a s p a r a la presente t e m p o r a d a L o que cuenta el mozo de estoques E l m o z o de estoques de C a r r e ñ o y p r i m o de éste, Á n g e l V i z c a í n o se m u e s t r a i n c o n solable. H e m o s conversado breves momentos con él en l a casa m o r t u o r i a D i c e que C a r r e ñ o t e n i a muchos deseos de torear l a c o r r i d a de M i u r a E n el c a m i n o de S e v i l l a a E c i j a no cesó de cantar c l á s i cos f a n d a n g u i l l o s de ¡a t i e r r a N o s refirió que C a r r e ñ o a l t o r e a r por gaoneras, se arrimó tanto al b i c h o que éste le empitonó por el m u s l o derecho, d á n dole u n a- vuelta y tirándole después al suelo. Á n g e l se a r r o j ó al ruedo, y c o n dos a s i s tencias llevó al h e r i d o a l a enfermería, n o tando en el trayecto l a a b u n d a n c i a con que manaba l a sangre. U n practicante, c a m i n o de l a enfermería, puso en l a p i e r n a a l t o rero l i g a d u r a s de g o m a C a r r e ñ o soportó l a c u r a con g r a n entereza de ánimo. C u a n d o los médicos de E c i j a a c c e d i e r o n a que f u e r a trasladado a H u e l v a e n c a r g a r o n que si v o l v í a l a h e m o r r a g i a se d e t u v i e r a n en S e v i l l a y lo condujeran a u n a casa de s o c o r r o C o m o no sucedió esto fué t r a í do directamente a H u e l v a D u r a n t e el trayecto, C a r r e ñ o no cesaba de a n i m a r a sus acompañantes. EL MALOGRADO NOVILLERO (FOTO PEDRO CARREÑO. DUBOIS. LA M U E R T E D E LNOVIL L E R O CARREÑO L a n o t i c i a de l a muerte de P e d r o C a r r e ño emocionará h o n d o p o r d o l o r o s a y p o r i m p r e v i s t a al público s e v i l l a n o E n t r e n u e s t r a afición, se tenía a l desventurado n o v i l l e r o en l a estimación cariñosa m e r e c i d a p o r l a valentía s u m a que en todo m o mento c a r a c t e r i z ó su a n i m o s a p e l e a- -s i e m pre m a l r e c o m p e n s a d a p o r l a m a l a estrel l a- -p a r a l a c o n q u i s t a de l a p o p u l a r i d a d y los l a u r o s i T r i s t e sino el de los toreros de H u e l v a l a c a n t e r a s i n g u l a r de l i d i a d o r e s de corazón... Q u e d a de C a r r e ñ o entre nosotros el rec u e r d o de u n h o m b r e denodado en quien l a fiesta b r a v a t u r o- -c o m o en m u y pocos ca de H u e l v a Se efectuó el t r a s l a d o sal i e n d o de E c i j a a las siete de l a t a r d e y I L g a n d o a H u e l v a a las once de l a noche. A c o m p a ñ a b a n al h e r i d o su m o z o de espada y otros a m i g o s Y a en l a clínica, los doctores D J u a n M a c d o n a l d y D D a n i e l G a r c í a reconocier o n inmediatamente al h e r i d o p r o n o s t i c a n do l a e x t r e m a g r a v e d a d del torero, p o r l a gran hemorragia sufrida. S i n pérdida de momento se procedió a l a transfusión de sangre, prestándose a ello su h e r m a n o A n t o n i o y su m o z o de estoques, Á n g e l C a r r e ñ o no perdió l a l u c i d e z dándose perfecta cuenta de todo cuanto se le hacía. A las tres y m e d i a sufrió u n colapso y t r e i n t a uinutos- e w é s fallecía, mdeado de muchos amigos, de su íntimo compañero el i o v i l l e r o N e i- y de sus h e r m a n o s que l l o r a b a n desconsol: amenté. L o s médicos de l a clínica f a c i l i t a r o n a los periodistas el siguiente parte facultativo: P e d r o C a r r e ñ o llegó a esta clínica s u 1 S e p e l i o del cadáver de Carreño E s t a tarde, a las seis, t u v o l u g a r el sepel i o del c a d á v e r del m a l o g r a d o diestro P e d r o C a r r e ñ o constituyendo una sentidísima manifestación de duelo. E n l a c o m i t i v a figuraba en p r i m e r térm i n o el clero p a r r o q u i a l de l a i g l e s i a de la Concepción, c o n c r u z a l z a d a E l féretro, c u b i e r t o de flores, era c o n ducido p o r a m i g o s que se relevaban fre- cuentemente. D e t r á s i b a l a c a r r o z a fúnebre. S e g u í a numerosísimo público, calculándose dos m i l el n ú m e r o de. personas que a c u d i e r o n a l piadoso acto. E n l a cabecera de duelo m a r c h a b a n los
 // Cambio Nodo4-Sevilla