Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, SÁBADO 24 D E MAYO DE 1930, E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. PAG. 6 obra de Bécqtier a la interpretación o sensación de la ciudad. Pero no existe, en realidad, este alejamiento o divergencia: Bécquer d a su poesía un. aliento recóndito y i o sublime, en el que la impresión del medio iba ya tamizada, sublimada, hasta tal punto, que, al fluir en sus versos, no había roce posible con lo terrenal, con lo bajo y concreto del mundo. D e esencia a esencia, esa voz delgada y clara, llena de una constante tristeza, que es la poesía de Bécquer, es también la voz de esta Sevilla, de estos barrios de Sevilla, en los que una tristeza de sol y de gritos- -más honda y amarga que ninguna tristeza- -tiende de mirada a mirada, de labio a labio, de intención a intención, la onda de esa Andalucía recóndita, pura, soterrada, bajo el oropel y la alharaca de una alegría las más de las veces fingida y sobrepuesta. 1 J. R O M E R O Y MURUBE curas, nos hace mucho daño. Las gentes decentes se previenen contra el periodista y sus eventuales indiscreciones. Se explica, pues, que, apenas anunciado el repórter en el domicilio de una persona que siente despego por- la publicidad, esa persona se eche a temblar. Importa, sin embargo, hacer una aclaración. E s a técnica periodística, adoptada de poco tiempo a esta parte, que consiste en atribuir a un señor lo que. no dijo y a ponerle un poco en ridículo describiéndole con abusiva improbidad, no responde a ningún cálculo material. E l r e p o r t e r o no busca una ganancia en dinero. Se contenta con el éxito de su trabajo, éxito que ni siquiera mejora su posición económica dentro de la casa. Todo lo más que obtiene son unas palabras de aprobación de su director, que le dice delante de los otros compañeros: ¡M u y bien, Regúlez! Su trabajo ha gustado mucho... E n un país bien organizado, en el que no estuviese en crisis el respeto mutuo, como está en España, Regúlez no podría operar impunemente. L a Empresa de su diario, harta de pagar indemnizaciones a los calumniados, lo llamaría al orden, y el reportero tendría que aclimatarse en la literatura o desertar. E l reportaje literario es un género que toca, por sus tangentes fronterizas, con la novela, la historia y la crítica. Requiere un poder de observación que no decaiga en íingún momento, una cultura, si no vasta, muy seleccionada, y un sentido muy claro para apreciar el valor de un hecho y medir sus consecuencias. Antonio Ferro no es adecuadamente un reportero. E s un escritor perspnalísimo y sin vanidad, que no ha tenido a menos el venir a un género de apariencia inferior. M e urge añadir que el ilustre literato portugués no se ha instalado de- EL REPORTAJE RARIO Antonio Ferro L 1 TE- Nuestro periodismo, no sólo desatiende y menosprecia el reportaje literario, sino que está contribuyendo a su desdoro y avillanamiento. E l reproche no puede alcanzar, d i cho sea en descargo de nuestra conciencia, a toda la Prensa, sino a aquellos diarios que, faltos de otros medios más nobles para atraer el interés del público, fían su popularidad al escándalo. Ese criterio de ciertos negociantes desaprensivos, que han acampado en nuestro mundo, no por vocación intelectual, sino por rescatar algo de lo que perdieron en Empresas industriales más obs- unitivamente en el reporterismo. Está de paso nada más. Pero aunque el millonario ponga dinero en negocios inferiores su potencial financiero, ensancha, aun sin proponérselo, la envergadura de esos negocios. E l literato que hace reportaje confiere al género una nobleza que lo eleva de categoría. ¿Cómo podría haberse acercado Abitonio Ferro a personalidades tan relevantes en su diversidad como Clemenceau, Poincaré, Maurice Dónnay, jean Cocteau, el cardenal Dubois, Lenormand, Foch, Pétain, Claude Farrére, Mistinguett, Antoine, P. oiret, Coty y otras de menos influencia, aunque del mismo viso, sin situarse espiritualmente en el medio moral de cada una de ellas? Esa operación no se improvisa. Para dialogar son una persona que se ha especializado es i n dispensable, si no estar a su altura, haberse movido intelectualmente dentro de sus horizontes, saber lo que h a hecho y lo que ¿le diferencia de sus precursores y de sus iguales. N o basta c o n la osadía, asistida de U n a cierta desenvoltura de pluma, como cree Regúlez, sino que se requiere u n a preparación más seria. E n primer lugar, es preciso sentir la curiosidad de lo extraordinario, no de invención novelesca, sino tal como se presenta en algunas vidas. Luego hay que poseer lo que podríamos llamar habilidad insinuante para descubrir lo que nuestro interlocutor se obstina en callar. Antonio Ferro ha sido largamente dotado por Dios de esas dos cualidades; siente la pasión de lo extraordinario y gusta de descubrirlo entre las vulgaridades de la política y del arte en los hombres que se afanan, por gobernar y por distinguirse, y c o m o es, además, de un poder insinuante- digno de un cardenal del Renacimiento, entra en el alma ajena por la puer- -P o r u n sinfín de d e t a lles que no h a c e f a l t a explicar. ¡A h v a m o s sí... P o r que te d a e m p e l l o n e s con m á s f u e r z a que a las o t r a s p o r q u e te contesta c o n m e nos c o r t e s í a p o r q u e p a r a t i no guarda cumplimientos; p o r q u e v a a v e r t e c u a n d o le parece b i e n E s o es lo moderno, chica! -T a m b i é n puede s e r l o moderno lavarse con papel de l i j a en vez de h a c e r l o con. a e s p u m a suave y d e t e r gente del J A B Ó N F L O R E S 1 EIÍ C A M P O (1) T sin e m b a r g o no seré y o quien, lo h a g a ¡C ó m o se conoce q u e vienes de u n a c a p i t a l d e q u i n t o o r d e n! N o m e refiero a l j a b ó n puesto que t a m bién es e l mío, s i n o a todos esos p r e j u i c i o s de l a estúpid a e t i q u e t a los s a l u d o s las p r e s e n t a c i o n e s e n casa, l a m i r a d a i n q u i s i t o r i a l de los p a d r e s y o t r o sinfín de cosas molestas... ¿Q u é quieres? Desde mañana comunicaré a mis p a p a s que lo c h i c es n o s a l u d a r m e t e r s e en l a desp e n s a c o m e r lo que e n c u e n t r e n t u m b a r s e donde les a c o m o d e y e s p e r a r a que u n día de C a r n a v a l v e n g a n vestidos de n o v i o p a r a d a r n o s p r i s a a v e s t i r n o s nosotras y e n t r a r en esa d e l i c i o s a l u n a de m i e l t a n de b u e n gusto como elegantísima. (1) Intensamente p e r f u m a do. P a s t i l l a 0 3 5 0 7 3 y 1 2 5 Hay q u e m o d e r n i z a r s e! -D i c e n que h a b l a r de a m o r es h a c e r e l a m o r -E s o y a está pasado. N a da, t a n c u r s i h o y c o m o v o l ver a los tiempos románticos. C o n f o r m e en u n todo contigo. Cuando u n m u c h a c h o se a c e r q u e a n o s o t r a s si n o q u i e r e p o n e r s e e n e v i d e n c i a q u e n o nos p i r o p e e j a m á s S i le g u s t a m o s y v i e ne c o n b u e n fin, q u e se d e c l a r e a l g o b e r n a d o r c i v i l de l a p r o v i n c i a pero n u n c a a nosotras. ¡Vas demasiado lejos con tus ironías! ¡y o y d o n d e q u e r é i s que v a y a! P a r a t e n e r n o v i o creo q u e l o p r i m e r o es que e x i s t a u n p r e t e n d i e n t e y que se lo d i g a a u n a C o m o p a r a t e n e r ojos s u b y u g a d o r e s es p r e c i s o a d q u i r i r l o s magní fieos L A P I C E S a l H u m o de Sándalo (1) De otra m a n e r a ¿q u é se n e c e s i t a p a r a e n t r a r e n l a c a s a de n u e s t r o s p a d r e s y. q u e éstos c o n sientan? -Q u e e l m u c h a c h o sea amigo. -P e r o s i l o es y n a d a te h a s i g n i f i c a d o de s u pasión, ¿c ó m o podréis saber s i a m biciona casarse? (1) Do g r a n untuosidad 51 consistencia. Precio, 1 peseta y. 1 2 5 S U D Loción O R A L. higiénica SUPRIME LAS IMPUREZAS DEL SUDOR Precio: 1 S antes del baile, del tennis o de otra clase de sport tiene la precaución de utilizar, el específico, por abundante que fuera su transpiración, no se empañarán sus seducciones. Es de efecto rápido, y puede aplicarse en cualquier momento de la toilette Para ello basta con impregnar un algodonciio en SU DORAL y frotar suavemente los lugares contaminados. SUDORAL es un líquido incoloro y transparente, que no mancha ni irrita, desinfectando las ropas afectadas. SUDORAL ha obtenido Gran Diploma de Honor en el Tercer Congreso Nacional de Sanidad. 2,50, 4,50, S, 50 y 18,50. pta. Creación de F L O R A L I A S A Madrid mélico