Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
estas dehesas más que la exuberancia de sus pastos. Ser poeta es disfrutar de un privilegio que nos autoriza a duplicar la emoción que nos comunica lo real. A mediodía llegamos a Evora. E l sol ha fundido al fin la niebla que ensombrecía el ambiente y el paisaje se esponja en la luz. E l pueblo nos acoge alegremente. Las casas parecen, por su blancura, recién encaladas, y las calles son de una limpieza ejemplar. Entramos en el patio del hotel. Este ha sido instalado en un histórico, edificio que fué en lejana época tribunal de la Inquisición y cárcel. Los artesonados del comedor y sus muros asistieron, seguramente, a las angustias de más de un reo en vísperas de purgar con la vida el delito de no creer. Nos sirven el almuerzo muy a nuestra satisfacción, y salimos un rato a vagar por el pueblo. Las guías hablan de Sestorio y LA IGLESIA D E SAN F R A N CISCO, VISTA DESDE E L C O N V E N T O D E GRACIA CLAUSTRODE! CONVENTO D E L CALVARIO de lo que hizo aquí; ¿pero quién nos responde de que sea cierto? Si no hay modo de saber con precisión lo que pasó esta mañana en nuestro barrio, ¿quién puede responder de la exactitud de lo que sucedió en Evora antes de Jesucristo? Es evidente, sin embargo, que por esta región han pasado tres civilizaciones: la romana, la árabe, y la cristiana, y que las tres dejaron ralstros visibles de su espíritu militar y de