Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
GAZETTK AmbaíFadeur de Tranfilv. ini c n atien apprisde r c j ¡2l a p i x J e n c i e l T i w p t i c u r le R o x o u y fon ñmptt tu íihuíhc, aunons tout íubjci d endoutcr fans i J l aílcutanee que le Relidcnt de! Empcrcur en a d o r m au C a y m a c a f f p J t a n c e exprefle. LeGrandSeigneui ment lanouvelle d e c e f t e p a i l íaits les trav cries que ic- feriancotínue a luy d o n n e r fuppottablrtóutetfois au prix d u b r u i t qui court á c e f t e p o r t e d c l a p n l c d c M o n z o u l q m eftrAríénal leGrenier des Ottotnans. Chain Kiran, fíete do dernier R o y de Tartaric Coufinde celuyqui regne presct. eft CireafliecAileftoif le pour ttamfer le íecours envoye au grana V i z t r par la mer n o i continuánt fon premier deflein í e pproch ¿ítaTanaysi affifté de forcé Nogais Se Perfiens pon venirdan la TartaricSibien que ce V i r cft taille pour garder encoré lajchambre: n ozant fe metti e en caropagne qu il ne ioit mieux aflifte. tí a neantmoios Feit vingt m Hle Seymeaes qui fone de leurt arquebuilers) peur meetre au lieu des lanüTaires abfen ou moro en lrarsdifgraccs precedentes. Tant ya que fabylent n eft pas pour cbanger fi toft de Matftie. lln eftcefteannee gueresdefeendn debarquei Pouloonoi- fesou Cofaquei dan lamer noirepourladcftcnce que lew Royen a faifte. O n a permis au Bacha de (a mer quaxante gajeres pour la mer Mediterranee, dont uva díetofiifter Jes eoftes d Italie fúr I advis receu que lea EípsgnoUlesnnt dígarntei d hominei de galeres pour les employer aiflcurs en leun gentes agairei. L e Barón de C u r w eft de retour i C rftenbourg, ít i Enipetettr ft i prefent vn peu indifpofe ll fe contenteroerueilleufementde T la couttoifie Franijoife, du bon accueil qu il s recen de fa Ma. iefte defes MJniftres. d oú i l rappotte toute aflewance de paix entre laFrance Se i Efpagnc. On ne teue plus du touticy d homrne L e Roy de Dannemarc continué i pten eHifqtt lquin e c. iin 4 fur leí V iflícaux qui montent: ce qui rafrakhira hívieille querelle d entre loy éc ceoxde Hambourg. L e Roy de Suede depuis fes vi oires centre T i l l y campe fort avaiitagcuícmcnt pres W e t b e n le Beuve Havel l u y fourniíTant y abondamment toutes fes comniodticz. il va gioflir fes c r o u p p c s d e mtit neu f m i l l e ho turnes que Guftavus H o t n luy ameine delaSylezie, Aot 1 gifnents q u i luy vietment de M e i c l e b o u r g outre troisnutres t ñi (f latílcz potirgarnifon en autant dc villcs de ce pays- lá. E t les fcpt íTtilleAnglois d H a m ü c o n qi ri 1 c vicnnét trouver aucc autres t r o u p p e s d e l a P o m n a n u Son d c i l t i n eft d affatncfdc plus en plus l a r íncedeTiÜy qui t i l vers Tangenno ijd W a g 4 c b o u g pour ¿cf TSrnV wp Z U U 4 t n d c X 5 ctcio de su profesión se le hacia imposible en tierra extranjera, y hubo de volver a su Patria hacia 1 Ó 12. A t r a v e s ó P a r i s por el puente Nuevo, como a n t a ñ o Sólo que ahora enriquecido con su titulo de doctor provinciano y l a experiencia de sus viajes. R e i naba y a L u i s X I I I aunque todavía bajo la Regencia de M a r í a de Médicis. su madre. Pero todo denotaba el r á p i d o engrandecimiento de la ciudad. Se habían abierto plazas nuevas, bordeadas de á r b o l e s se ensanchaban las calles tortuosas y se demolían viejos edificios; se ornaban los paseos con dobles filas de Olmos, bajo los que transitaban los elegantes. E l gusto de una vida m á s lujosa m á s fastuosa, parecía haber sido introducido en l a antigua Lutecia por l a i n fluencia italiana de la Regente. Teofrasto comprendió que aquellos eran el lugar y el momento de dar realidad a las ideas de que, a falta de caudal, venía provisto en abundancia. Se instaló en l a calle de la Calandria, y a b r i ó una tienda bajo- la enseña de E l galló de oro Tienda heteróclita, en la que se vendían medicamentos de su invención, se prestaba a interés módico sobre ropas y efectos, se hacían experiencias de química que frecuentaban los estudiantes de la Sorbona, se recibían y comentaban las noticias de! mundo entero. U n genealogista, su amigo, solía informarle de cuantas noticias recibía de las Cortes extranjeras. Y cierto día en que Teofrasto rumiaba sus recuerdos de Italia, d i s c u r r i ó implantar en la buena villa de P a r í s la novedad de las hojas impresas que allá habían a l a vez despertado y aplacado su curiosidad en otro tiempo. ¿C ó m o v a usted a titular esas hojas de avisos y noticias? -le p r e g u n t ó Ilozier, su amigo. -Como en Venecia Gasette, -I Q u é significa ese nombre? D i o una explicación un tanto confusa, porque no lo sabía a punto fijo. Pero la GazeUe, que al principio se difundió y vendió manuscrita, obtuvo tal éxito, que pronto Renaudot hubo de comprar una prensa de imprimir y la instaló en su propia tienda. Casi todo el periódico se dedicaba a sucesos de países distantes. Noticias de las Indias, de Constautinopla, de H i r c a n i a del Cáucaso o de las Cortes de E s p a ñ a y de Viena. Precios de los productos agrícolas y advertencias a los navegantes, corno había visto en las gaseitas venecianas. E n 1630 salió el primer n ú m e r o impreso. Y Renaudot compren- Z J
 // Cambio Nodo4-Sevilla