Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
tografía o a l a televisión, entonces se llega a cifras fantásticas; a millón y medio p dos millones de puntos luminosos para una escena de 10 por 10 metros en 1 10 de segundo, que es el tiempo necesario para que la retina de nuestro ojo tenga la misma sensación que si viese simultáneamente toda la escena. Se ha ensayado también la transmisión en colores; en una palabra, que al lado de los sueños que hoy son realidades, éste de la transmisión gráfica es de las maravillas que más suspenden el ánimo, aunque no tenga los efectos deslumbradores de las mil manifestaciones de la actividad humana de que está, lleno nuestro siglo. LAS APLICACIONES DE UNA MARAVILLA L a transmisión de. fotografías n o es sólo un objeto interesante de elucubración científica, es ya una realidad; en E u r o p a existe una red de hilos conductores que enlaza B e r lín con V i e n a París, Londres y Copenhague. E n Inglaterra tienen el servicio el Daily Mail, Daily Mirror y Daily Chronicle, que, además del internacional, lo tienen con N e w castle, Manchester y G l a s g o w en París, el Petit Parisién y Excelsior; en Berlín, la Editorial U l l s t e i n en el Japón, dos E m p r e sas: la Agencia N i p p o n- D e m p o en T o k i o Nagoya, Osaka, Kioto, G k a v a n a H i r o s c h i na y F u k u o k a y el diario Asahi entre T o kio, O s a k a y Kioto, cuyas instalaciones estaban terminadas en octubre de 1028, lo que permitió que las fotografías tomadas en K i o t o con ocasión de la coronación del E m perador las publicase l a Prensa simultáneamente en todo el país, que fué, por tanto, un gran éxito para el periodismo japonés. E n radiocomunicación se han hecho transmisiones entre Berlín desde l a estación de Konigswusíerhausen a Moscú, para lo que el Comisariado de Correos y Telégrafos cedió su estación radiotelegráfica; asimismo entre Berlín y L e i p z i g y Berlín- Viena, en cuyas transmisiones sólo se emplearon cuarenta segundos por decímetro cuadrado de ¡fotografía; entre Berlín y Ostia, junto a Roma, y, por fin, dando el salto del mar, entre Ñauen y Río Janeiro con ondas cortas y una energía en la antena de cuatro kilovatios, empleando de cuatro a cinco m i n u tos por decímetro c u a d r a d o que corresponde a 60 u 80 palabras por minuto, si lo transmitido son impresos con el tipo de letra conveniente, que supone mayor velocidad que la conseguida por el telégrafo M o r se, más la garantía de la absoluta fidelidad. S i esto es lo que ya se ha c o n s e g u i d o todo lo que por ahora se vislumbra que podrá hacerse se puede clasificar en dos grupos: primero, Servicios especiales y públicos; segundo, Radiodifusión. E n el primer grupo se pueden considerar otros dos, según que se exija la doble corriente; es decir, la posibilidad de enviar fotografías entre dos puntos cualesquiera de la red, o que sólo sea necesario u n transmisor y receptores diseminados, como será el caso siempre en el segundo grupo. E n el primer caso está el serv i c i o de Prensa para el envío de fotografías de los sucesos interesantes del día, que se p u blican en las primeras ediciones de los periódicos de las d i versas capitales a las pocas h o ras de ocurridos los s u c e s o s como se h a dicho del Japón. Está también el servicio de policía: se transmiten las huellas dactilares u n sujete que TRANSMISION LA FOTOGRAFÍA DE LA ARTISTA DE CINE DA POR CONDESA RADIO AGNES ESZTERHAKY, TRANSMITI- de recoger esas ondas y convertirlas en efecto de l u z como tampoco se ha dicho los mil ingeniosos artificios por los que el hombre llegó a transmitirlos, y así como se ha descrito el transmisor más perfecto, sólo se menciona ahora la última palabra que p u diéramos decir, lo más perfecto y asombro s o el llamado condensador K e r que está basado en efectos luminosos de c n g e n eléctrico, inversamente a la transmisión, que se funda en efectos eléctricos de origen l u mínico. fía, y para que toda ella sea tocada por el rayo de luz intermitente, se monta en u n cilindro, que gira y avanza al mismo tiempo, con lo que la luz que cae sobre ella viene a formar como una especie de rosario de puntos de luz, arrollado en hélices; el pape! del receptor está montado en la misma, f o r ma, y artincios que no se describen por no cansar al lector, pero que le suspenderían tanto como la descripción que se ha hecho, consiguen que sea absolutamente sincrónica la marcha de ambos cilindros. Este condensador es una pequeña cápsula E l número de puntos de la fotografía por llena de nitrobenzol y con sus paredes transdos decímetros cuadrados resulta ser de parentes; sumergidos en ese líquido están 500.000; el tiempo necesario para la transios dos electrodos, a los que van los efecmisión ha variado de cuatro a diecisiete tos eléctricos recogidos en la antena del r e minutos por dos decímetros cuadrados; c o n ceptor y despojados de las ondas portadoras. los receptores más económicos, pero menos A través de esa cápsula pasa un rayo de seguros, basados en efectos electroquímicos, luz procedente de una lámoara N i t r a que se h a llegado a un minuto por 1,5 decímetros ha pasado antes por un prisma N i c o l con cuadrados; pero si se pasa a la telecinemalo que la luz está polarizada, es decir, el éter luminoso, en l u gar de vibrar en todas las d i recciones normales al rayo, lo hace sólo en una, que es la de polarización propia del N i c o l efecto que, como se sabe, se emplea también en el análisis del azúcar en u n líquido; ese rayo polarizado, al pasar por el condensador K e r t se c o n Ti S. (t fié vierte en dos, más o menos distintos, según el efecto eléctrico ff recogido por la antena, y al sai; lir ese rayo así descompuesto, i i v a a través de u n segundo N i col, que sólo deja pasar los efec- Hl tos luminosos compuestos de los 1 rtml i Ttei n dos rayos, con o que la cantidad de luz que en definitiva sale está en relación con el efecto eléctrico recogido e n la antena, y, por tanto, el mandado por la fotografía que se puso en el transmisor. U n papel sensible recibe, por fin, estos efectos luminosos y va reproduciendo punto a punto l a fotografía transmitida. ¡L a imaginación se q u e d a como suspendida a l pensar en lo de qué h a sido capaz u n alma humana que tiene cemo instrumento 1.300 gramos de substancia c e r e b r a l! S e ve así que k que se hace es transmitir y recoger, u n o a, uno, los puntos de la íotogra- TRANSMISIÓN TAMBIÉN LA ESCKITUfcA CHINA SER ENVIADA Y FIELMENTE REPRODUCIDA
 // Cambio Nodo4-Sevilla