Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. IvI Á R T E S 27 DE MAYO D E 193 b E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 3 7 jor, el más estimado muletero. Pero siemmiento de su deber, había detenido á un capre, dominar. E n esta corrida que vamos pitalista que se echó al ruedo. L a excelente comentando el único que dominó con la mufaena la remató Vaquerín con media estoJuan M? Vázquez. leta fué Barrera. T a n cierto es que le domicada caidilla, entrando muy bien, nó, que dejó refrescar al toro y le hizo tres í Lázaro Obón se mostró el torero valienfaenas. ¿Mucho por la cara? Mucho por l a E n la enfermería fueron asistidos los p i te que ya conocía. Los tres pares de bandecara. Pero es que los toros de ayer, agotacadores Guadalupe Rodríguez (E l Mejicarillas cortas que puso al cambio, a su p r i dos desde el primer tercio, no tenían más no) y el Gallego; el primero, de contumero, fueron sencillamente formidables y le de media docena de muletazos y luego no sión en las regiones glútea izquierda y valieron ruidosas ovaciones. Se apretó muhabía nada más que torear por l a cara. E l sacra, y el segundo, de herida en la barba. cho toreando de capa, y con la muleta estoreo por l a cara, cuando evita torear, patuvo bien. A l matar le faltó decisión en su EJM M A D R I D sarse un toro bravo y de poder, es inadmisiprimero y tuyo que pinchar varias veces, ble; pero cuando los toros no tienen fuerza, porque el novillo comenzó a defenderse desU n a cuadrilla disciplinada el toreo por la cara está indicado, y, adede el primer pinchazo y se puso difícil. E n más, es de torero, y, además, hay muy pocos M a d r i d 26. Los toros de Rincón, lidiael último tiró a abreviar, porque era tarder, toreros que sepan torear por l a cara, pues dos en la corrida última, tuvieron muy y después de unos pocos pases, doblándose ya vemos los desastres en cuanto no pasan poca fuerza. Alguno, marrado el primer bien con el toro, dejó media estocada bien los toros solos y hay que bregar, con ellos. puyazo, sin la vara que detiene y castiga, puesta, entrando con decisión. A mí me pareció bien que, agotado el toro, no pudo levantar el caballo. Si un toro Bregó mucho y bien Frasquito de V a l l a toreara Barrera por la cara; lo que no me sacó poder, pronto lo dejó en dos varas. dolid, y la entrada fué buena, sin llegar a l pareció bien fué la violencia nerviosa de Fué una corrida fácil para que los toreros lleno. -M. Reverte, esos pases cortados, y l a poca quietud de anduvieran con ella con facilidad y que pies. Torear sobre las piernas, sí; pero con cumplió muy bien en los caballos, aunque V V EN TETUAN más reposo, con menos tejemaneje de pies. con el poder escaso ya notado, siendo el Pero mientras los demás salgan y no sepan toro más bravo el segundo, que un picaContreras, corta una oreja qué hacer con la muleta, habrá que confordor de Barrera acabó, pues apeló a las dos A los íssfuerzos de l a Empresa para ofremarse con Barrera, que, por lo menos, domanos para recargar. cer variados carteles a la afición, sobre l a mina los toros y hace uso, aunque movido, E n esta tarde, la única cuadrilla que esde la muleta. E s que si Barrera dominara base de diestros que vienen precedidos de tuvo admirable fué la de Agüero. E l picacon otro estijo no habría discusión. E n esta cierto prestigio, continúa correspondiendo dor T i g r e cogió todos los puyazos altos y de abono fué el único que estuvo torero, y el público, llenando l a plaza en todas las picó muy reunido y con estilo de picador. por ello despertó calor de pasión. Buen corridas. So lidiaron en l a novillada del Se le ovacionó frecuentemente, porque una síntoma. domingo reses cíe D. Gumersindo Llorencosa es aguantar, a un toro por derecho y te (hijo) que fueron de bonita lámina; Y anotemos otra vez la disciplina de l a otra taladrar las costillas. Los banderillecumplieron en la pelea de varas, y, en gecuadrilla de Agüero. E l Tigre, Alpargateros Alpárgaterito y Cástulo pusieron al neral, carecieron de malas intenciones para rito y Cástulo saben estar en su sitio. E n primer toro cuatro pares de banderillas, la gente de a pie, si bien el tercero y el estos tiempos de cuadrillas desmandadas y sin que entre ellos mediara un capotazo. quinto novillo llegaron huidos al último terbullidoras, que asaltan al toro en cuadrilla U n a cuadrilla muy disciplinada, en l a que cio, dando terribles arrancadas. como para secuestrarle, la manera sobria y cada uno sabe su sitio, sin que el matador E l primer novillero de la terna, el cordoreposada de lidiar de estos toreros merec tenga que darles una voz. bés Cámara dio, dentro de su estilo, l a nota un aplauso aparte, que yo desde aquí les enL a corrida fué de tono menor, apagada, de torero de temple, que sabe dar a cada vío, -G. Cmrpchano. como los toros. Agüero mató al primero bicho l a lidia que requieren sus condiciones. de una estocada desprendida, que hizo ro y. E N VISTA A L E G R E Prodigó 1 valor con el capote, pues dio cedar al toro, sin haberle pisado el terreno ñidos lances, verónicas, rodilla en t i e r r a al dócil toro. N i una voz de protesta, n i M i n u t o Vaquerín y Lázaro en los quites y en las faenas de muleta un ruido de aplausos comentó l a faena de aguant- 6 enormemente a sus enemigos con Obón Agüero. Aquel silencio casi religioso, que pases de rodillas, naturales y de pecho, l i pedía Pepe- Hillo, en presencia de la lidia M a d r i d 26. Nos persigue el mal sino de brándose con vista y serenidad de fuertes de un toro, se dio esta tarde. Agüero se no poder ver nunca una corrida completa en tarascadas. Mostró su buen estilo de estofué al estribo, sin que nadie le dijera nada. esta plaza. E l domingo nos hicimos muchas queadoi j, tumbando a su primero de una A l otro le mató bien, haciéndolo todo él. ilusiones al ver los tres primeros novillos gran estocada, un poco desprendida, y a su del Sr. Robles, finos, bonitos, disecados, braRicardo González, n i en el toro bravusegundo de un pinchazo bueno, una estovos, con poder y codiciosos; pero desde que cón de y i l l a r r o e l que sustituyó al de R i n cada 3 un descabello, por lo que oyó muarrastraron el tercero cambió l a decoración, cón, n i en el de Rincón, de sexto lugar, dio chos aplausos. pues los otros tres fueron destartalados de nota alguna, que merezca del apunte. A l A Cecilio Barral le correspondieron dos cabeza, mansurrones, huidos y difíciles para primero le quiso dominar por bajo; pero lo bichos, que hicieron toda l a pelea sueltos los toreros. T o t a l media corrida de diverintentó ían ¡despegadito, que apenas pudo y llegaron al final huidos y buscando la sión y otra media de aburrimiento. Otra vez lograrlo- aliJDti -le habían puesto los bandefensa. N o obstante, su actuación con el será peor. derilleros como á una devanadera, a capocapote fué lucida, especialmente en los tazos fué el único. que tuvo alguna difiFiguraba en el cartel Antoñito Iglesias, quites, aplaudiéndosele algunas verónicas cultad y ¡dicho queda por qué; consecuenpero Z última hora se puso enfermo y fué de temple y revoleras de efecto. Muleteó al c i a cuaadoftm- torerito no torea, matando sustituido por Vaquerín. segundo bicho por alto, sin consentir lo esta peor ítoi 3 avía. Minuto tuvo un primer novillo precioso debido, por lo que estuvo varias veces en al que toreó de capa con muy buen estilo, E l que arrancó aplausos y caldeó las peligro; compensó lo deficiente de su faena llevando bien toreado a su enemigo y con pasiones hasta dividir l a plaza fué Barreentrando a herir con mucho estilo, para los pies juntos y quietos. L a faena de mulera. Se ¡comprende fácilmente porque fué dejar media estocada lagartijera, de efecta fué reposada y lucida en su primera parel único que hizo cosas de torero. Con el to fulminante, que le valió una ovación. A l te, pero luego se desconfió y toreó atropellacapote, él, tan propenso a mover los pies, quinto, que saltó dos veces al callejón, lo do, para matar de una entera trasera, con los clavó en el suelo y toreó por verónisujetó con la muleta, recetándole un supealargamiento de brazo. Se le aplaudió mucas. E n quites hubo un momento lucido; rior pinchazo hondo y varios intentos de cho y dio la vuelta al ruedo. Su segundo noel toro era muy bueno. Dio algún pase buedescabello. villo era un buey peligroso, al que no supo no con l a derecha, bien rematado; pero abuLos mejicanos continúan siendo él clou por dónde torearlo. Pinchó varias veces y só del toreo por l a cara y no mató bien. de l a actual temporada en esta plaza. E l en una arrancada fué cogido y pisoteado, paTodo quedó en nada. triunfo mayor de la corrida le corresponsando a la enfermería con varias contusioE n el quinto fué donde ardió l a discudió a Luciano Contreras, del que ya dijines. sión. Unos pedían l a oreja; otros, l a negamos, al debutar en este ruedo el 11 del acYaquerín toreó valentón a su primer noban. Unos pidiéronle que diese dos vueltas tual, que es un torero de finura temple y elevillo, aguantándole bien, a pesar de vencéral ruedo; a otros pareció excesivo. gancia, salvando, claro está, las contingensele mucho por el lado izquierdo. Prendió Saltó l a polémica, que en los toros es l a cias a que todo lidiador está expuesto al tres buenos pares, superior el segundo, que salsa. 1 P o r qué el entusiasmo de unos? Porexponer l a vida ante un astado. Y confirle valieron otras tantas ovaciones, y con la que Barrera había estado muy torero con el mó este juicio l a lucidísima actuación lotoro. ¿P o r qué la negación de los otros? muleta estuvo valiente y dominador, pero a grada por este muchacho en l a lidia de sus la hora de matar comenzó el novillo a desPorque Barrera había toreado con los pies dos novillos, a los que toreó templada y ararmar y a encogerse, y tuvo que pinchar vatanto como con las manos. L a presidencia, tísticamente de capa, con l a que dibujó verias veces, hasta que descabelló, cuando soacertada, terció; no concedió l a oreja y rónicas, faroles, lances de costadillo y gaonaba el primer aviso. A pesar de ello se le dejó libertad de discusión. Barrera había neras, dando a todo ello sabor de alegría y aplaudió. estado alegre con el toro y en todo momengracia torera. Banderilleó también a sus E n el quinto hizo una faena dé muleta to mandó y dominó el torero. L a muleta es dos bichos con excelentes pares de frente muy reposada y de adorno, que el público para eso, para dominar los toros. E l que y con la muleta- hizo faenas preciosistas, no llegó a apreciar por estar dedicado a domine con más clasicismo- -no decimos con toda clase de pases de adorno, empleanchillar a un banderillero que, en cumplicasticismo ton más arte, ese será el medo l a mano izquierda y dominando a sus ¿idos de que, en aquel sitio, no s i r v e n más que p a r a estorbar y h a c e r posibles s i t u a c i o nes p e l i g r o s a s que l a a u t o r i d a d debe p r e v e r v r