Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 27 D E M A Y O D E 1930. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 38. lo grande de su arte, y promete hacer lo qué sabe. ¡Claro que lo hizo! S i se habla de v a lentía, aquí está Márquez; s i s e recuerda serenidad, arte y decisión, aquí está Márquez, que, en una faena, refunde cuanto se necesita para ser torero. E l público, indudablemente, sabe apreciar estas cualidades, y las proclama, con el erir tusiasmo y con las ovaciones continuas. Márquez, antes de entrar a matar, recuerda a l a persona a quien brindó el toro. M u y despacio, recreándose, deja media lagartijera. N o hace falta más; el torero obtiene las dos orejas y el rabo. Guerrita aplaude también, y cita a Márquez para esta noche en el club; quiere sentarlo a su derecha para hablar de este toro negro, lombardo, de Pablo Romero, y de otra corrida de D Felipe, jugada en la plaza de Valencia, actuando con Lagartijo, h a ce más de veinte años... Manolo Bienvenida ha puesto toda su voluntad. Estrena un capote nuevo, para lucirlo bien, y lo ha conseguido. Bienvenida sabe mucho de las cosas del toreo, demostrándolo en su primer toro, al que toreó muy bien, adornándose en dos quites, tan finamente, y con tanta salsa, que no hubo espectador que dejara de aclamarlo. Este niño hombre, tan obediente al desea del público, banderilleó muy decidido y con mucho valor. Dos pares buenos. Con la muleta expuso mucho. Unos pases de pecho, otros por alto, sin perder l a cara, y otros naturales, de los de serie; y una habilidad extraordinaria, que ratificó con el estoque, que hundió hasta la cruz. ¿Quién niega una ovación a este chico? Todos los espectadores se la concedieron y solicitaron se premiase su labor con una oreja. N o quiso ser menos en su segundo, y anotamos unas verónicas de verdadero maes- enemigos. H i z o rodar a su primero de fulminante estocada, saliendo derribado en el encuentro; cortó las dos orejas enmedio de una gran ovación y recibió un regalo de Carnicerito de Méjico, a quien había brindado la muerte del bicho. De su segundo se deshizo, previa adornada faena, de dos pinchazos y una estocada. Contreras salió de la plaza en hombros de los entusiastas, saboreando su triunfo. Carmona. EN CÓRDOBA Márquez habla con Guerrita Córdoba 25. Maestro Corrochano, con su yenia: Hace varios años que Pablo R o mero no enviaba toros a la plaza de Córdoba. N o sé por qué. P o r fin, la empresa actual ha llegado a un acuerdo con e l ganadero, y en esta primera corrida de la Feria de Córdoba, hemos visto seis toros gordos y de bonita lámina. E l nombre de D F e l i pe de Pablo Romero, unido a los de Chicuelo, Márquez y Bienvenida, ha sido bastante para que el público acuda al circo de Los Tejares. C h i c u e l o con lo gran torero que es, olvidó que en esta tierra de sus amores había que exponer mucho más de lo que expuso. Saben los aficionados cordobeses lo que representa Chicuelo en estos tiempos del toreo, y por eso no le han perdonado su indecisión. N o ha tenido justificación su actitud en el primer toro, al que ha podido sacar mayor partido, pues no estaba difícil n i tenía malas ideas. E l de Pablo Romero necesitaba más aproximación. Se castigó su nobleza con una estocada tan baja, que algunos espectadores volvieron la cara. Esperábamos, en su segundo, un desquite, pero no quiso Manolo. N o s entusiasmó en dos chicuelinas admirables y en un quite tan templado y tan suave, que en un instante se ocultó el cuerno derecho entre e! capote y el pecho del diestro. ¡Con qué arte se aproximó con la muleta a su segundo toro! Consiguió un pase por alto, propio de un dibujo de Marín. Después, uno sí y otro no, hasta llegar un poco antes de los terrenos del animal, y con rabia pinchó dos veces; y como no fueran bastante, ahondó l a tercera, para terminar. Chicuelo, siendo tan artista, ¿por qué no lo hiciste mejor? ¿N o pensaste que estabas en Córdoba? Márquez es un gran observador, y desde un principio comprende que el público le pide cosas. A su primer toro, muy bravo, lo torea tranquilo, y hay momentos de supremo interés para los buenos aficionados. Se le concede una merecida ovación, y cuando terminan sus peones, se hace de estoque y muleta, y empieza muy cerca, muy valiente y muy decidido. Su preocupación es dominar al de Pablo Romero, y a los pocos pases lo hace suyo. Este es Márquez; todo lo sabe hacer, y todo lo ha hecho. Señala media estocada, algo ida, que es bastante para terminar y que se le ovacione mucho y se pida una oreja. Estamos esperando el segundo toro de Márquez. Sale con gran poder y muchos kilos. Nadie se alarme; el matador es hombre que posee grandes reservas. Torea con mucho arte; hace dos quites maravillosos. ¿Recuerdan ustedes el de debajo del palco de la presidencia? formidable. Música y entusiasmo. Los peones no actúan. Márquez deja dos pares en todo lo alto, de los que no se olvidan fácilmente; lo bueno deja siempre agradable sabor. Márquez, desde el ruedo, montera en mano, con el mismo respeto que el alumno se dirige al profesor, habla con Guerrita. E n tres palabras, no más, le recuerda al califa P E S T A Ñ A S GRUESAS V A R Q U E A D A S S E IX GRAN RAPIDAS NTE gOIJE PASTIRIÍL Humo No da al d e ¡SáiidaJ escozores. vegetal, Producto JSstuche pon espejo, oppilVr i o, 3,50, D E J A 55Ii S U D O R S I N OLOK, S I N M A N C H A R N I IRRITAR Es el j a b ó n perfecto de toilette sus N o se d e s t a c é ni a b l a n d a e n l a j a b o n e r a c o n s e r v a n d o h a s t a e l final Se l a fial tilK todas p r o p i e d a d e s beneficiosas NEUTRO UNTUOSO- -para la piel, SUDO A 1 D e a p l i c a c i ó n r á p i d a y sencilla, Desinfecta las ropas contaminadas, Precio: i peseta; 2,50, 8,50 18,50. 4,50, PERFUMADO. DETERGENTE. Precio de la pastilla, según tamaño, 0,35, 0,75 y 1,2o. Ida d r l d FLORAUÍA, S A lll i ¡c
 // Cambio Nodo4-Sevilla