Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 27 D E M A Y O D E 1936. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G $3. Frente a aquella conducta, esta. U n público apasionado, jaleador, vehemente de los suyos, del principio al fin, pero que en un instante, en el solo momento de buen juego armónico de los catalanes, interrumpe su protesta para subrayar, con un aplauso, el efecto de las jugadas mágicas. Carreras de caballos. Fútbol. C ó m o el Real M a d r i d venció al D e Después, otra vez las protestas, la indiglo imperdible, portivo Español, p o r dos tantos a cero. E l F C Barcelona venció nación, cuando, antecamino de los hay quienes tuercen por el desmanes. P e r o no llegan a tiempo; castiga el arbitro al Athlétic de B i l b a o p o r cuatro tantos a tres. O t r o s partidos. y condena el público. Los últimos momentos son atormentadores. E l Madrid acaba- victola potranca, y a medio metro del poste hu- rioso la función y su público, todo el público, CARRERAS D E CABALLOS corre a abrazar a los vencedores, sin que bo de ponerse de pie sobre los estribos para poderla parar y entrar segundo. E s Rubia i para los vencidos haya un gesto de desdén, Madrid 26. Resultados de las carreras ni menos un movimiento de violencia. P o r un espléndido ejemplar, que será a. buen secelebradas el domingo: caminos de gloria unos, por senderos de desguro el crack de los futuros tres años. Sin Premio Legítimo (handicap- gentlemen n pecho otros, todos tienen expeditos caminos llegar a ella, Fair demostró buena clase. ders) 2.500 pesetas, 1.600 metros: a los que nadie se asoma para molestarles. Zcro, cero. D Luís Figueroa y Pérez de E n el campo, actores; fuera de él, ciudada 1. Marconi; 79; marqués de Casa A n z o n Guzmán debe cambiarle pelo a pelo al conde nos como otros cualesquiera. (Si. Sanjuán) G. 6,5 de Velayos Fíewr de Pecher por... Copetín, 2. Juglar; 63; Yeguada Militar (Sr. H e r- por ejemplo. Antes, en y después del partido el púnández Franch) blico de M a d r i d procede siempre como E n los potros, La Cachucha se impuso debe. 3 Legajo; 66 v medio; Escolta Real (senetamente a sus dos competidores; también Impresión de juego. -No debió ser, por, parece un gran ejemplar. ñor Crespi) 4 3 U n minuto, 54 segundos fortuna, muy profunda la desagradable i m E l premio Almenara A l t a se lo adjudicó y V 5 presión que a los catalanes les produjo el La Madelón de punta a punta; pudo haber Premio Aranjuez, 5.000 peseras, 1.000 habido hid- e, por dormirse en la llegada L e- concierto unánime de silbidos a sú entrada en el terreno, por cuanto de salida fueron metros: forestier, al contener lá yegua, sin percalos dueños de l a situación. Pero, además, i La Cachucha; 51; marques de San D a tarse de que muy de cerca la seguía Ingo, por aquellos cinco, minutos, suficientes para mián (Leforestier) G. 6,50. que, en magnífico rush, se le unió, y por un que muchas gentes que les protestaron, ba 2 Leonora. 51; conde de la. Cimera solo cuello a favor de La Madelón se decitieran palmas de homenaje a su juego, padió el triunfo. L a nariz del Señor de Furet (V Jiménez) reció que el Español era otro equipo forjaasomó en tercer lugar. 3 La Molina; condesa de San M a r t i n do en el molde de los mismos nombres. L o s Copetín, el caballo a cuyo cambio nos rede Hoyos (Méndez) 2; 4. U n minuto, siete instantes fueron breves y no repetidos ya, ferimos antes, batió bien a sus enemigos segundos y 1 5. pero el deslumbramiento, magnífico. en el handicap final. Premio Almenara Alta, 4.000 pesetas, Frente a ellos, más que deprimidos, nerSólo tres cruzados se presentaron a dis ¡3.200 metros: viosos, los locales se preocupaban sólo de putar el premio Legitimo, y, en legítima 1. La Madelón; 49; conde de la Cimera deshacer juego, atendiendo a ía pelota antes competición, Marconi, hábilmente conducido que a la colocación. Hasta que cayeron dos (V. Jiménez) G 10,50. C. 7. por e L S r Sanjuán, obtuvo la victoria. corners sobre la meta local y el equipo se 2. Iw o; 56; marqués de Amboage (Cha ¿Quién ganará el próximo premio de los repuse para tomar la ofensiva. varrias) C. 11,50. Tres Años? U n a carrera clásica, que se esN o existió en lo sucesivo un Español 3. iVes ífc Fw í; 62; señoritas de Capera con verdadero interés. Como también realmente peligroso, como conjunto. Aquella rrión (Leforestier) Cuello; 2 y medio. Dos esperamos no verla disputada por sólo un llamarada no volvió a alumbrar. E n cambio, minutos, 29 segundos y 4 5. par de caballos. -Rubryk. los merengues, servidos por una línea mePremio Medinaceli, 5.000 pesetas, 1.000 dia, en l a que Esparza resultó un eje extraFÚTBOL metros: ordinario y hombre inagotable, cargó con 1. Fa ¿r; 51; duquesa de Medinaceli tra las líneas contrarias, yendo muchas veC ó m o el R e a l M a d r i d venció al D e p o r (Méndez) G. (cuadra) 8,50. C. 16. ces a disparar contra la meta de Zamora. tivo E s p a ñ o l p o r dos tantos a cero 2. Rubia; 51; duquesa de Medinaceli Sin embargo, la presencia obsesionante esMadrid 26. Ambiente caldeado. -E! cam- torbó tiros otras veces prodigados, y los (Díaz) C. 7,50. po es una sartén. Los espectadores, a la tem 3. Z e r o 56; duque de Toledo (Lyne) shots, a pesar de los avances reiterados, no peratura del frito apasionante, no caben en Cuello; 3. U n minuto, 4 segundos y 4 5. llegaron tan frecuentes como debían. Claro, los estrechos limites del graderio. ¿Cuántos? que salvo los dos tantos, imparables, el Premio Sirena (handicap) 4.000 pesetas, T a l vez veinticinco, quizá treinta mil. Son guardameta internacional detuvo cuanto lle 2.400 metros: tantos, que resbalan, que se salen de las pagó a su alcance, en algunos casos probando 1. Copetín; 63; conde de Velayos (Leforedes y- caen al fondo de la cazuela- -pista de hasta la saciedad la teoría de su invulnerarestier) G. (cuadra) 11,50. C. 10. fuego- -por donde navegan sin rumbo, a la bilidad. 2. Fly Tox II; 54; conde de Velayos hora de comenzar; tomados todos los luga (Romera) C. 16. Conseguido el tanto primero a los diecisie. res, estos miles de náufragos se sientan en 3. Manchette; 61; marqués de Amboage te minutos, a renglón seguido de un remate el borde del terreno, por fuera del out, for (Chavarrias) i i y medio, Dos minutos, 48 (fe cabeza de Rubio, salvado por el larguemando un festón humano muy pintoresco. segundos y 2 5. ro cuando el aoal parecía inevitable, el E s E n el palco regio, Su Alteza Real don Tarde espléndida, de temperatura y de pañol respondió con varios ataques, llevaJuan, acompañado del preceptor y directigentío, en el Hipódromo. E l desarrollo del dos por Padrón. Pero de aquel ala interna- i vos de los dos clubs, antes de comenzan E n programa, interesante. Cada día crece la cional que él formara con Bosch no queda, el aire, vaharada de muchedumbre, tufo de afición. E l espectáculo de las carreras 110 por lo que se refiere a éste, más que el nompasión, voces, gritos, banderolas, cartelones puede resultar más atrayente. U n solo grito bre. Bien marcado el nuevo mago de los con leyendas que excitan a los locales a pocabe; el que se solía oir en las plazas de driblings escurridizos, la eficacia del ataque ner todos sus entusiasmos en el trance detoros cuando los toros embestían (que ahoespañolista es muy relativa. Pudo así, nuecís i vo. Impaciencia: casi angustiosa espera lo ignoramos nosotros, por la convincente vamente, el once blanco hacerse dueño de la ra, mientras llega el momento de emociorazón de que no vamos a los toros; sin moiniciativa y desarrollar T r i a n a y Cosme un narse y de gritar hasta enronquecer. T a l el lestar sea dicho) ¡caballos! ¡caballos! juego por los interiores, para contrarrestar, cuadro de la última semifinal de Chamartín. La. mteva generación parece que promeel cual Solé y sus alas fueron impotentes, Antes, en y después. -Está jugada la carte, por cantidad y calidad. Estos ensayos de aunque Saprisa detrás resultara ese gran ta. L a ganó Madrid. N o hubo trampa n i potros van dejando agradable impresión endefensa que viene haciéndose notar hace enredo. Como en la ciudad condal, el Espatre los aficionados. Él domingo vimos nuetiempo. Y el final del primer tiempo, con ñol jugó m a l pero, al revés que allí, el M a vamente las dos potrancas de la duquesa de acción viva guiada por los locales, fué sil- drid lo hizo mejor. Medinaceli, Rubia y Fair, con el potro del badó cuando Zamora acababa de pararle un Entonces no dijimos cuánto tuvo de laduque de Toledo, tomándose las dos yeguas tiro enorme a Rubio, para el que todos penmentable aquel espectáculo. Que ganen unos un franco, y rotundo desquite de la anterior saron aue cabían los honores del goal. Perol u otros, es preciso en el juego; que la vicderrota. Más despabilado Díaz en el moRicardo lo dispuso de otro modo en uno de; toria sea menester sacarla a cualquier precio mento de la salida y bien atento a ella Ménsus alardes! es un tipo de cotización que va contra el dez, arrancaron pronto y bien, tomando RuLos treinta primeros minutos del segundeporte. Allí, lo de menos fué el triunfo; bia el mando para distanciarse cuanto buedo tiempo fueron del Madrid, hasta el se- lo reprobable los procedimientos. Y más, si namente la- dejó ir el jockey; detrás se pugundo goal; y el resto, del Español, pot cabe, que esos procedimientos inadmisibles so (a cierta distancia) Fair para entrar en abandono total de los blancos, que optaron tuvieron un eco de algazara, un acogimiento la recta, donde Díaz dejó acercarse a la compor cerrarse a una tenaz defensiva conser de entusiasmo, cada vez que tronchaban un pañera de cuadra de su monta. ¡Trabajo yadora. hombre forastero. le costó el que entrara primero, pues desde jj. Zamora y V i d a l hicieron sendas salidaaf las tribunas empezó a. tirar cuanto pudo de tk r 0 o 0 0 0 INFORMACIONES Y NOTICIAS DEPORTIVAS
 // Cambio Nodo4-Sevilla