Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA L O C I Ó N REGENERADOR RA D E L C A B E L L O O U E U S T E D A C A B A R A POR USAR Marca registrada V É N D E S E E N L O S E S T A B L E C I M I E N T O S I EL R A M O Y E N L A P E R F U H E R Í A D E CAÑAS. P U E N T E X P E L L Ó N 23, S E V I L L A Porque es la única, científicamente lograda, que hace ríw nacer el pelo caído, cualquiera que sea su causa origina ría. No se canse en el empleo de cosas i n ú t i l e s contra la ¡calvicie. Pida V un frasco de S E N S A C I Ó N C O O P E R A T I V A AGRÍCOLA INDUSTRIAL Cumpliendo lo dispuesto en el a r t í c u l o 18 de los Estatutos sociales, se convoca a Junta General ordiiaria que se c e l e b r a r á el d í a 9 de junio p r ó x i m o a as diez y media de la m a ñ a n a en el domicilio social 3- uzmán el Bueno, 6. Sevilla. Todos los Sres. Accionistas tienen voz en la Junta, pero para tener derecho a votar es necesario reunir por lo menos cinco acciones. P a r a ejercitarlo es necesario recoger la c é d u l a de a d m i s i ó n presentando las acciones o los resguardos de d e p ó s i t o s de las mismas, expedidos por una entidad bancaria, en las oficinas de la Sociedad, en Sevilla, o en Granada, San A n t ó n 11, con cinco d í a s de a n t i c i p a c i ó n a la c e l e b r a c i ó n de la Junta. Durante el p e r í o d o de convocatoria p o d r á n los Sres. Accionistas ejercitar el derecho consignado en el a r t í c u l o 15 8 del C ó d i g o de Gomercio. Sevilla 24 de mayo de 1930, E l Presidente M a r q u é s ele San J o s é ele Serra. f 5 Cooperativa Avícola Andaluza Huevos frescos del d í a y aves S A N M I G U E L N 4. T E L E F O N O 25592. El Pastelero de Madrigal O B R A C O M P L E T A DOS P E S E T A S L I B R E R Í A I T Á L I C A F R A N C O S 28. RÁPIDO SEVILLA- JEREZ- AL (3 ECTRAS C E T O A- T A N G E R- L A R ACHE- CASABLANOJS! HIUIHllilllh Lea V d Jos domingos PASAJEROS X MERCANCÍAS con m a g n í f i c o s ó m n i b u s B U S S I N G PTODLMAST V en c o m b i n a c i ó n con los correos de Ceuta, T á n g e r 3 Gibraltar. Salida, 7 m a ñ a n a Gran C a p i t á n 12. Telefono 22690. Algeciras. 13.30. Marina. 6. Telefono 137. EM DÍA PESETA SANTANDER? Sociedad Cooperativa cíe C r é d i t o Hipotecario- Madrid Préstamos a i n t e r é s m ó d i c o dando facilidades para los de c o n s t r u c c i ó n Agencias: en Barcelona, Mallorca, 19 S, y en S E V I L L A C A L L E Z A R A G O Z A 19. EL HOGAR ESPAÑOL junto al mar, emplazada en el sitio m á s pintoresco de la provincia, son magnífico palacio, jardines, huerta, prados, bosque. V é n d e s e 25.000 duros, Dirigirse: Apartado 9.081 V Madrid. rústica a S poteco. sJenMtoda E s pAalñc a l, ácompro e h i Britp, 94, Madrid, n: milí! ll! BI! imi! i! i! i! l! ll l ¡rtl! l (l ¡lll! llil! llli: iHII ll l) tf ¡Sá JE, RODRIGUEZ- SOLig LOS SUERÍÜCLLEEOS- D E i8o S Í JÍ -Fray Luis dé Leóri también hace hablar al ríd Tajo en su Profecía. -Es verdad. ¿Y ¡aquella marisabidilla que corte jabas? í. V v- t- jOye qué carta en verso me escribió ayer; 1 í Querido señor y dneñoi. l Extravagantes dilemas de inópinos objetos, t. con benévola atracción jne usurpan el intelecto (1) L (í Siflii- latini- parla... N i me entiendes, -ni té, entienda. A l lado de tu filis, Góngora es un coplero. i r- -Es una mujer esplendorosa, un astro rutilante... ¡Tal para cuál! -exclamó riendo el abate. -i Y qué nos dices de tu calcetera? -preguntó el petimetre al abate. fc- j. tJná calcetera Habrá estólido- -dijo el erudito. -íiYi por: qué no... -respondió el abate- ¿No has pido, la canción? Por, m á s que del pficbg digan algunos, somos las calceteras mozas de puntos. A ¡Y íe aseguro que le has puesto los puntos? -Hijo el peluquero. ¿Y! tu madamita? -preguntó el abate al petimetre, i- -Ayer la compré un guardapiés de griseta, unos, guantes de seda y una escofieta de fandango. ¡Infeliz! -dijo el abate- Sigue los cpnsejoá del sabio: 1 f Meaos amor y m s maula, menos conceptos, más bulla; menos gastos y más labia. -Un tónico que gasta vestido inglés cb n Botones; de retrato, chupa blanca bordada, calzón ajustado ¡zapato pequeño y hebillas grandes, felpudo sombreron, mucha corbata de muselina, rizado erizón y. guas de olor... no puede ger un cortejo, generoso. r Pasa sra hermana de ¡Vicente, el criado dé confianza del señor Miranda, y mujer de Pedro Hernández; (el Zurdo) que por haber tenido cierta noche un; mal encuentro con los alguaciles, dio con sus hueso? en la cárcel, de ía que, a instancias de Vicente y por ¡las lágrimas de Paca, le sacó don Juan Antonio, razones todas por las que el señor Miranda era con- siderado por el matrimonio como amo y señor, E l Zurdo era un hombre largo de cuerpo, pero más largo de manos, que lo mismo reía que se. enfadaba. Siempre con la capa terciada, era un tulletulle que pasaba el día requebrando mujeres, burlándose de los payos que venían a Madrid p fuman do en el Matadero. i ¡Su hablar era enfático 7 sus razones, secas; su prosopopeya, ridicula. ¡Le apellidaban el Zurdo porque Ib era pero sií navajada resultaba mortal, y era el terror de los ventorrillos, tabernas y bodegones. Vestía chupetín y calzón corto, blanca camisa dej lujosa chorrera, zapatos con hebillas de plata, sombrero de medio queso y rica faja de grana, que ocultaba la cortante navaja, y adornaban su moreno ros- tro unas pobladas patillas en forma de chuleta. Divididos los manólos en chisperos- -así llamados los de los barrios altos por las muchas fraguas que había en sus calles- y curtidores los de los bajos, por su vecindad con el Matadero, y por ser en su mayoría cortadores, tripicalleros, chalanes y matarifes, Pedro Fernández tenía a orgullo en ser de los últimos, y despreciaba a los primeros, a los que llamaba por burla vulcanos. Orgulloso, como buen madrileño, si transigía con el noble era porque el noble le buscaba. ¿Había tenido oficio? L a Paca decía que cuañdí se casó era guarnicionero, pero el Zurdo lo negaba terminantemente. j? Casi a la misma hora en que ocurría en la; casa, del señor Miranda la escena que hemos descrito, eíí bodegón de la Morena estaba lleno de parroquianos que el Zurdo procuraba, servir, ayudado por dos cria tías, maldiciendo la ausencia de la Paca que rio le permitía entregarse libremente a la befeida coa sus 1 1 amigos. (1) J g, Qti m p Las- dos mesas prinypales 4 M c üpál n l? r- ff- i-
 // Cambio Nodo4-Sevilla