Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
L e a usted iSagSTHÜSTJ MUEBLES OE LUJO Y 21 Saoffówcos y de Alquiler. Qué es a lo largo de lineas férreas y en interiores de pueblo. Facilita presupuestos y proyectos gratis PUBLICIDAD RURAL. INDUSTRIAS de MENDOZA. Avenida Conde Peñalver, 19, MADRID, Telefono 123 S 9. u a para la rabnn ga seosas y sifones. ate y de graa rendimiento. OH PORTFOLIO por la diversidad de sus fotografías. por la abundancia dé su texto, acoplados a motores de gas pobre, a máquinas de vapor, aceite, o sin acoplar. Calderas de todas clases, aparatos de aserrar; prensas hidráulicas para aceite, etc. vendo de ocasión, y compro grandes lotes de hierro viejo y metales. Salvador Pau, Pi y Margall, 25, Valencia. IADORES UN MUSEO por la belleza de sus planas artísticas; y ¡lllfl R a m b l a de Cataluña, 84. Barcelona. UN REüfiLO Dyon Más baratos q e los eléctricos. Las mau yores existencias de España. Condiciones a revendedores. Facilidades. C. H E R R E R A BARQUILLO, 18, MADRID a MOTORES A GASOLINA por la baratura de su precio. en todos los pueblos, bombas inglesas para agricultura, lavar automóviles, pintar y blanquear, desinfección, etc. Casa Laf. calle de Rafael Calvo, 5, Madrid. U N A peseta en toda España, Calidad insuperable. Precio, desde 0,70 pesetas kilo. Se desean representantes en Joda España. L- E M S A apartado 746, M A D R I D ubrificantes regenerados 82 E. RODRIGUEZ- SOLIS LOS G U E R R I L L E R O S D E 1 S 08 83 hermosa Paca- dijo el ábate a la manóla, que acababa de entrar en el bodegón, con gran contentamiento del Zurdo, que tomó asiento en la mesa de sus amigos. Era la Paca una mujer de veinticuatro años, de regular estatura, cuello y brazos torneados, amplio seno y bien modeladas caderas; de pelo negro, de ojos de azabache, que lanzaban miradas picarescas; de nariz fina, de boca pequeña y risueña: una real ¡moza. Graciosa y soberbia, noble y valerosa, era a la yez querida y respetada. L a llamaban la Morena por el color de su tez, y tenía a orgullo el ser dueña de un bodegón de planta, y no de los llamados de puntapié, que se armaban por la mañana en las plazuelas y se desarmaban por la noche. Había nacido en la calle de Toledo, y para ella no había más nación que España, ni imás ciuclaa que Madrid, ni más calle que la de Toledo, ni más ¡Virgen que la de la Paloma. Dominaba al gatallón de su marido, pero sin lograr corregirle. Odiaba todo lo de extranjís, y se moría por el guardapiés de raso, la nacarada media, el chapín de hebilla, la clásica peineta, la rica mantilla y el vistoso abanico. Heredera directa de las majas, sus dichos eran gráficos, sus epigramas, sangrientos: su arrogancia, proverbial. Gozaba en riñas y en jaleos, se creía superior a la dama y se burlaba del usía. Algo supersticiosa y un tanto libre, tan amiga de los bailes como de la iglesia, en ella se mezclaban lo divino y lo humano, Dios y el hombre. Sin llegar a quitarse la mantilla trajo a ía mesa del abate las dos botellas que éste había pedido. -Ingrata entre las ingratas- -dijo el abate- ¿no feerías capaz de darme un abrazo? -No, señor; porque los abrazos pa su mercé los guardo en el arca, y no puedo ir a sacarlos, po que hay mucha gente a quien servir. -Eres la manóla más retrechera... Improvísala unos versos, Zoilo... E l erudito, después de toses- cuatro. veces, de. piarse el sudor otras tantas, y de Hacer infinitas pausas, exclamó con entonación dramática: perdió sus corales Paca i- -En el baile del ejido (nunca Paca fuera al baile) un disanto por; la tarde. Me parece- -dijo el abate- -que yo he oído ésos versos antes de ahora... -Imposible- -contestó el erudito, muy sofocado- porque es una de mis mejores improvisaciones... -Pues entonces. Góngora tiene unos muy parefcidos. ¿Y: quién ha sido la soplona- -dijo la manóla, poniéndose en jarras- -que le ha dicho a su mercé que yo he perdió los corales, si. los llevo en las orejas... -No lo has entendido, Paca. los corales son... -Quisiera conocer a esa fanfarria- -añadió l a manóla- -pa darla unos azotes donde yo me sé... -Tapa- -exclamó el abate- y dejemos las. cosas de atrás... -Sepa su mercé que a rní denguna íhe ¡planta y cuando yo me atufo... -Paca, por Dios... -Soy yo muy bizarra, y tengo remuchísimo ebráEÓn, y unas tijeras muy afiladas pa cortar las lenguas largas. -Y a sé que eres el non plus de las manólas. -Y tan aseñorada y tan real persona como Ja primera... -Toma este abanico del Sereno, que te he comprado, para que lo luzcas mañana en los toros- -dijo el abate, que si iba al bodegón de la Paca por los buenos guisos no iba menos por la hermosura de la manóla. Estos abanicos tenían pintada una maja, y debajo festos mal llamados versos: duérmete s i n recelo, que son las once y cuarto r. está raso y sereno. Duerme, -gachona mía,
 // Cambio Nodo4-Sevilla