Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Á fi C J Ü É V É S 2 9 D E STAYÓ D E 1 9 3 0 EDrdfóNf D E AT IDÁXUCIAV PÁü; 8 mismo; pero así nos lo aseguran los norteamericanos... G i f f o r d Pinchot, antiguo gobernador da Pensylvania: el comandante Eugene F Me Doiiald, J r y otros no menos caracterizados personajes sugieren al Gobierno de los Estados Unidos la adquisición de esas islas. ¿Para qué las quieren los ecuatorianos? Si siguen dueños de ellas, todos esos maravillosos animales desaparecerán. Y a los están matando impunemente, y se habla de numerosas expediciones de cazadores dispuestos a exterminarlos. Corrm los infelices se dejan matar, ¡bien fácilmente van a acabar con ellos! Y éste es el motivo que se invoca para aconsejar la compra de las islas, que nada valen para E l Ecuador. Los Estados U n i dos las adquirirían sin gran dificultad y a b? jo precio... ¿Por qué, pues, no vendérselas? Cuando sean propiedad de los norteamericanos, éstos establecerán allí una buena estación meteorológica, un campo de experimentación científica, un vivero de animales exóticos, y hasta una carbonera! El puerto ecuatoriano de Guayaquil, que es el más cercano a las Galápagos, se beneficiaría enormemente con la vecindad de los barcos mercantes o de guerra que fuesen a las islas... ¡Todo por la civilización y la cultura! L a única lástima es que esas islas no están en venta. Pero, si los norteamericanos se empeñan en comprarlas, suyas serán pronto. La tortuga terrestre, el león marino, ¡los galápagos todos! ya pueden empezar a estudiar el inglés... M I G U E L DE Z A R R A G A alcanzar para l a mayoría de los pintores que conocida en nuestra sociedad aristocrática. cultivan el género. Es una Exposición que tiene mucho éxito E l vernissage de l a Exposición Hohenlohe y que por las noches suele verse muy v i fué como una reunión elegante; el principe MONTE- CRISTO y la princesa de Hohenlohe- -su madre, accidentalmente en París- -recibían a los v i París, mayo, 1930. sitantes, entre cuyo número figuraban: el ministro de A u s t r i a en esta capital, la princesa de l a T o u r d Auvergne- -nacida W a ABC E N N U E V A YORK g r a m- l a marquesa de Casa- Maury, los condes Jean de Castellane, la princesa M e s sague- Stradere y muchas otras distinguidas ¿Se venden galápagos... personas. De que estén en venta no se ha dicho Otra artista aristocrática, mademoiselle de nada. Pero ya hay quien las quiere comNoailles, hija de los duques de, Noaillés, prar. P o r un puro romanticismo, claro es, afronta también el juicio del público y de que no como negocio... la crítica, que son, por cierto, muy favoraLas islas Galápagos pertenecen a la Rebles, exponiendo sus bellas obras pictóricas, pública del Ecuador y están a unas 600 en que dominan los cuadros de flores; el millas de su costa. Como un verdadero pagran poeta indio ¡Rabindranah Tagore, que, raíso terrenal, después de la salida de Adán es a la vez pintor meritísimo, exhibe sus y E v a son únicas en el mundo. Son un parque natural maravilloso, en el que se conobras en la Sala Pigalle, prologando el caservan las más interesantes especies anitálogo- -á tout seigneur, tout honneur- -la males en plena libertad y sin miedo al excelsa poetisa condesa de Noailles; en la hombre, cuyos instintos criminales descoSala V i g n o n el sobrino nieto de Víctor nocen. Hugo, Jean H u g o artista por herencia, pre. E n sus playas apenas si fondea algún senta sus pequeños cuadritos, sus deliciosas barco, y pocos seres humanos se arriesgonasches, de las que el ilustre crítico Paul gan a vivir unos días. Solamente llegan Morand hace entusiasta elogio. E n esta allá algunos extraordinarios turistas y a l época, en que se pinta al azar y sin destino gunos cazadores intrépidos. Unos y otros- -d i c e- él tiene siempre el aire de trabahan podido contemplar en aquellos volcánijar para Seyes. cos peñascos, animales que no se ven en el No terminaré esta crónica, en la que ¡a resto del mundo: la tortuga terrestre, el león falta de espacio me impide citar todas las marino, el ílamingo, la iguana silvestre... Exposiciones ahora abiertas, sin consagrar Cuando algún hombre desembarca en las unas líneas a l a dé barcos antiguos, que se Galápagos, las gaviotas se posan en sus celebra en un cabaret de nombre simbólico: hombros y comen en su mano, como paloEl bateau ivre. H a y varias docenas de premas. ¡Y no hay indígenas! Nadie puede ciosos barcos pacientemente coleccionados reclamar legítimamente aquellas islas como por D. Carlos de Flores, personalidad muy suyas... (Los ecuatorianos no pensarán lo Nueva Y o r k mayo. AYER Y HOY N i ñ ó n d e Léñelos, f a m o s a por. su cutis e t e r n a m e n t e j o v e n c u i d a b a d e s u belleza c o n cien m i x t u r a s e x t r a ñ a s Las mujeres d e n u e s t r a é p o c a c u e n t a n c o n medios menos complicados y más segur o s C o l c r e m e C o t y deliciosa c r e m a d e n o c h e l i m p i a e l cutis d e las i m p u rezas a d h e r i d a s a él d u r a n t e el dfa y c o n s t i t u y e a l a vez u n a l i m e n t o c o m pleto p a r a la piel, nutriéndola intensam e n t e y e v i t a n d o o s u p r i m i e n d o las arrugas y surcos d e l rostro. P o r l a m a ñ a n a c o m o fin d e vuestra toilette b a s t a r á u n a p e q u e ñ a c a n t i d a d d e C r e m a C o t y q u e preserva ia piel d e los efectos d e l a i r e y d e l sol, e l i m i n a e s p e r e z a s e v i t a e n a b s o l u t o el brillo d e l cutis y f o r m a l a b a s e perfecta p a r a los P o l v o s C o t y H e a q u í u n sencillo t r a t a m i e n t o q u e p r o p o r c i o n a r á a v u e s t r o cutis s u a v i d a d y juventud eternas. L ROLDCW- TIROL. ES es s v PARÍS l
 // Cambio Nodo4-Sevilla