Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA L Ó C Í O N R E G E N E R A D O RA D E L C A B E L L O Q U E USTED ACABARA POR USAR Marca registrada V É N D E S E E N LOS ESTABLECIMIENTOS D E L R A M O I E N L A P E R F U M E R I A D E CASAS. P U E N T E X P E L L Ó N 23, S E V I L L A P o r q u e es lK ú n i c a c i e n t í f i c a m e n t e lograda, que hace r e n a c e r e l pejo c a í d o c u a l q u i e r a que sea su causa o r i g i n a ria, N o se cianse en el empleo de cosas i n ú t i l e s c o n t r a l a c a l v i c i e P i d a V u n frasco do S E N S A C I Ó N San SEVILLA Vicente, 44 G LIMITES- 1 Habitaciones y desayuno, desde 7,50 por persona. Serví cío restauranteis por cubiertos aparte o p e n s i ó n completa. Clase d i a r i a de u n a h o r a 15 pesetas mensuales. ÍNSaKTÜÍÓ R E L S IPÍÍOOIADOS, 23; P U E R T A D E L S O L 13, y M A Y O R 1, M A D K Í D L i b r o G pesetas. TA O R A N S U R T Í D O t S W É F B I 8 Q O 36.98O REPARACIONES fiARAWTIZAOAS D E C U B 3 E R T A S V C Á M A R A S ESQUINA, G E N E R A L PORUIER MOTORES ECONÓMICOS DIESEL 15. 1 I I 11 I i Lea usted MOTO- BOMBAS Almirante, Madrid. Ufane 0 SIA pta. ejemplar. A l m i r a n t e 15, AI A D R X D junto al m a r c o n m a g n í f i c o palacio, jardines, huerta, prados, bosque. V é n d e s e 25.000. duros. D i r i g i r s e A p a r t a d o 9.081, M a d r i d FMQA PROVINCIA SANTANDER ¡MTCÍM F a c i l i t o dinero en l. as y 2. as, soiiSblr W J fa SS $8 bre casas en Madrid y fincas rústi T en toda E s p a ñ a J M B r i t o A l c a l á 94, M a d r i d ¡Mili! m CASA en M a d r i d Dispongo d V 40 a 60.000 duros. E s c r i b i d con detalles a M G A p a r t a d o 355, M a d r i d 93 E. RODRIGUEZ- SOLIS, LOS GUERRILLEROS D E 1 0 88 89 vida; la ñíañbla, al verlo, lanzó un grito de espantol con una fuerza sobrehumana cogió al niño en sus ¿brazos y trató de huir, pero tropezó con los cadáveres de otros paisanos y cayó desplomada sobre ellos con el desgraciado paje. ¡El marqués de la Castellana, que tenía su palacio en la calle Mayor, cerca de las, gradas de San Felipe, y que presenciaba la lucha desde su balcón, al ver caer al paje y a la Morena bajo el sable de los soldados, sintió latir su corazón de español y hervir su generosa sangre, y gritando: ¡Cobardes! se lanzó a la calle. Su grito hizo volver la cabeza a un joven que bajaba por la calle de Esparteros al frente de un grupo... E s doír Diego... -exclamó. E 1. marqués, con una ligereza impropia de sus años, salió- a- la calle blandiendo una espada cuando el pelotón de sollados remataba a los últimos deSensores de las gradas, y recibió un sablazo en el cuelloque le hizo caer a tierra. E l joven, que no era otro que don Luis Peñaranida, corrió en su auxilio, le cubrió con su cuerpo, y paró con su fusil las nuevas cuchilladas que le dirigían los soldados, sin cuidarse para nada de su persona. ¡L a cabeza erguida, la mirada centelleante, el brazo de hierro... ¡Parecía un hombre de piedra! U n oficial francés, que le vio defenderse tan ¡heroicamente, no pudo menos de decirle: -Es usted un valiente, pero huya usted si no quiere morir... ¿H u i r? Jamás... Soy médico; estoy familiarizado con la muerte; este anciano está herido y yo no puedo separarme de él... -Pero, es que juega usted la vida. ¡L a vida! -exclamó, con amargura, don Luis lí Para qué l a quiero, si ha de ser la vida del esclavo! E l oficial le saludó con la espada, admirado de tanto valor, y prosiguió su camino. Don Luis condujo al marqués hasta el portal de Su casa, y procuró restañar la sangre con su pañuelo, al tiempo que l a condesita aparecía en el umbral de la puerta, seguida de algunos criado raba herejes, gozando al pensar que mataba de u isolo golpe a un moro y a un francés. Los grupos se rehicieron en la Puerta del Sol, y engrosados por los paisanos que de todas partes teudían, rechazaron a los franceses en las calles de a Montera, Alcalá, Carrera de San Jerónimo, C a rretas y Mayor. Hombres, mujeres, niños, clérigo; algunos soíáaños escapados de sus cuarteles, todos combatían como