Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
9I ÜIIf A ImVLvf ABifllIffA ANUHUV f A l l I AfZlf A iWl IVUllA El J los establecimientos y las rentas de los grandes locales quien los costea él el púbUco. ALMACENES DE PAÑERÍA. Casa particular. MONSALVES, 35. lu d e ANUNCIOS De una a cinco palabras S E A R R I E N D A H O T E L S i en l l a de S a n ana peseta; por cada pa- tuado de Baa rp aa y e d a P a r a lúcar rm labra más, 20 céntimos. detalles, dirigirse en Jerez de Las abreviaturas y cada la F r o n t e r a a D J o s é M a cinco cifras se contarán r í a de A r a n d a calle Alfonse el Sabio n ú m e r o 24. como una palabra. El impuesto de Timbre J O Y E R Í A T A R A V I L L O por anuncios será de cuen- precios s i n competencia. J o ta de los señores anun- yas antiguas y modernas. ciantes, y de la cuantía Sierpes, -31. que fija la vigente ley del L O C A L P A R A I N D U S T R I A Timbre. o a l m a c é n Informes: T e l é Los originales se remiti- fono, 23706. rán a las oficinas de A B O, SR A R R I E N D A P I S O P R I N Avenida Borbolla (Huerta cipal, con parte del bajo. de la Salud) calle Muñoz Teodoslo, 11 Olivé (cercana a la de Te- G R A M O F O N O S- D I S C O S- B I dian) acompañados de su cicletas, escopetas y m á q u i Importe en metálico, sellos nas de escribir. Plazos ecode Correo n otra forma n ó m i c o s B é c q u e r 31. T e l é análoga, el día antes de la Cono, 22.505. fecha en que deban ser pu- C H A L E T M O N Í S I M O C O N blicados; a la Agencia Rol- j a r d í n se vende, B a r r i o P o r aós- TiroIeses, General Po- venir. T a m b i é n solar 20 X 36. lavieja, 22, y demás agen- R a z ó n Calle M é j i c o chalet cias de publicidad de Se- Reyes. villa. AVILA, VERANEO, PISO TELEGRÁFICOS P A R T O S C O N S U L T A S Josefina. Pez, 19. M a d r i d A S M A TICOS: C O M B A T I- ó p e r a de W a g n e r E l ocaso r é i s dolencia fumando ciga- de los dioses Cantantes, cobrrillos Espic. ros, g r a n orquesta. SEVILLA, H O T E L METROp o l (M e u b l é) M a r q u é s de P a radas, 4 (e s t a c i ó n C ó r d o b a) Habitaciones desde cinco p e- setas. A g u a corriente y t e l é- y fono en todas las habita- ciones. RADIOTELEFONÍA SÁBADO 31 Madrid. Unión Radio EAJ 7. 424 metros A las 11,45: Recetas c u linarias, por don G o n z a l o Avello. A las 14: Coralito A I varez Cantos. C a n c i ó n n a politana M a r c u c c i G u i t a rra Moszkowsky- Sarasate. Payasos Leoncavallo B a llet egipcio A L u i g i n i R e vista de libros, por Isaac P a checo. M i n u e t t ó en sol P a derewsky. Gigantes y cabeizudos Caballero. Serenata e s p a ñ o l a Glazounoff. N a varra Albéhiz- Arbós. A las 19 R e c i t a l de v i o l í n Charlas do d i v u l g a c i ó n hom e o p á t i c a por el doctor T o rres Oliveros. Concierto da música española. A las 22 S e l e c c i ó n de l a zarzuela original de- R a m o s C a r r i ú n m ú s i c a del maestro C h a p í L a Tempestad N o ticias de ú l t i m a hora. Sevilla, unión Radio EAJ 5. 368 metros E S T E B A N E X P E R T O ES- meraldas, perlas, brillantes, a n t i g ü e d a d e s c u a d r o s pag: s De 2 a 3, sobremesa: M a m á x i m o valor. C a r r e r a San (pasodoble) J e r ó n i m o 15, entresuelo, M a- drid de noche L a n d e i r a y G a r r i d o Viena drid. alegre (vals) Strauss. L A N C I A S T O C K C O M P L E- L A f r i c a n a (oh paradisso) Meyerbeer. L a s vienesas to p ezas de recambio. A l q u i ler de ómnibus, autocar, to- (vals) Strauss. Tosca (E da clase excursiones y ser- luceven le stelle) Puccini. vicios. Alenza, 1 S. M a d r i d E n un mercado, de Persia Ketelbey. Tosca (R e c ó n d i Teléfono 30510. ta a r m o n í a) Puccini. E n el L A N C I A N U E V O S MOD 1 S- j a r d í n del Monasterio K e los ómnibus, camiones, turis- telbey. Te aconsejo que me mo. Representación: S e r r a- olvides (tango) Curi y Maffia. A d i ó s que. te v a y a bien no, 20, Madrid. (tango) V i s c a F l a m e n c o y G A R A G E L A N C I A A M P L I O bailables. local, todos servicios. AboDe 9 a 11: Noticias de amueblado, cuarto b a ñ o R a- nos de engrase y lavado. T o- Prensa. Cotizaciones de B o l SE ARRIKNDAN P I S O S z ó n Modesto C a s t r e ñ o P l a z a rraos, 13; M a d r i d Teléfono, sa y Mercados B o l e t í n meCastelar, 7. M a d r i d en R í o de 1 a P l a t a 2. 53109. t e o r o l ó g i c o S e l e c c i ó n de l a 1 PARA- LIMPIEZA Y TENIDO L e a Y d los d o m i n g o s D E PRENDAS Tintorería ADEMA 96 RODRIGUEZ- SOLI 5 tria, y la iglesia y la espada tienen por remate una cruz! Seguido del abate y de los paisanos, se encaminó Velarde al cuartel de Voluntarios del Estado, cuyo coronel se negó a seguirle y sólo a fuerza de súplicas le concedió 30 hombres de la tercera compañía, mandados por el capitán don Rafael Goicoechea y el teniente Ruiz, y con ellos marchó al Parque. A l presentarse Velarde, Daoiz le dejó pasar con los soldados, que desarmaron a los franceses, encerrándoles en una cochera, pero resistiéndose aún a tornar parte en el movimento, cuando llegó la noticia de que uno de nuestros cuarteles había sido atacado por los franceses; entonces Daoiz, ardiendo en fuego patrio, rasga la orden de Negrete, y abre las puertas del Parque a los paisanos. Desgraciadamente, el llamado Parque sólo era un grande y viejo caserón que había sido del duque de Monteleón, y no una fortaleza, y las municiones estaban tan escasas, que sólo había diez cartuchos para cada cañón. Los dos heroicos capitanes organizaron, sin em bargo, una heroica resistencia. U n grupo de paisanos y soldados tomó las alturas del Parque, al mando del teniente R u i z algunos Voluntarios del Estado, se distribuyeron por las ventanas, para proteger los fuegos; y el restó de los paisanos, armados con las armas de los franceses, colocados en varios puntos. Cinco cañones fueron arrastrados a brazo y colocados, dos, enfilando la calle de San Pedro, desde la parte interior, con las puertas cerradas, sirviendo los artilleros las piezas y fabricando cartuchos al mismo tiempo. A poco llegó, por la calle de San Pedro, -una fuerte columna francesa, mandada por el general Lefranc; Daoiz y Velarde aguardaron a que los gastadores comenzasen a. romper la puerta, y entonces dispararon, a través de ella; el estrago fué horroroso, y los franceses sembraron el suelo de cadáveres. -Esto se llama tirar, y lo demás- es fisga- r- decla d Zurdo, aplaudiendo. -i V J v a n Daoiz x Ydarde. Y Una peseta un r- EXPOSICIÓN Se v e n d e I m p o r t a n t e i n s t a l a c i ó n t a r i m a s m a d e r a m a t e r i a l e l é c t r i c o etc. p u e d e n d i r i g i r s e p o r e s c r i t o exclusivamente bajo las iniciales M M Montes Sierra, 6 (seis) Corredores, abstenerse. L O S G U E R R I L L E R O S D E 1 S 0 S 93 Bien pronto el marqués descansaba en su lecho y don Luis reconocía la herida, que, por fortuna, no era peligrosa. Apenas el joven médico realizó la cura y vendó al herido, se dispuso a salir. ¿Dónde va usted? -le preguntó la condesita, que hasta entonces había permanecido triste y silenciosa. ¿Dónde? Donde mi deber me llama. ¿No oye usted esas descargas, esos ayes de dolor... ¿Ñ o ha visto usted combatir a los manólos? No son hijos de Ñumancia ni de Covadonga- -dijo, animándose por grados- son los eternos hijos de la heroica España, que luchan por su patria y por su libertad. ¡L o s he visto... ¡Son unos héroes -exclamó la condesita, sin poderse contener. A l fin... lo confiesa usted! -dijo don Luís, en el colmo de la alegría. -S í lo confieso; la venda que cegaba mis ojos ha caído para siempre... Y o estaba en las cercanías de Palacio esta mañana; yo he estado en la Puerta del Sol... ¡Son unos héroes, sí. Nuevas descargas sonaron fuera. ¡Adiós! -dijo don Luis. -P e r o es que yo no quiero que usted salga- -exclamó la condesita, pálida y temblorosa. -N o tema usted... la herida del marqués no es de peligro. -N o se trata del marqués- -añadió Isabel, en el colmo de la agitación. ¿De quién, pues? -preguntó, asombrado, don Luis. ¿N o ha comprendido usted- -dijo la condesita con dulce. acento- -que si ayer despreciaba al pueblo era porque no le conocía, y que hoy que le he visto le admiro; que si ayer no transigía con usted era porque ignoraba lo mucho que valía, y que hoy, que he podido apreciar la nobleza de su alma y lo valeroso de su corazón, hoy le reverencio... hoy; le amo- -añadió, en un arranque de supremo amor- y no quiero que salga usted de nuevo a batirse, porque su muerte causaría la mía? Don Luis, que no podía darse cuenta de lo quíj oía, sólo pudo exclamar, con acento ronco: a- iMentira. i Esto es una Burla... 1 Usted 3 1
 // Cambio Nodo4-Sevilla