Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
T o s í a e? asíiinelo ¡sais q u e era S e v á l í a BJISBQ Cooperativa Avícola Andaluza (Juan R a b a d á n 29) es la de G A L I N D E Z calle P i y Margan, 21, la mas surtida y acreditada. Esencias y Colonias a g r a n e l de las mejores calidades. JgTN D É TllAJESI PARA CABALLERO des SO pesetas PARA NIÑO clesaíe l O pesetas Artículos p a r a viaje Cuidará de sus intereses comprando en Sábati 3 i de mayo de i 930 con la s u p e r- p r o d u c c i ó n Metro Golclwyn: Huevos frescos del d í a y aves S A N M I G U E L N. 4. T E L E F O N O 25592. LA MASCARA por J o l m y A l m a R u b é n s DEL DIABLO Adquiéralas a la mitad d e su v a l o r en casa de v casa Orquesta CASTILLO CAFE v mymm ¡SE mmm mmn Consumición mínima, 0,60 ENTRABA DE SILLAS; 0,40 RÁPIDO SEVmkA- JEREZ- ALGECXKAS CETJTA- TANGER- LAEACHE- CASABLANCA Plaza del P a n em maman 3- SEVILLA OT Al POZO VelázqueZ, 13 M DE LA A DE AGUAS w i, Lea usted Blanco PASADEROS X MERCANCÍAS- con m a g n í f i c o s ó m n i b u s P U L L M A N en c o m b i n a c i ó n con los correos de Ceuta, T á n g e r 5 Gibraltar. Salida, 1 m a ñ a n a Gran Capitán, 12. T e l é f o n o 22690. Algeclras, 13,30. Marina, 6. Teláfono 137. U N A peseta en toda España A n t e las insistentes a f i r m a c i o n e s hechas, s i n d u d a c o n l a m a y o r b u e n a fe, p e r o c o n p l e n o desc o n o c i m i e n t o de l a r e a l i d a d de que esta C o m p a ñ í a c o n s e r v a sus p r i m i t i v a s i n s t a l a c i o n e s de m á q u i n a s de s i s t e m a a n t i c u a d o e ineficaces p a r a l l e n a r l a s n e cesidades actuales d e l a b a s t e c i m i e n t o debo d e c l a r a r que todas ellas f u e r o n r e n o v a d a s y electrificadas h a c e pocos a ñ o s p u d i e n d o c o m p e t i r h o y c o n l a s m e j o r e s de. l a m i s m a í n d o l e Q u i e n desee c o m p r o b a r l o p e r s o n a l m e n t e q u e d a a u t o r i z a d o desde luego, p o r e s t a Dirección p a r a visitarlas. E l Ingeniero Director, W P. W e s t E RODRIGUEZ- SOLIS una mujer siri corazón... ¡Usted no ha nacido para amar... ¡Q u e no le amo, Dios mío! -dije la condesita, vertiendo un mar de lágrimas. -Si ese amor fuera cierto, antes me querría uste d muerto que deshonrado... Estas palabras produjeron en Isabel una súbita transformación. -Es verdad- -dijo, secando sus lágrimas y con ái imo resuelto- Salga usted y luche, que tal es su deber como buen español... Y si usted muere, yo le juro, por la memoria da mi santa madre, que ini el dolor se apartará de mi alma, ni el luto de r. ú cuerpo... -Condesa... -No... yo no soy Ja condesa... Soy Isabel- -dijo con tierno acento- ¡Corre, ludia por la patria, y si tu postrer aliento es para ella, que tu último Suspiro sea para m í l Y empujando con fuerza a don Luis, le hizo abandonar la estancia. Luego corrió al balcón, le vio llegar a la Puerta del Sol y mezclarse entre ios combatientes. Una horrorosa descarga la hizo abandonar su puesto, y cayendo de rodillas ante un hermoso lienzo, que representaba a la Santa Virgen de la Paloma, exclamó, deshecha en lágrimas: -jProtégele, madre m í a L O S G U E R R I L L E R O S D E 1808 9- L a luena sostenida en la Puerta del Sol deshizo en dos el grupo de nuestros amigos; el maulero, con algunos paisanos, tomó por la calle de Carretas, hacia la de Toledo, para la de Embajadores, deseoso de combatir en terreno conocido: y el Zurdo fué lanzado a la calle de ia Montera con er gallofo, el lacayo, el mozo de compra y algunos otros, y una vez en la calle de Fuencarral decidieron ir al Parque de Monteleón en busca de los cañones que allí había. Mandaba el puesto, compuesto de 8o soldados franceses y 14 artilleros españoles, el capitán don L u i s Daoiz, que, fiel a Ja consigna recibida y a las ordeoes del general Negrete, se negó a ceder a la petición del Zurdo, por más que en su interior l i braran ruda batalla el amor a su patria y la ordenanza militar. Era don Luis Daoiz un hombre de cuarenta y un años, que se había distinguido en las defensas de Ceuta y Oran, y en la marina, en las guerras contra los ingleses, que había realizado dos viajes a América y que hablaba perfectamente el latín, el italiano, el inglés y el francés. Luchaba Daoiz entre su deber y su patriotismo, entre las súplicas del pueblo y su consigna, cuando Ise presentó, al frente de un grupo de soldados y paisanos, otro capitán de Artillería, gritando: ¡Viva España! Este nuevo oficial era don Pedro Velarde, joven de veintiocho años, a quien la admiración que sentía ¡por Napoleón se trocó en ¿dio cuando le vio apoderarse por traición de nuestras mejores plazas. ¡Murat, que conoció su mérito como secretario de l a Junta Superior de Artillería, quiso ganarle, y, para ello, le convidó dos veces a comer. Tarea inútil. Velarde era un verdadero español. A l encaminarse aquel día a la oficina, situada en la calle Ancha de San Bernardo, notó la conmoción popular. Intentó ponerse a escribir, pero se levantó de ¡pronto, y dirigiéndose a otro oficial superior, exclamó ¡M i comandante, vamos a batirnos! ¡E s preciso morir por la P a t r i a! E n vano su jefe trató de calmarle. E n aquel instante se oyeron fuera algunos tiros, y una voz conocida de Velarde que gritaba: ¡Madrileños, viva E s p a ñ a ¡Viva Fernando! Velarde no aguardó m á s cogió un fusil y salió a 3 a calle, seguido de un meritorio y de un ordenanza. ¡Félix! -exclamó, arrojándose en los brazos del jefe del grupo que pasaba, y que no era otro que nuestro abate. ¡V e l a r d e ¡Viva don Pedro Velarde -gritó el abate. ¡Viva! -exclamaron todos. ¿T ú también- -dijo Velarde- -cambias la. igle? Sia por la espada? -j P a r a nú, el primero de los altares es la Pa 4 I M i- -i 1 m u r a n) i imiil FUI i ii