Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
El periódico toma cuerpo. Paquetes d e p l o mo, pruebas d e imprenta, tejas d e estereotipia L a batería d e rotativas e m p i e z a a funcionar. Esta pincelada no es la Redacción; pero es algo de ella. Y a está escrito el periódico, que es compuesto en las linotipias. Algunas veces acudimos a las linotipias para ver corro salen las lineas de plomo, recién fundidas, y cómo el brazo de hierro, que parece ímmano, baja, atrapa las matrices que cada teda ha ido soltando, y las distribuye en sus casilleros con la gracia y ia limpieza de unos dedos de mujer. Letra a letra, línea a línea, va tomando cuerpo el alma del periódico, que sólo era aliento en las cuartillas, al salir de la Redacción. Ahora pesa y quema, y puede ser atado en paquetes con cuerdas. E l periódico se materializa. Pero no del todo. E l viejo linotipista os suele decir; ¡Q u é ben va ese artículo l Y ie fulgen los ojos detrás de las gafas. Los paquetes de plomo, blancos y brillantes como píata, van a la máquina de tirar pruebas. Allí pierden ya su brillantez. Salen las pruebas fácilmente. Una es para el corrector, que distribuye las haches mal repartidas, como decimos los humoristas otra para el redactor- jefe, que aún tiene algo que qu Atar y que poner; otra para la Censura, que no pone nunca, pero que quita muchas veces... Las pruebas suben, bajan, bailan en las manos de los chicos recaderos, de los ciclistas que vuelven de la Censura. L a noticia se va cerniendo, cribando, limpiando, se convierte en plomo, en plancha, en tinta, en papel. Y todo es simultáneo, como en una gran fábrica. La estereotipia se hace cargo de las planas, que unas manos hábiles e inteligentes- -un poco de obrero y un mucho de intelectual- -han confeccionado con los paquetes de líneas fundidas. Estas planas, encuadradas en marcos de aluminio, van a las prensas para dejar su hueJla sobre un cartón, merced a la presión. En el cartón se lee ya a derechas, porque las líneas tenían la escritura invertida. Sobre este cartón, finalmente, se obtiene el molde de plomo, que ha de ser colocado en el cilindro de la rotativa, y que tiene forma adaptable, esto es. de teja. Con veinticuatro planas se cubre un cilindro. Cada rodillo de la rotativa da tinta a estos cilindros. Sería enojoso describir al detalle todas estas operaciones mecánicas, r ¡ue sólo la ol servación d recta puede apreciar debidamente. Diremos, sí, que la moderna estereotipia de A B C ha reducido al máximo todas las operaciones que antiguamente se hacían aisladamente. Una sola máquina funde y calibra. Sólo funciona independientemente la fresadora, para morder aquellas partes de la plana de plomo que corresponden a los grandes blancos que figuran en anuncios y grabados de línea, principalmente. Hoy, la nave de A B C, que albergaba en pasados tiempos toda la maquinaria, acoge a las nuevas rotativas. Todo el resto del material va desapareciendo. Inmediato a la gran nave se eleva ya el nuevo cuerpo de edificio que la Empresa construye en el jardín del antiguo palacio del marqués de Lema, de la Castellana, adquirido por D. Torcuato Luca de Tena cuando ya la enfermedad que había de conducirle al sepulcro minaba aquel organismo, que no sus ilusiones, su voluntad y su constante iniciativa. La primitiva máquina de tirada de A B C se ha convertido en una batería de formidables rotativas, de las cuales las seis últimamente montarlas son capaces de tirar números de páginas dobles- -con independencia de las hojas de grabados- voluminosos coma libros. La. tirada de A B C, independiente la de BIBLIOTECA D E LA REDACCIÓN. 2, SALA D E VISITAS. 3, UNA D E LAS NAVES D E L A L MACEN DE PAPEL
 // Cambio Nodo4-Sevilla