Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 3 DE J U N I O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA; P A G 3 Í EL ACONTECIMIENTO DEPORTIVO DOMINGO, E N BARCELONA DEL En ú estadio de M o n t j u i c h e Athlétic de Bilbao conquistó el campeonato de España venciendo al Real M a d r i d p o r tres tantos a dos. Otras informaciones deportivas. El marco maravilloso y el público hostil. N o h a y e n E s p a ñ a u n a p i s t a que p u e d a c o m p a r a r s e al estadio de M o n t j u i c h P a r a escenario de l a final del campeonato de fútb o l es i m p o s i b l e h a l l a r u n m a r c o m á s adecuado. E l g r a d e r í o espléndido, c u a j a d o de público, es y a u n espectáculo i m p r e s i o n a n te. T a n imponente c o m o el escándalo de esa m i s m a m u l t i t u d v o c i f e r a n d o s i n t r e g u a desde el m i s m o m o m e n t o de saltar a l t e r r e n o de j u e g o los centrales, hasta m u c h o después de s u ocaso p o r el p a s i l l o subterráneo. T o d a v í a n o acertamos a e x p l i c a r n o s b i e n el m o t i v o de esa f u r i o s a animadversión, que concretamente h a b r í a que buscar en el caso reciente d e l D e p o r t i v o E s p a ñ o l P e r o sobre este l a m e n t a b l e asunto n o queremos v o l v e r H a de h a c e r l o l a N a c i o n a l- -e s t a m o s s e g u r o s de ello, y a l r e s o l v e r tendrá e n cuenta las consecuencias de l a lamentable n o t a- -y entonces s e r á ocasión de j u z g a r si nosotros, a l condenar a q u e l l a v e r d a d e r a v i o l e n c i a f u i m o s o n o exagerados. A pesar de l a ausencia de equipos catalanes, el público de l a c i u d a d c o n d a l a l que l a b a r a t u r a de los precios ponía en c o n d i ciones de p r e s e n c i a r u n espectáculo sensac i o n a l llenó completamente el recirrto p r o d i g i o s o N o creemos que n u n c a n i s i q u i e r a en las j o r n a d a s i n a u g u r a l e s l l e g a r a l a e n t r a d a a ser t a n completa. A l a f r i a l d a d de los días anteriores, cuando los entusiastas s u p i e r o n l a d e r r o t a del E s p a ñ o l y sobre t o d o el inesperado y r o t u n d o f r a c a s o del B a r c e l o n a sucedió u n interés e x t r a o r d i n a r i o que permitió ese entradón f o r m i d a b l e ¡Tanto, que l a E m p r e s a de l a p l a z a de toros optó p o r a p l a z a r s u c o r r i d a p a r a e v i t a r s e competencias funestas. 1 b r a que h a sumado los é x i t o s h i p n o t i z a n d o a los r i v a l e s Concedamos m a y o r e s p r o b a b i l i dades a los norteños, y n o se o l v i d e que en u n a final, s i e m p r e que se trate de u n j u e g o de a z a r el resultado depende de múltiples factores, aunque en n i n g u n a c o m o en ésta, e l del público h a y a c o n t r i b u i d o tanto a p e r t u r barla. E l A t h l é t i c inició s u j u e g o a ese t r e n f o r m i d a b l e que es auténtica furia. E m p u j e a d m i r a b l e c a r g a d o de todas las energías y p l e t ó r i c o de entusiasmos sorprendió al M a d r i d que t u v o u n instante de v a c i l a c i ó n i m p e r d o nable. L a m o v i l i d a d de L a f u e n t e y G o r o s t i z a i m p r e s i o n a r o n a los m e d i o s t o d a v í a e n ese plazo de puesta en marcha, y V i d a l más s o r p r e n d i d o que n i n g ú n o t r o dejó p a sar el remate de A g u i r r e z a b a l a que colocó l a pelota en l a r e d de u n t i r o raso p o r l a i z quierda. L a ovación unánime, c l a m o r o s a despertó a los m a d r i d i s t a s que s u p i e r o n reponerse d e l susto. V o l v i ó el A t h l é t i c a s u empuje, f u e r te, p e l i g r o s o p r o f u n d o y halló enfrente o t r o s h o m b r e s enteramente distintos. L a línea m e d i a y l a defensa se m u l t i p l i c a b a n a d m i r a b l e mente p a r a contener l a a v a l a n c h a L a que se había i n i c i a d o d e r r o t a a b r u m a d o r a r e s p o n diendo a las profecías generales, no se p r e sentaba y a tan diáfana. Y el M a d r i d s u l í n e a de ataque sobre todo, c o m e n z a b a a d a r señales de v i d a en escapadas que cada v e z adquirían c a r i z m á s p e l i g r o s o F a l t á b a l e s empero, como en los últimos encuentros, c o m o hace m u c h o t i e m p o y a l a acción d i r e c t r i z de u n h o m b r e- -R u b i o- -q u e q u i s i e r a n o sólo j u g a r s i n o añadir también el remate d e c i s i v o o el i m p u l s o g e n i a l L o s i n t e r i o r e s p o r suerte, no tenían el ánimo t a n d e p r i m i do. C o s m e c o n O l a s o h a c í a descensos p e l i grosos y T r i a n a a d m i r a b l e servía d e m a s i a d o bien l a b u e n a v o l u n t a d de L a z c a n o A l c u a r to de h o r a de juego, en u n m o m e n t o en que R u b i o quiso c o a d y u v a r a l esfuerzo g e n e r a l l a línea se m o v i ó c o n empuje soldado, y e l saque de ont fué b i e n a p r o v e c h a d o p o r O l a so p a r a centrar corto y colocado. R u b i o m a r cado p o r U r q u i z u saltó a l balón, m á s que p a r a r e m a t a r p a r a d e s v i a r l a pelota h a c i a L a z cano que, c e r c a de él, y desmarcado, p u d o suavemente, c o l o c a r l a pelota en el m a r c o s i n que B l a s c o a dos pasos, p u d i e r a e v i t a r l o Y unos cuantos aplausos, que se i n i c i a r o n e n l a t r i b u n a r e g i a t u v i e r o n su eco en el d i l a tado g r a d e r í o que empezaba a darse c u e n t a de que l a v i c t o r i a v a s c a no e r a t a n s e n c i l l a como los pronosticadores habían enjuiciado L a p u g n a en el resto del p r i m e r t i e m p o d u r a y tenaz, fué f a v o r a b l e a los vascos, q u e e s t u v i e r o n m á s veces en el t e r r e n o m a d r i l e ño que éstos en las cercanías de l a meta de B l a s c o L a línea delantera athlética dio e n t o n ces su sensación m e j o r U n a sensación, s i n embargo, de v i b r a c i ó n a d m i r a b l e de e m p u j e a ratos a v a s a l l a d o r de entusiasmos i n igualables, pero s i n ese contacto f e l i z que es fuente ele los mejores instantes futbolísticos, s i n a q u e l l a u n i d a d estrecha que es p r e n d a p r i m e r a indispensable p a r a u n a resultante d e c i s i v a a l a h o r a de los d i s p a r o s U n a l í nea de h o m b r e s de temperamento e x c e p c i o nal que se l a n z a n a l a b r e c h a pensando e x c l u s i v a m e n t e en el objeto, s i n r e c o r d a r m u chas veces que a l l a d o l l e v a n c o m p a ñ e r o s d e idéntica f a c t u r a que serían capaces de c o a d y u v a r a s u temple de a v a l a n c h a A s í G o r o s t i z a que p o d r í a ser m á s que p e l i g r o s o gen e r a d o r de tantos frecuentísimos, c o m o h a de ser, ante todo, c h u t a d o r f a l l a p o r ello p o sibilidades de c o l o c a r l a pelota ante e l m a r co. P o r eso, a pesar de las cualidades e x cepcionales del f u t b o l i s t a P r a t s que le m a r có admirablemente, frustró u n a de las m a y o res esperanzas de los nuevos campeones de E s p a ñ a los tantos de G o r o s t i z a acerca de los que se hacían cabalas y hasta se c r u z a r o n m u c h a s apuestas. ¡E l M a d r i d llevado por T r i a n a y Cosme, se adentró muchas veces en el t e r r e n o enem i g o donde U r q u i z u pudo l u c i r ese su j u e go peculiar, tan bravo y tan aplaudido L a m a ñ a n a t r a n s c u r r i ó l l u v i o s a y poco a g r a d a b l e pero h a c i a mediodía se descorrió e l telón nuboso y el sol lució espléndidamente sus g a l a s p a r a i l u m i n a r el espectáculo, que debió ser b r i l l a n t í s i m o y sólo a ratos ío c o n s i g u i ó A l a h o r a de c o m e n z a r S u s M a j e s t a d e s y A l t e z a s R e a l e s acompañados del g e n e r a l B e r e n g u e r del presidente de l a R e a l F e d e r a c i ó n E s p a ñ o l a señor m a r q u é s de S o m e r u e l o s y de n u m e r o s a s a u t o r i d a des d e p o r t i v a s y c i v i l e s se p r e s e n t a n en e l palco central y son recibidos con u n a clam o r o s a o v a c i ó n S o b r e l a p i s t a j u e g a n los últimos m i n u t o s de s u p a r t i d o los r i v a l e s amateurs del H é r c u l e s y el G i j ó n y cuando c o n c l u y e n y frente a l a t r i b u n a del M o n a r c a alineados, d a n unos h u r r a s v i b r a n t e s el p ú b l i c o r o m p e en u n n u e v o clamor de e n t u siasmo, que es también de i m p a c i e n c i a Instantáneamente hace s u aparición p o r l a escalera que e m e r g e del subterráneo el equipo del A t h l é t i c a l que el estadio hace objeto de u n a o v a c i ó n p r o l o n g a d a a t u r d e n te, que tildaríamos de magnífica, s i i n s t a n tes después, a l s a l i r los futbolistas blancos a l a superficie, n o escucharan a l m i s m o t i e m p o que n u m e r o s o s aplausos, los s i l b i dos y las protestas de u n a m u c h e d u m b r e que les chilla. no sabemos ciertamente p o r q u é es d e c i r s i todo ello s o n t o d a v í a las consecuencias de l o otro habrá que pensar en estudiar este p r o b l e m a que p l a n t e a n los matchs d e c i s i v o s y queriendo obtener el v a l o r m á s perfecto, l l e v a r l e s a u n ambiente á e e s t r i c t a n e u t r a l i d a d que sólo puede ser el que p r o p o r c i o n a l a ausencia de tales aficionados; es d e c i r a p u e r t a c e r r a d a Y n o es que esta v e z nos d u e l a p o r q u e sea p r e c i s a m e n t e el R e a l M a d r i d el p e r j u d i c a- do p o r esa fobia destemplada de que h a hecho g a l a el público catalán. N o lo que tememos es que los p r o c e d i m i e n t o s ínter s i n guen con l a reiteración sus medios c o e r c i t i v o s y ante setenta m i l espectadores n o h a y a equipo, capaz de a l z a r s e c o n t r a el voto de las gentes enardecidas. P o r q u e a h o r a que a p o s t e r i o r i pueden hacerse todas las consideraciones e s l l e g a d o el momentc de p r e g u n t a r s e ¿q u é h a b r í a o c u r r i d o en M o n t j u i c h s i el r i v a l del M a d r i d f u e r a el B a r celona en l u g a r del A t h l é t i c de B i l b a o? Conste, pues, que s i el brillantísimo esc e n a r i o resultó d i g n o del acontecimiento dep o r t i v o c u l m i n a n t e l a protesta c o n t u m a z y g r i t o h e r i d o con m o t i v o o s i n él, s i e m p r e que los m a d r i d i s t a s e n t r a b a n en juego, fué p a r a el bando c e n t r a l tanto como u n a m o lestia, a g u d i z a d a en m u c h o s instantes esa h e r i d a h o n d a m o r a l p e r t u r b a d o r a que desg a r r a con saña y t a r d a luego m u c h o t i e m po en c i c a t r i z a r Athléticos, madridistas y catalanes. -Vamos a c o n c r e t a r este aspecto importantísim o del match final, porque, aparte l a clase de j u e g o (s u p e r i o r casi s i e m p r e l a de uno de l o s e q u i p o s) es j u s t o reconocer que pocas veces, como en l a última y d e c i s i v a u n a m u c h e d u m b r e habrá p o d i d o i n f l u i r sobre u n g r u p o de m u c h a c h o s N i los athléticos n i los m a d r i d i s t a s e x p e d i c i o n a r i o s (dos o tres m i llares a lo s u m o) f o r m a b a n m a s a bastante p a r a c o a c c i o n a r en u n r e c i n t o t a n a m p l i o E n esta final h a sido concretamente el público catalán q u i e n h a d e c i d i d o l a c o n t i e n d a y l a h a resuelto favorablemente el A t h l é t i c p a r a q u i e n h a tenido alientos m a y o r e s que s i se t r a t a r a del p r o p i o B a r c e l o n a llegando, en su coacción, hasta el e x t r e m o de pasar p o r bueno todo aquello que en las filas m a d r i d i s tas e r a j u z g a d o casi como m o t i v o de cadena perpetua. v R e c o r d e m o s antes de que los (lernas v e n g a n a h a c e r l o el reciente caso del Español, del que p a r t e n casi todos nuestros males. A l l í el público recibió con manifiesta h o s t i l i dad al once catalán, p a r a a p l a u d i r l e cuando a los c i n c o m i n u t o s s e imponía b r i l l a n t e m e n te. D e s p u é s los locales se s u p e r a r o n como pocas veces, y p a r a ellos fué el eco c l a m o r o so de u n a afición satisfecha del magnífico esfuerzo. N i el público impidió que el E s p a ñ o l j u g a r a n i las invasiones del campo t u v i e r o n o t r o carácter que el de e x t e r i o r i z a r l a a l g a z a r a de los satisfechísimos p a r t i d a r i o s E n l a final del E s t a d i o las cosas h a n s u cedido de o t r o m o d o l a h o s t i l i d a d h a s i d o t a n perseverante que a ú n j u g a d o r e s c o m o T r i a n a h a n tenido que l e v a n t a r los b r a z o s en alto, justificándose y p i d i e n d o c l e m e n c i a p a r a que el t u m u l t o cesara, p a r a que l a p r o testa d e j a r a s i q u i e r a u n rato s u ceguera. A s í el M a d r i d h a superado, en fútbol, a l maravilloso A t h l é t i c así le h a empatado, i r r e c u s a blemente, u n p a r t i d o dificilísimo, y así h a tenido que e n t r e g a r l e u n a v i c t o r i a u n tanto empañada, sobre c u y o a l c a u c e- -n o sobre c u y a a u t e n c i d a d- -s e r á menester v o l v e r -s i del fútbol, del deporte e n g e n e r a l n o se q u i e r e hacer u n a r g u m e n t o t r u c u l e n t o en poder siempre de l a m a n a d a Impresión de juego. -Como antecedente, b i e n estará r e c o r d a r la. opinión unánime, que concedía l a v i c t o r i a a l A t h l é t i c en u n a j o r n a d a b r i l l a n t e y fácil. ¿P o r q u é? T o d a v í a n o acertamos a explicárnoslo. N i el equipo v a s co es el g r u p o i n v e n c i b l e que sus a d m i r a d o r e s q u i e r e n p r e s e n t a r n o s n i el M a d r i d esa s o m 1