Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
E s ó l o d u r a n t e l a s e m a n a d e l 2 a l 7 de j u n i o 1. R E G A L A R u n a p a r a t o P U N T O A Z U L de t r e s l a m p a r a s t a n s 6Io c o m p r a n d o sus a c c e s o r i o s Z. C A M B I A R v u e s t r o s a l t a v o c e s viejos p o r los i n s u p e r a b l e s P U N T O- A Z U L a b o n a n d o s ó l o l a m i t a d de su v a l o r 3. A B O N A R c i n c o pesetas p o r l á m p a r a f u n d i d a de r a d i o a l c o m p r a r u n a TUNGSRAM. C a d a s e m a n a R A D I O P U L L- M A N os o f r e c e r á n u e v a s sorpresas. SOLO mana Las más ¡mportaníes exclusivas. Grandes existencias. G A T O 2, M A D R I D CÓRDOBA: MASÍA CRISTINA, 2 ¿DESEA DINERO? l ó cgnssgalrá faerlsanso en eesa, espejos, jaüonES, pertuiiEs f otros 150 artículos, sin esperleac a ni B i t s! Pida gratis te 128 página? Direcclün: LaDoratcrías rji íü! t 8- la istrlil 8 S i FOBUDSQ U CoruSí. CALDERA v V i l c o k de 250 m e t r o s y de t o d a s clases vendo. José C l e m e n t c a l l e P i z a r r o 7, V a l e n c i a BACOU G r u p o electro- Tbomlaa d e b a j a A l u m b r a d o a g a s o l i n a. E l m á s a c r e d i t a d o y econ ó m i c o en e l m u n d o entero. presión. B o m b a s c e n t r í f u g a s y pistón. Instalaciones completas. M o t o r e s T r a c t o r e s C o n t a d o P l a z o s C O M P A Ñ Í A H E R R E R A B A R Q U I L L O 18, M A D R I D A. KLAEBISCH p r e f i e r e l a i n c u b a d o r a C H A M P I O N de H e a r s o n p o r i C l a r i s GD II. A B C E LONA ser l a m e j o r C e s i o n a r i o s de W F o l e y A r r i e t a 12, S M a d r i d y A v de A l f o n s o X I I I n ü m 16, V a l l a d o l i d S o l i c i t o agentes. Casa central: ALCALÁ, 84. -MADRID 56180 y 56189. Apartado 9.025. Teléfono U 02 E, R O D R I G U E Z- S O L I S L O S G U E R R I L L E R O S D E 180 S 103 E l primer guerrillero. ¿Qué ocurría entre tanto en Bayona? Napoleón, que tan fríamente había recibido a F e r nando y sus consejeros, desplegó gran aparato para recibir a los Reyes padres y a la hija de Godoy, haciendo que salieran a esperarles al Bidasoa los duque de Plasencia y de Neufchatel; que en Bayona, M a r i n a y Ejército les hiciesen honras reales, y que el gran mariscal los recibiese al estribo del coche y los acompañase a la lujosa morada que les tenía dispuesta, pasando a visitarlos inmediatamente e i n vitándoles a comer para el siguiente día. Conozcamos las escenas ocurridas en el palacio M a r r a c alojamiento de los Reyes padres. A l entrar en él Carlos IV y María Luisa hallaron en el ves- tíbulo a todos los personajes de la Corte francesa, y en la escalera a sus hijos Fernando y Carlos. E l R e y apartó los ojos del primero, y dijo al segundo: Sueños días, Carlos. E l hipócrita Fernando quiso abrazar a su padre; Carlos I V levantó el bastón, pero dominándose con trabajo, exclamó: -Un hijo como tú no merece mi indignación. Su disgusto sólo se templó a la vista de Godoy, al que abrazó con el mayor cariño. Después del banquete a que les invitó el Emperador, quedaron solos con él. Carlos I V reclamó a su hijo la cesión de la Corona que le había usurpado. María Luisa, después de recordarle que substrajo de la causa del Escorial un documento que podía perderle, al ver la fingida resignación con que tes- pondía a los cargos que se le hacían, no sólo le dio una bofetada, sino que pidió a Napoleón castigase hasta con la muerte a un hijo tan ingrato. ¡Cuánto debió gozar Bonaparte con esta escena! Fernando se retiró a su alojamiento, y de acuerda con sus consejeros ofreció a su padre abdicar ante las Cortes a condición de que volviesen juntos a Madrid, sin Godoy, y de gobernar él si su padre rio Jo deseaba. A l siguiente día (5 de mayo) recibió Napoleón el parte de Murat noticiándole lo ocurrido el día 2, y lleno de i r a juntó a los individuos de la F a m i l i a Real de España, acusándoles de todo lo sucedido. ¿T e has dado prisa para destronarme, con objeto de matar a mis vasallos? -dijo Carlos I V alzando el bastón. ¡Nos hubieras hecho matar si no salimos de España! -exclamó María Luisa. Aquella tarde renunció Fernando la Corona en su padre, recomendándole a las personas que le habían servido desde el 19 de marzo, y Carlos I V l a cedió a Napoleón por un tratado firmado entre Godoy. y el mariscal Duroc, bajo la base de la i n tegridad del territorio y de la religión católica, de anular toda persecución contra sus amigos, y de reconocerle varias pensiones y palacios para él y toda s u Real Familia. T a l fué el último acto de Carlos I V hombre de clara inteligencia, de mediana instrucción, amante ide la paz, de la justicia y del orden, pero débil de carácter, que se dejó dominar por María L u i s a y que sólo vivió para la caza, su pasión favorita. E l día 6 llegó Pérez de Castro a M a d r i d con la respuesta de Fernando, autorizando a la Junta para nombrar otra que residiera y gobernase desde donde quisiera, e impidiese la entrada de más tropas francesas, y a l Consejo, para que convocase las Cortes, encargadas de arbitrar recursos y atender a la defensa únicamente; pero la Junta, en lugar de cumplir estas órdenes, que era lo patriótico, cumplió con la proclama, que era lo antipatriótico, y disolvió la Junta que debía reunirse en Zaragoza, basada en que era y a ¡tarde! para hacer la guerra. E l 7 se recibió un decreto de Carlos I V nombrando a Murat su lugarteniente y presidente de la J u n t a cargos de que él ya se había apoderado, y recomendando de nuevo la amistad con los franceses. ¡Amistad, después del sangriento día 2! Y Murat, para aterrar a los madrileños, convirtió el Retiro en una fortaleza, llenándola de baterías; agregó dos regimientos de suizos y españoles al ejército de Duponr, y cuatro batallones de guardias españolas y walotias al de Moncey; ordenó a l general español Solano, que estaba en Badajoz, que fuera con su división a