Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B á x i m a c o n v o c a t o r i a P a r a e l p r o g r a m a o f i c i a l c o n t e s t a c i o n e s c o m p l e t a s y p r e p a r a c i ó n e n l a s clases o p o r c o r r e s p o n d e n c i a e l IS S T I T X 7 T O R E U S P R E C I A D O S 23, M A D R I D R e g a l a m o s p r o g r a m a y p r o s p e c t o Tememos i n t e r n a d o É x i t o s E n l a s de C o r r e o s (añss 1927) i n g r e s a r o n t o d o s n u e s t r o s a l u m n o s e n l a s de T e l é g r a f o s o b t u v i m o s l a s p l a z a s n ú m e r o s 3, 11, 22, 54, 90, 97, 101, 102, 109, 111, y 159, y e n R a d i o o b t u v i m o s d o s veces e l n ú m e r o 1 y 19 p l a z a s c u y o s n o m b r e s y a p e l l i d o s figuran e n e l p r o s p e c t o q u e r e g a l a m o s BRECHO RO CLASES P O R EL. DIRECTOR. -INSTITUTO A R T U R S A N B E R N A R D O 78. I N T E R N A D O CAZADORES Lo 17047. INYERÜ D D e oficina y portables nuevas. IMPORTACIÓN D I R E C T A -E L M A Y O R STOCK. P l a z o s d e 15 pesetas a l m e s REPARACIÓN- -A B O N O S D E CONSERVACIÓN- -CINTAS P A P E L CARBÓN- -ACCESORIOS M D E I A P E S A I G E A -M o n t e r a 29, e n t l o s MADRID. N O T A -T o d o s n u e s t r o s a r t í c u l o s y s e r v i c i o s s o n garantizados! MAQUILAS PASA E Ultima creación de Trincheras Superan a las plumas M o d e l o s p a r a s e ñ o r a c a b a l l e r o y niño. P í d a l a s e n t o d a s p a r t e s N o v e d a d e s p a r a v e r a n o e n trajes, a m e r i c a n a s y p a n t a l o n e s d e c o n f e c c i ó n fina, n v í o g r a t i s e l c a t á l o g o g e n e r a l i l u s t r a d o do m i s c o n f e c c i o n e s e x c l u s i v a m e n t e a l o s c o m e r c i a n t e s d e l a r t í c u l o que l o s o l i c i t e n MU RALLA en calidad y resultado. para ra y primaveverano, Escopetas garantiz a d a s d e s d e 15 p e setas a l m e s H a m m e r l e s finísimas de gran alcance y plomeo. Además, al c o n t a d o desde 180 pesetas e n a d e l a n te. R e g a l o 12 u t e n s i l i o s p o r v a l o r de 20 pesetas. M o d e los e c o n ó m i c o s de gatillos a l a vista, desde 25, 40, 55, 65, 90 y 125 p t a s D e s cuentos e s p e c i a l e s a los i n t e r m e d i a r i o s 500 José Crnz Múglca, E i b a r 250 150 Lea usted ierreía Apartado 103, Santander. ¡106 E. RODRIGUEZ- SOLIS L O S G U E R R I L L E R O S- D E 180 S ío? porque es forzoso que digamos que el joven médico seguía adorándola, pero en silencio; que la condesita nada decía respecto a la escena ocurrida en su casa, y que él callaba, pensando si aquello no habría sido más que un sueño, un delirio de la imaginación de la joven, una exaltación propia de aquellos momentos de lucha y de sangre, que se habría borrado en su corazón... ¡Cómo él, un pobre inclusero, abandonado, s i n familia, había de creer en tanta d i c h a! 5 Valía más no creer, para luego no morir de pena! Pero n o era cierto. E l amor había invadido el espíritu de la condesiía. Quería hacer feliz a un hombre tan injustamente tratado por la suerte. Había vivido sin amar, porque a los nobles de su época no los juzgaba dignos de su amor, y al tomar dueño quería que fuese un hombre grande; sólo de este modo su orgullo no se sentiría humillado, porque serían dos grandezas las que se unirían. N o quería rebajarse, sino elevarse; su injusticia con el pueblo quería repararla adorando a L u i s ¡Qué pequeños le habían parecido Jorge, su primo y futuro esposo, y los nobles que no habían salido a combatir por su R e y! ¡Qué grande el pueblo, l u chando por un niño! ¡N o estaba enamorada, estaba apasionada! ¡N o amaba, padecía! -E l segundo documento- -dijo el señor M i r a n d a- -es el del infante don Antonio Pascual. A l señor G i l A la Junta, para su gobierno, la pongo en su noticia cómo me he marchado a Bayona de orden del Rey, y digo a dicha Junta que ella siga en los mismos términos, como si estuviese en ella. Dios nos la dé buena. Adiós, señores; hasta el valle de Josaphat- -Antonio Pascual. Semejante carta, si no fuera ridicula, seria criminal el que esto escribe es un imbécil o un malvado. ¡Y pensar que este hombre- -dijo don L u i s con amargura- -es el que habían dejado al frente de la nación! ¡Siempre fué tenido en Palacio por un idiota! -contestó el marqués. ¡Qué diferencia entre él y el alcalde de Móstoles... entre un príncipe y u n labriego! -E l tercer documento es el nombramiento de l u 1 rat, firmado por Carlos I V en Bayona, adonde ya ha llegado el infante don Francisco. ¡Pobre niño! -dijo l a condesita. ¿Q u é va a pasar en Bayona? ¿Resistirán nuestros príncipes con dignidad y firmeza? ¿Cederán a las exigencias de Napoleón? Cumplirá el país con su deber? E l vecindario de M a d r i d huye de sus verdugos... L o s ánimos se enconan. ¿Qué v a a suceder? Sólo podemos fiar en nuestro derecho y en el heroísmo de las provincias. -P e r o ¿y si fueran, por desgracia, vencidas? Se sabe que en Badajoz abortó un movimiento el día 5, y en Oviedo el 8. -E n cambio- -dijo el señor Peñaranda- se asegura que en Castilla se ha levantado una partida de guerrilleros, mandada por un campesino llamado Juan Martín, por sobrenombre el Empecinado, que en las primeras acciones que h a sostenido con los franceses los ha derrotado, a pesar de ser diez cont r a u n o obligándoles a declararse en vergonzosa fuga. ¿U n pobre campesino ha hecho eso? -dijo el señor EcharrL- ¿Y dice usted que ba derrotado a los franceses- -preguntó el señor Borja. ¡A los primeros soldados del mundo! -dijo el marqués- Pero, ¿de dónde ha salido ese hombre. Será, acaso, algún ser sobrenatural? ¿Y por qué, tío? -dijo la condesita- ¡P a r a l u c h a r y para vencer- -añadió, mirando a don L u i s- basta con ser españoles y patriotas. ¡Dios te bendiga, hija mía -exclamó el señor M i r a n d a estrechándola en sus brazos- ¡T ú no sabes l a alegría que me causan tus palabras y el bien q u e TJueden hacer... L a mujer tiene u n gran puesto señalado en el mundo... L o s hombres no son, l a mayoría de las veces, más que lo que l a mujer q u i e r e A u n a Reina Isabel la Catóíira contesta u n Gonzalo de Córdoba; a una María Pacheco, un Juan de P a d i l l a a una Juana Coello, un Antonio Pérez... E n esta misma noche; que era la del 15, de ma j, el criado del señor M i r a n d a entró a participar a s u a m o que u n desconocido, que ocultaba su nombre garteniente, gobernador de ¡España, a favor. de Mu y que decía yepir, de Castilla, había estado es íu
 // Cambio Nodo4-Sevilla