Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2 0 P L A Z A S COS I 3.000 P E S E T A S E N E L A Y U N T A M I E N T O D E M A D R I D Be admiten señoritas. Edad: dieciséis a treinta y cinco años. Exámenes en septiembre. Programa, contestaciones y preparación en el INSTITUTO REUS PRECIADOS, 23, MADRID. Regalamos prospecto. Anunciadas 300 en Policía. Examenes en octubre. Ayudantes de Obra públicas, número Ilimitado de plazas. Exámenes en noviembre. Mecanógrafos de Adueñas. 40 plazas. Exámenes en julio. Auxiliares de Contabilidad de Hacienda. Número ilimitado de plazas. Exámenes en febrero. En estas dos últimas oposiciones se admiten señoritas. Para el programa oficial, que regalamos, Contestaciones y preparación en las clases o por correo, diríjanse al antiguo y acreditado INSTITUTO REUS PRECIADOS, 23; P U E R T A D E L SOL, 13, y MATOR, 1, MADRID. En varias de dichas oposiciones hemos obtenido diferentes veces el número 1 y centenares de plazas, cuyos retratos y nombres figuran en ios prospectos que regalamos. Tenemos Residencia- Internado. MAS D E 5 0 0 P L A Z A S C O M 3.000 Y 5.000 PTAS. GRAN PRgCIOS LÍMITES f B U É F a 1 8 0 0- 5 6 9 8 8 R E P A R A C I O N E S 6 ARAWT 1 ZAOAS DE C U B I E R T A S V CÁMARAS SURTIDO GOYA. 85 GOYA ESQUINA. G E N E RAL. PORLIER II CERCEDILLA (MADRID) Médico director: A de Larrinaga. Pensión completa, i n c l u i d a asistencia médica, de 30 a 50 pesetas. Oficinas en M a d r i d Alfonso X I I 44. Teléfono 16704. I I l l MI Lea usted Blanco y Negro UNA peseta en toda E s p a ñ a GRATIS, COMERCIANTES Pidan el nuevo catálogo de artículos de fútbol que acaba de editar A L SIGLO SEVILLANO Ventas al por mayor. Viuda de Fernando Ramírez, A l varez Quintero, 35 y 37, Sevilla. ¿DESEA lo conseguirá taírleanso en casa, espejos, latones, perfumes; otros 153 artículos, sin eiperlencia ni capital, ñto catalogo gratis de 128 páginas. Dirección: uíoratarlos 9 ulml 60- lnB s 1 rtalss L fOEHOSO La GMUSJ. G A N A R OSMERO? I I I I i I I isdifieatio de cigüeñales y ci 2 Talleres mecánicos Madariaga, Príncipe Vergara. II18 E. RODRIGUEZ- SOLIS LOS G U E R R I L L E R O S D E 1808 i 10 con toda la nación es más inicua que la que debíamos esperar de una horda de hotentotes. H a n profanado nuestros templos, han insultado nuestra re- íigión, han faltado a toda la fe prometida, y no hay derecho alguno que no hubiesen hollado. ¡A l arma, a l arma, asturianos! N o nos olvidemos que Asturias, en otra irrupción, sin duda menos injusta, ha restaurado l a M o n a r quía. Aspiremos a igual gloria en la presente épocaSepamos que jamás nos pudo dominar nación alguna extranjera por más esfuerzos que ha hecho. Invoquemos a l Dios de los Ejércitos; pongamos por i n tercesora a Nuestra Señora de las Batallas, cuya imagen se venera en el antiquísimo templo de C o vadonga, y seguros de que no puede abandonarnos en causa tan justa, corramos a aniquilar y arrojar de nuestra Península nación tan pérfida y tan execrable. A s í os lo pide, en nombre de vuestros representantes, el procurador general del P r i n c i p a d o Alvaro Flórez- Estrada. A seguida nombró una Comisión, compuesta de don Ángel Laso de la V e g a y el vizconde de M a tarrosa (más tarde el conde de Toreno) que se embarcó para Inglaterra. S u presencia en Londres produjo tal entusiasmo, que el diputado Sheridan, arrebatado de júbilo, pronunció en la Cámara estas célebres frases: Jamás hubo una nación tan valiente, tan noble y tan generosa como la nación española. Los representantes de la Junta general dirigieron acto seguido al Rey de la Gran Bretaña la siguiente comunicación: E l Principado de Asturias, reunido en la Junta ¡general de representantes, en quien reside toda ¡a soberanía por las particulares circunstancias que se pondrán en noticia de Vuestra Majestad, amagado de caer en la esclavitud de un Conquistador, que más con la perfidia que con el valor y la legalidad quiere adelantar su dominación, y animado con el dolor de ver en las cadenas de un tirano, violador de todos los derechos, a su desgraciado R e y F e r nando V I I y demás Familia Real, tomó en este día denodadamente las armas en su defensa, para recobrar l a Monarquía, cuando no pueda sus personas. Grande es, señor, l a resolución; pero es tan grande el ánimo y la justicia con que esta provincia se ha decidido, y l a confianza que tiene en el favor y ayuda de esa nación generosa y de su augusto Soberano, que, desde luego, conocerá el terrible resultado de la desmedida ambición del Gobierno francés, cuyo poder, aumentado excesivamente con la posesión de España, aspiraría a l a Monarquía universal. Acude, pues, el Principado, por medio de sus d i putados, con plenos poderes, a solicitar de Vuestra Majestad los auxilios oportunos en la presente s i tuación, y espera, con su general en jefe el marqués de Santa Cruz de Marcenado, nombrado, reconociao y jurado por tal, se dignará Vuestra Majestad acceder a sus muy atentos ruegos. Nuestro Señor conserve y prospere la importante vida de Vuestra Majestad. Oviedo, 26 de mayo de 1808. Señor. L o s representantes del Principado de Asturias. -El marqués de Santa Cruz de Marcenado. -El conde Marcel de Peñalva, -Don Alvaro Flores- Estrada, caballero procurador. P o r acuerdo de la Junta general del Principado de Asturias, Juan Arguelles Toral, vocal representante y secretario. A esta carta contestó S u Majestad británica por medio de su ministro de Negocios Extranjeros, mister George Caning, con fecha 12 de junio siguiente, oue S J hallaba dispuesto a conceder todo género de apoyo y asistencia a un esfuerzo tan magnánimo y digno de la mayor alabanza- Que, a l efecto, S u Majestad había dispuesto se embarcasen con dirección a l puerto de Gijón socorros militares, y que una fuerza naval de la M a r i n a inglesa se dirigía a las costas de Asturias para protegerla contra cualquiera tentativa que pudiera hacer la Francia para introducir por mar tropas en el país. Tan pronto llegó esta comunicación a manos de la Junta del Principado, dispuso ésta se publica e e hiciese saber en toda la provincia, con la mayor solemnidad, tan fausta nueva. E l bando publicado con este motivo en Oviedo decía a s í E l señor don Fernando V I I R e y de España v He sus Indias, y en su real nombre la Junta general de este Principado, acordó declarar l a paz general