Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A E C. M A R T E S 1 ib D E J U N I O D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 25, INFORMACIONES VARIAS A c a d e m i a de Bellas A r t e s su nieta p o r una ventana. Y NOTICIAS DE MADRID U n a anciana, aterrorizada, se arroja con personalidad de su nuevo compañero y ff. us cualidades de crítico, ensayista y escrupuloso historiador. Ambos oradores fueron muy aplaudidos. Asistieron al acto numerosos académicos. M a d r i d al día. Recepción de d o n Juan Allendesalazar, en la Real U n muerto y dos heridos en u n vuelco de U n a anciana, aterrorizada, se a r r o ja con su nieta por una ventana Madrid 9, 10 noche. E n el piso principal de la casa número 56 de la calle de L i s ta vive el matrimonio compuesto por don Francisco Cabrera y doña María Brú, con su hija Paquita Cabrera Brú, de nueve años de edad. Con el matrimonio vivía también doña Antonia Sol, madre de doña M a ría, y de sesenta y nueve años de edad. Él domingo por la tarde se encontraban en la cocina de la casa, tratando de encender lumbre, doña María, doña Antonia y, Paquita. P a r a el logro de su propósito empleaban un pequeño recipiente, lleno de gasolina. Cuando ya habían encendido, juzgaron que hacía falta más gasolina, por lo que de nuevo acercaron el recipiente a la hornilla. L a imprudencia tuvo por lógico resultado la explosión del bidón, por lo que la gasolina, al inflamarse, es extendió por d i versos lugares de la estancia. Las llamas amenazaron alcanzar a la niña y le prendieron en el cabello y en las ropas, por lo que la desdichada criatura, enloquecida por el terror, comenzó a lanzar gritos y a correr por la habitación. L a abuela de la niña, Antonia Sol, falta de la serenidad suficiente para acudir en auxilio de su nieta por los procedimientos lógicos en tales casos, cogió a la niña y la arrojó por la ventana a un solar situado entre las calles de Lista y General Porlier y. Pardiñas. Seguidamente, la anciana se arrojó detrás de la niña. Doña María Brú empezó a pedir auxilio, a grandes voces, hasta que acudieron algunos vecinos y transeúntes, que entraron en el solar donde se hallaban los cuerpos da Antonia y Paquita. Ambas estaban muertas. A doña María. le fueron reconocidas d i versas quemaduras, de carácter leve. E n el lugar del suceso se constituyó el Juzgado de guardia, que ordenó el levantamiento de los cadáveres. automóvil. Noticias e informaciones diversas. M a d r i d al día De entre lo bueno dominical hay que señalar el tiempo, francamente bueno, sin reservas n i enajenaciones mentales. Así lució como una bendición de Dios la j u r a de la Bandera, celebrada en el campamento de Carabanchel a presencia de los Reyes, aclamados con entusiasmo por la muchedumbre que acudió a la ceremonia, mientras múltiples aeroplanos militares volaron como enjambre sobre M a d r i d Lució más tarde el reparto de premios del Apostolado para el mejoramiento social de la clase obrera, acto realizado en el M o numental Cinema, también con asistencia de los aeroplanos y de espectadores, en enorme público. Otra solemnidad fué la recepción en la Academia de Bellas Artes del nuevo inmortal D Juan Allendesalazar. Hubo derroche de vistosidad en las carreras de caballos; complació a su numeroso público el partido de balón que, a beneficio de los náufragos de Bouzas, se jugó en el campo del Madrid, entre una selección del Centro y otra de Galicia, con el triunfo de los hijos de los celtas, y, en fin, no se quejaron de la corrida sus espectadores, n i fué preciso movilizar la fuerza armada para defender a los diestros en sus retiradas de Waterloó. Séanos licito incluir entre las fiestas del domingo una puramente familiar: la de festejar las bodas de plata de A B C con un banquete de más de cuatrocientos comensales, todos ellos redactores, colaboradores, empleados y operarios; acto de la más pura confraternidad, coronado por la deliciosa sorpresa de una charla del gran García Sanchiz, que nos regaló con las primicias de su observación en el último gigantesco vuelo del Zeppelín, cercado por su propia sombra, que es buena, y por la de García Sanchiz, que es mejor. Día trágico, también lo fué: en una casa de la calle de Lista se inflamó la gasolina de un recipiente, prende la llama en una niña de nueve años, se aturde la abuela de la criatura, y para salvarla la arroja por un balcón, seguidamente se arroja ella, y perecen las dos; en Carabanchel, un hombre apuñala, despiadada y cobardemente, a su novia, y en la carretera de Aragón, un accidente de circulación cuesta la vida al conductor de una camioneta. E l lunes amaneció más hermoso que el domingo: despejado, cálido, verdadero 40 de mayo, fecha, fecha oficialmente para que cada quisque haga de su sayo lo que le venga en gana. Nota matinal y sorprendente fué la parada en Palacio: salía de guardia la Benemérita y entraba la Academia General, de Z a ragoza. L a actuación de! a gente veterana y la juvenil, atrajo a los balcones de Palacio a toda la Real familia, y a la plaza de la Armería una inmensa concurrencia, que tributó una manifestación de entusiasmo a los Reyes. Desde ayer tenemos nuevo gobernador c i vil, el conde del Valle de Súchil. ¡A h! y nuevo decreto sobre ostentación de enseñas r aionrdcs a gusto de la catanas. Las demás nada habían pedido, por irles muy bien, con la nacional. E l pleno de la Comisión municipal, que entiende en la pretensión de los dueños dé taxis, acordó proponer al Concejo la libertad de explotación de taxis, pero... Este pero consiste en sacrificar al público en provecho de aquellos negociantes, autorizando la tarifa de sesenta céntimos, con propina aparte y la luna cuando se les antoje. Actos del día, inauguración de sesiones de la Asamblea de Círculos de Unión M e r cantil, en el de Madrid, para tratar del Monopolio de transportes por carretera; apertura de la Exposición de fotografías de terracotas, en la Casa de M u r c i a reparto de premios en el Centro Protector de Ciegos, conferencias en la Academia Médico Q u i rúrgica y Círculo de la Unión Mercantil. L a noche, cinematográfica, por los estrenos y por el callejeo de los noctámbulos insaciables. -Aemecé. í DON JOAQUÍN MIR, LLA ILUSTRE D E VOTOS DE HONOR PINTOR, Q U E H A PARA I. A MEDA- Un muerto y dos heridos en u n vuelco de automóvil OBTENIDO MAYORÍA Recepción de d o n Juan A l l e n d e salazar, en la Real A c a d e m i a de Bellas A r t e s Madrid 9, 10 noche. Bajo la presidencia del ministro de Instrución Pública, Sr. T o r mo, celebró sesión pública, en la tarde del domingo, la Academia de Bellas Artes, para dar posesión al nuevo académico, D. Juan Allendasalazar. Con el Sr. Tormo ocuparon la presidencia el ministro de Estado, duque de A l b a el bibliotecario de la Academia, Sr. Herrero el censor, Sr. Fontanilla, y el secretario, señor Zabala. E l discurso del Sr. Allendesalazar versó sobre el tema Grandes maestros de la pintura española y el arte moderno. Empezó el recipiendario por dedicar un recuerdo elogioso a su antecesor, D. Rafael Domenech. Después, ya entrando de lleno en el tema de su disertación, examinó con profusión de citas las escuelas del Greco, Murillo, Goya y Velázquez. L e contestó el Sr. Tormo, que elogió la Madrid 9, 10 noche. Con dirección á M a d r i d venían el domingo por la tarde, procedentes de Aranjuez donde habían ido a hacerse cargo de un coche, Abel Ansenor y su mecánico, Emilio Domingo, que ocupaban un coche, el cual remolcaba a otro, en el que viajaba el vecino dé Canillas Benito Rodríguez, de veinticuatro años. A l llegar los automóviles al kilómetro 20 de la carretera de Andalucía, el cable de remolque se enganchó a una rueda deí p r i mero de los vehículos, al verificar el descenso de una cuesta, y, a consecuencia del accidente, volcaron los dos coches. Benito Rodríguez quedó debajo del s e gundo, y resultó con tales heridas, que falleció poco después, con motivo de fias, en la casa de socorro del distrito del Centro. Los ocupantes del coche remolcador fueron asistidos de lesiones leves, en el citado establecimiento. 9 M a t a a su novia de once puñaladas M a d r i d 9, 10 noche. E n el lugar conocido por el Caño Roto, del barrio de Terol, se desarrolló el domingo un sangriento suceso, originado por los celos de un hombre. Se llama éste Pablo Romero Padilla, de treinta y nueve años, y desde hace dieciséis años sostenía relaciones amorosas con Enriqueta Fernández Pardiña, de treinta y cuatro. Ambos estaban domiciliados en el camino de las Animas y era producto de l a unión un niño de tres años de edad.
 // Cambio Nodo4-Sevilla