Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID. EN- E L H O T E L EL NACIONAL PARA ítíbüSüsimá inteligencia para ías diferentes concepciones ajustadas a los estilos diversos, de poderosa imaginacón para maravilloso dibujo de variedad ornamental; de gusto depurado e inagotable para conjunto y detalles de originales adornos; es la m á s importante en su género en toda la historia sevillana, y una de las principales en toda la historia española, merecedora de la atención de todos los hombres cultos y digna de la gratitud y del homenaje de la ciudad de Sevilla Los urbanistas que planeen l a gran Sevilla que conviene concebir cuanto antes, deberían hacer algo parecido: huir de extravagancias y aberraciones, estudiar a fondo los valores del gran tesoro arquitectónico andaluz y aplicarlo con un gran sentido estético, acomodándolo a las exigencias de la vida moderna, haciendo así junto a la Sevilla tradicional, que hay que conservar, una nueva Sevilla, a la vez residencial, industrial y agrícola, con m á s espacios libres ocupados por parques públicos, jardines privados, huertas y campos de cultivo que espacios edificados; ciudad nueva, que, siendo muy diferente de la vieja, sea, como ella, netamente sevillana, y en cuya construcción se tengan en cuenta las orientaciones que los Quintero marcan en Los duendes de Sevilla. E n ella se huirá del furor de las calles todas anchas, porque, al lado de amplias avenidas o park- ways, h a b r á calles misteriosas, estrechas, tortuosas y tranquilas (las minor residcníial streets de que nos habla el gran urbanista norteamericano C h M R o binson en su obra City planning) y h a b r á rinconadas, llenas de gracia y de misterio y, junto a los nuevos conventos, com- pases encantadores, que enamoran y que tienen de Dios y de la calle E n ella las casas todas, aun las m á s humildes, aun las más pobres, t e n d r á n patios nada tristes, solitarios, tranquilos, silenciosos, aislados, llenos de paz y de sosiego, de sombra agradable... E n ella no existirán ni rascacielos ni hoteles que parecen presidios, porque severas normas edilicias, oportunamente establecidas, impedirán su construcción. E n ella los edificios todos, públicos y privados, l u josos y modestos, serán hechos aplicando a los mismos elementos arquitectónicos castizos el patio, el patinillo, la azotea, las estancias íntimas, los ocultos rincones, los PERSONAL DE PRENSA ESPAÑOLA DESPUÉS D E L BANQUETE CELEBRADO CONMEMORAR LAS RODAS DE PLATA D E A B C. (FOTO DUQUE) el plateresco y el barroco, siempre con un sello de originalidad y frescura sumamente agradable, y motivado, sobre todo, por el uso del ladrillo en sus colores variados, la cerámica vidriada y la madera policromada y dorada, todo ello combinado con el herraje artístico y los encalados paramentos. A este carácter principal de su estilo ha unido D Aníbal el matiz que exigua el ambiente de Sevilla, la necesidad de los patios, los pórticos y los espacios libres; la reducción de altura para buscar la proporción con los demás edificios, y l a alegría de la talla i n grata del ladrillo, para la ciue ha educado a una generación- de obreros artistas. A este patrón se han adaptado todas sus obras, que justamente deben darle un puesto de honor en la historia del arte español... Aníbal. González ha sido el creador artístico de la gran Exposición Iberoamericana, y de un modo m á s general en el campo del arte, el autor de un estilo regional puro, que está llamado a tener una gran difusión, y el maestro de toda una escuela de alarifes, orfebres del ladrillo y ceramistas. V D Alejandro Guichot, en su intere ¡sar. te estudio dedicado a la arquitectura sevillana, ha escrito: L a labor gigantesca de Aníbal González es característica por sus formas, admirable por su variedad, monumental por sus inspiraciones; producto de BARCELONA. E N L A DIPUTACIÓN PROVINCIAL RECEPCIÓN CELEBRADA E N HONOR DE LOS ASISTENTES AL PRIMER CONGRESO NACIONAL D E INDUSTRIAS D E LA PINTURA Y AFINES. FOTO TORRENTS)
 // Cambio Nodo4-Sevilla