Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C M í t í K C U i t í I I D E J U I M I O D E 1930. E D I C I Ó N juegos de íuz, las cancelas que figuran mantillas de hierro extendidas, las rejas y las celosías, los azulejos policromos, los techos labrados y todo cuanto crean, los prodigiosos artífices de Sevilla, tan hábiles y tan modestos, de los que el mundo entero tiene algo que aprender Ciudad, la nueva Sevilla, con muchos jardines públicos y p r i vados, con muchos claveles que incendian y muchos jazmines que nievan y aromatizan, con mucha cal, porque es limpia, es alegre, es luminosa y por la tarde, a la puesta del sol, recoge matices tan finos de l a t i e r r a y del cielo... con muchas palomas todas Mancas, que pregonen l a excelencia y el imperio de la blancura, y que, volando en torno de la rica policromía de los edificios, digan y recuerden a todos que l a blancura es l a sal de Sevilla. Esa nueva Sevilla, ensanche de la Sevilla de hoy, que necesita extenderse por l a desierta periferia con arreglo a nuevos principios de urbanismo, podría hacerse o inspirándose en la garden city inglesa para hacer ciudades jardines satélites a la m a nera de Lethworth y W e l w y n en las afueras de Londres; 9 inspirándose en la garden city norteamericana, sistema Robert W h i t ten, para hacer una serie de ciudades jardines todo alrededor de Sevilla, cada ciudad jardín especializada en u n grupo de industrias similares, y los espacios intermedios dedicados a bosques, huertas, parques y granjas de cultivo y grandes instituciones de interés público, rodeadas de espacios libres; o inspirándose en l a Ciudad L i n e a l española, y en ese caso el ensanche de Sevilla podría hacerse o en forma de barriada de circunvalación o en forma de ciudad jardín radial, que, arrancando de l a misma Sevilla de hoy, llegara a alguno de los pueblos del contorno: Alcalá de Guadaira, Carmena. Dos Hermanas, la Pueblo, etc. (1) A m i juicio, el ensanche de Sevilla debería hacerse con elementos tomados de la garden city iríglesa y de la Ciudad Lineal española, planeando una ciudad- jardín- lineal o radial o de circunvalación, que se extendiera por la periferia, que abarcara varios términos municipales y que tuviera las s i guientes características: Primera, el plan previo, hecho en virtud de u n concurso nacional o- internacional de proyectos; segunda, la declaración de utilidad pública y consiguiente beneficio de l a expropiación forzosa de todas las tierras necesarias a favor de la entidad constructora; tercera, la calleeje o gran avenida central que resolviera el problema fundamental urbano de l a locomoción y dé los transportes; cuarta, el comprehensive soning plan o previa determinación de todas las áreas, zonas o regiones en que la ciudad habría de hallarse dividida, cada una con sus normas edilicias propias: quinta, l a parcelación de las tierras con grandes facilidades de adquisición, a plazos largos, para crear infinidad dé pequeños propietarios dueños de una casa sana (1) No es esta idea, nueva. Hace años un distinguido sevillano, D. Pedro Rodríguez luanes, consejero de la Compañía Madrileña de Urbanización, habló de la posibilidad de una eiuclad- jardín- lineal que se hallaba en estudio y que desde Sevilla llegara hasta Castillera de la Sierra. Y en junio. de 1921 el Ayuntamiento tomó en consideración una moción, presentada J or el concejal D. Rafael Ochoa, que proponía una zona de ensanche que, partiendo de la Cruz del Campo, llegara hasta Alcalá de Guadaira y que tendría 13 kilómetros de longitud por uno de anchura; proyecto que facilísimamente podría ser convertido en una verdadera ciudad- jardín- lineal, dándole una anchura mayor y transformando la actual carretera en magnífica park- way de 60 ó m á s metros o avenida eentral. de toda la ciudad. D E A N D AL, U CÍA. PAG. 6 que habitar y de un campo que cultivar, y sexta, el park system o sistema de parques, que tanto preconizan los urbanistas norteamericanos (i) y que en la ciudad jardín sevillana estaría formado por las vías, parques, plazas públicas, jardines públicos, campos de recreo infantiles y la amplia zona forestal de bosques y praderas de aprovechamiento comunal, que perteneciera a perpetuidad a l a entidad constructora y que l i m i tara, saneara y embelleciera a toda la gran Sevilla. S i una ciudad jardín así concebida y planeada fuera construida por una poderosa entidad formada por sabios, capitalistas y hombres de negocios españoles, en íntima colaboración con sabios, capitalistas y hombres de negocios extranjeros; si en esa entidad se hallaran representados l a D i p u tación y los Ayuntamientos respectivos; si la Empresa gozaba de l a debida protección oficial y se hicieran a favor de l a entidad constructora diferentes concesiones de servicios, públicos constitutivos de importantes negocios sociales, como tranvías, aguas, gas, electricidad, cesión temporal de canteras y de montes públicos para su repoblación y (1) De igual manera- -ha dicho J Nolen en City planning- -que una ciudad necesita un sistema de calles, y un sistema de canalización de agua, y un sistema de alcantarillado, y un sistema de escuelas, y un sistema para todas las otras actividades municipales, necesita también un comprensivo, bien distribuido y bien desarrollado sistema de parques y campos de recreo. explotación al amparo del Real decreto- ley, de 2 i de septiembre de, 1922, podríamos i n i ciar nosotros l a construcción de la gran Sevilla dejándola a continuar a nuestros descendientes. L a gran Sevilla debe ser una ciudad eminentemente industrial y eminentemente agrícola; debe ser muy populosa, sin ser congestionada y sin tener las elevadas cifras de mortalidad y de morbilidad que hoy tiene, siendo las enfermedades infecciosas (es decir, las más fácilmente evitables) las que proporcionan un contingente mayor a esta mortalidad, según h a hecho constar el doctor Pulido Fernández; y debe ser cosmopolita, futura ciudad intelectual y trabajadora, que, sin renunciar a la mágica leyenda de sus encantos, sus Semanas de Pasión, sus ferias sin rival y sus soñadas alegrías, luche por crear l a ciudad rica, mercantil, industrial, científica y poderosa, como cumple a los modernos grandes emporios que reciben los productos y concurrencias de la vida universal (1) Para hacerla así, tan grande, tan hermosa, tan activa y tan rica, debería procurarse poblar la zona industrial, la de fábricas, talleres y barriadas obreras, no sólo con grandes y pequeños industriales españoles, sino con fabricantes y obreros de países extranjeros- -Alemania, Inglaterra, Estados Unidos, Suiza, etc. a quienes se invitaría para que en la ciudad jardín ensanche de Sevilla instalaran sus grandes negocios. ¡Y a l a vez debería procurarse colonizar y repoblar la extensa zona agrícola, la de caseríos de familia, la de huertas, y praderas, y vergeles, y campos de cultivo de regadío, no solamente con colonos españoles de nuestras regiones más adelantadas en agricultura r- -Granada, Murcia, Valencia, Cataluña, l a R i o j a Navarra, etc. sino también con colonos agricultores de los países que más se distinguen en el cultivo de l a tierra y en la explotación de- los animales, como belgas, suizos, holandeses, alemanes y j a poneses. Cada una de estás naciones debería tener una colonia agrícola típica, de 500 a 1.000 familias como mínimum, en l a gran S e v i l l a colonia que habría de ser de gran utilidad, por las enseñanzas que aportaría, por la riqueza que creara, por l a nota de originalidad pintoresca y- de variedad que imprimiría a la ciudad. Como también debería procurarse a todo trance crear una barriada morisca, a la vez residencial, i n dustrial y agrícola, atrayendo amorosamente, y con especiales facilidades que se les diera, a moros de Teluán y de X a u e n dónde residen los descendientes de los antiguos moros andaluces, deí los que hicieron la vega de Granada y esas joyas arquitectónicas de que, con razón, nos mostramos orgullosos y qué se llaman l a A l hambra de Granada, el Alcázar de Sevilla, la Mezquita de Córdoba. L a empresa, por lo hermosa, por lo fecunda, por lo grande y 1o priginal, -es tentadora y merece ser estudiada. primer o y acometida después, con fe, con entusiasmo y sin vacilaciones, no solamente por los sabios, por los capitalistas y hombres de negocios, sino también por los artistas, por los poetas, por los soñadores, por los que- -como los hermanos Alvarez Quintero en Los atiendes de Sevilla- -nos dan prueba elocuente de un gusto exquisito, saben poner de relieve, los encantos, los inefables hechizos y las redes invisibles de la Sevilla de hoy. y anhelan una Sevilla aún más grande, aún más rica, aún más hermosa y hechicera. II. G O N Z Á L E Z D E L C A S T I L L O (1) Ángel Pulido Fernández, Saneamiento de poblaciones. Sevilla. Prólogo Es indispensable para conserv a r u n a h e r m o s a d e n t a d u r a el u s o d e i o s dentífricos Elixir, P a s t a y P o l v o s O x i g e n a d o s SUO ATERIDA EXPRESS B A R C E L O N A- RIO- SANTOS- M O N TEVIDEO y BUENOS AIRES 11 JULIO DUILIO 1.o AGOSTO E S P L E N D I D A S INSTALACIÓN E S D E CÁMARA. G R A N CONFORT E N TODOS LOS SERVICIOS. E N T E R C E R A C L A S E MEDICO Y P E R S O N A L SANITARIO ESPAÑOLES. COCINA ESPAÑOLA Agentes generales en E s p a ñ a SDAD. ITALIA. AMERICA B A R C E L O N A Rambla Santa M ó n i c a 1. M A D R I D A l c a l á 45.
 // Cambio Nodo4-Sevilla